Noticias de Cali, Valle y Colombia - Martes 30 de Septiembre de 2014
500 empresas del Valle

Plan de impulso a la productividad y el empleo, entre muchas certezas y dudas

Los defensores del plan de productividad y el empleo dicen que el pilar del programa será la vivienda nueva. Pero los críticos enfatizan en que no será posible crear 350.000 empleos.

Por: Elpaís.com.co I Colprensa Lunes, Abril 22, 2013
  • Comentar
    0
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter
 
Plan de impulso a la productividad y el empleo, entre muchas certezas y dudas

"Me gusta que se piense como un plan que recoge políticas acordes con los propósitos de mediano y largo plazo que ha planteado originalmente el Gobierno”: Leonardo Villar Gómez, director de Fedesarrollo.

Foto: Archivo Elpaís.com.co

La apuesta del Gobierno para darle una inyección a la economía, cristalizada en el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo, (Pipe), no ha logrado consenso sobre su posible efectividad.

Al programa se le invertirán más de $5 billones, repartidos en $2,1 billones para vivienda, $1,2 billones a medidas arancelarias, $711.000 millones a infraestructura, $545.000 millones a agricultura, $287.000 millones a competitividad, $100.000 millones a comercio e industria y $40.000 millones a lucha anticontrabando.

El Gobierno espera que en un año, el Producto Interno Bruto, PIB, crezca un punto, que representaría unos $7 billones y más de 350.000 empleos. Según el director de Planeación Nacional, Mauricio Santa María, impactará positivamente la productividad de la economía.

Las reacciones más optimistas las originó el programa de generación de vivienda nueva. Por ejemplo, el presidente de Davivienda, Efraín Forero, manifestó que producirá un mayor crecimiento económico y generación de empleo.

Menos euforia hubo de quienes analizaron los efectos generales sobre la industria. El rector del colegio de Estudios Superiores de Administración, Cesa, José Manuel Restrepo, sostuvo que “son decisiones que apuntan a elevar la productividad, pero no necesariamente crearán puestos de trabajos”, dijo.

También el sector agropecuario se declaró insatisfecho, pues muchas de las medidas que se habían discutido con el Gobierno no quedaron incluidas. Según Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, son positivas las decisiones relacionadas con la tasa de cambio o el control al contrabando, pero faltaron medidas sectoriales y específicas para el sector.

Para recoger esas voces en favor y en contra, El País presenta el análisis de Leonardo Villar Gómez, director ejecutivo de Fedesarrollo, quien considera el Pipe ajustado a las necesidades del país y sostenible en el mediano y largo plazo y a la excongresista y exdirectora de la ‘Coalición para la promoción de la industria’, Marta Lucía Ramírez, quien, en cambio, encuentra más reparos que virtudes.

“Me gustó que no se hable de un plan choque”: Leonardo Villar Gómez, director de Fedesarrollo

¿Cuál es su impresión sobre el plan anunciado por el Gobierno?

Me gustó el planteamiento del Pipe para que no se hable de un plan de choque, pues me parece que las circunstancias no dan para hablar de eso. La economía necesita ajustes, estrategias que sirvan para el mediano y largo plazo. Los planteamientos van encaminados en esa dirección. No se trata de enfrentar las situaciones con medidas proteccionistas o con puros subsidios, sino más bien con medidas de carácter transversal que ayudan en el proceso de reconversión productiva.

¿Cuál es la medida más oportuna?

Las que tienen que ver con la vivienda, por un lado, promover la intención de construir otras cien mil casas para estratos populares y, por otro, impulsar la construcción de vivienda para clase media con condiciones financieras adecuadas. Se mantiene una política agresiva de construcción para las clases populares, con un esquema más sostenible que el de las viviendas gratis.

¿Cuál considera inconveniente?

En el sector agropecuario todavía se siente un sesgo por subsidios muy específicos, lo que pueden es llamar a que cada sector pida una plata adicional, sin que vaya claramente dirigida a un proceso de transformación productiva o a un aumento en la competitividad. Me preocupa que nazcan subsidios que siguen a otros que venían dándose, como el de los cafeteros, los arroceros, los algodoneros.

¿Qué medida, que usted considera necesaria, quedó faltando?

Más que faltar, diría que este plan es parte de un paquete mucho más amplio de medidas que deben ser vistas dentro de un proceso, del cual hace parte, por ejemplo, la reducción de tasas de interés que viene haciendo el Banco de la República desde el año pasado y que seguramente va a impulsar una recuperación de la demanda agregada en los próximos meses.

¿El plan es suficiente para recuperar la competitividad industrial?

Va a ayudar a que se dinamice la producción, después de tres trimestres de desempeño bastante pobre. Podemos esperar una recuperación, sin que signifique que el Pipe por sí solo vaya a generar un cambio radical, pero sí que unido a la política del Banco de la República y a una recuperación previsible de la economía internacional, conduzca a un mayor dinamismo.

¿Es acertado el énfasis dado por el Gobierno a la venta de vivienda?

