En el 2008 un grupo de empresarios caleños y vallecaucanos, estructuró un proyecto con un objetivo claro, producir cemento de alta calidad, implementando un modelo de gestión sostenible que contribuyera al desarrollo de Cali y toda la región.
En el 2010 se inició la construcción y en el 2012 se concretó lo que sería el primer gran logro de la empresa, poner en operación su planta de producción con los más altos estándares de calidad.

Desde entonces, han sido tres años de esfuerzo, perseverancia y compromiso reflejados en muchas metas alcanzadas; San Marcos se ha consolidado como una empresa líder y ejemplar, muestra de ello es la generación de 240 empleos directos y más de 1000 indirectos; también el alto cubrimiento del mercado en la región suroccidental y las certificaciones obtenidas durante el 2014, entre ellas la ISO 9001:2008 y la NTC 121:2014 por desempeño de producto.

Las metas alcanzadas van más allá de las certificaciones de calidad, hemos logrado cumplir las expectativas del mercado en términos de satisfacción de los clientes con el producto de clase mundial, implementando procesos con tecnología de punta, eficiente y respetuosos con el medio ambiente.

Todo esto nos impulsa a seguir trabajando por un futuro concreto de la mano de nuestra gente. Por eso hoy, San Marcos habla bien de Cali y la región, porque juntos somos la mezcla perfecta.