Tiene efectos colaterales positivos sobre la industria, en la medida que la vivienda demanda muchísimos insumos y es muy intensiva en empleo. Desde ese punto de vista me parece acertado y veo que en otros sectores a veces hay dificultad para identificar políticas suficientemente eficaces.

¿El plan mejorará índices de empleo?

Eso se logra con un conjunto de medidas ya tomadas, especialmente con la aplicación de la reforma tributaria y otras, que mostrarán unos efectos positivos sobre el empleo, que vamos a sentir en el futuro. Creo que el resultado no va surgir exclusivamente del Pipe, sino de la confluencia de esa serie de factores, que incluye, por ejemplo, una política acertada del Banco de la República, gracias a la inflación tan baja que hemos tenido.

¿La industria y el comercio están preparados para aprovechar los beneficios teóricos que les plantea el Pipe?

Creo que el Pipe no genera cambios radicales, excepto en la vivienda. Para los demás sectores tiene elementos interesantes pensados a mediano y largo plazo, pero que no hacen parte de unas políticas que ya vienen y deben seguir ejecutándose. No hay que hacer una adaptación al plan como tal, sino a las nuevas circunstancias que han venido generándose en la economía colombiana.

“Falta un apoyo de largo plazo al sector productivo”: Marta Lucía Ramírez, exministra de Comercio.

¿Cuál es su impresión sobre el plan anunciado por el Gobierno?

Es una medida tardía para hacer frente al declive en la producción que impactó a los diferentes sectores durante el año pasado. Eran mayores las expectativas. Varias de las medidas ya venían en ejecución o se tenían estipuladas. Cabe preguntarse ¿qué tanto tienen de política de choque estas medidas? Si podían adelantarse a través de la asignación de mayores recursos, ¿por qué no se habían hecho?

¿Cuál medida es la más oportuna?

El aumento de la inversión en la infraestructura, la baja de costos de la energía y una mayor financiación, sin duda son esenciales para el desarrollo competitivo de la industria. No obstante, es necesario estimular el desarrollo de redes nacionales interempresariales, intrasectoriales e intersectoriales capaces de abordar de forma adecuada mecanismos de cooperación y concertación, con el fin de resolver los desafíos pendientes.

¿Cuál considera inconveniente?

Que la economía del país esté creciendo por debajo de su potencial se debe a la falta de un apoyo real y de un plan de largo plazo para los sectores productivos que son los generadores de empleo, los capaces de producir bienes con alto valor agregado que hagan más competitivo al país .

¿Qué medida necesaria falta?

Si la idea era priorizar los espacios que dieron un impulso a la productividad y al empleo, el sector manufacturero debió tener una agenda más extensa, empezando por la creación de un marco normativo para el mejoramiento de la industria. Si bien las medidas de reducción de los precios de la energía y las medidas comerciales de reducción de aranceles son positivas, la forma como se plantean no impulsan la creación de materias primas, maquinaria, y otros bienes de capital que puedan ser producidos en el país. Es necesario que el Gobierno cree el escenario para encadenamientos productivos regionales. También considero que la innovación es un faltante en este plan de choque. Sigue faltando una política de compras estatales que incentive la compra de bienes producidos por la industria colombiana, con el fin de fortalecer los diferentes sectores fabriles.

¿El plan es suficiente para recuperar la competitividad industrial?

No es aceptable un conjunto de medidas tendientes a resolver las anomalías presentes en la economía sin garantizar instrumentos firmes que permitan absorber industrias con potencial de internacionalizarse e integrarse alrededor de cadenas globales de valor. Para que la industria resurja necesita una política industrial de nueva generación que identifique y promueva, según el potencial de cada departamento, las cadenas productivas estratégicas a través de la innovación.

¿Es acertado el énfasis dado por el Gobierno a la venta de vivienda?

Procurar que todos los sectores de la población puedan tener acceso a una vivienda es fundamental, no obstante, considero que hay que poner atención a dos aspectos: primero, que el subsidio a la tasa de interés no vaya a motivar a las entidades financieras a una entrega masiva de créditos sin un análisis responsable de la capacidad de pago; segundo, apuntar a políticas que fortalezcan la clase media, que saquen a más personas de la pobreza para que puedan adquirir una vivienda digna por sus propios medios.

¿Cree que el plan mejorará los índices de empleo?

Solo se vería un aumento en los índices de empleo derivado del sector vivienda y algo, en menor cuantía, en el de infraestructura. El resto de acciones no tienen un horizonte claro y directo para la creación de empleos.

¿La industria y el comercio están preparados para aprovechar los beneficios teóricos que les plantea el Pipe?

Las asimetrías con los diversos países con los que se han firmado acuerdos comerciales son un gran limitante.
Por otra parte, aún los empresarios necesitan un apoyo decidido a promover la innovación empresarial, que permita asegurar la perdurabilidad y sostenibilidad en el mercado internacional.

  • Comentar
    0
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia