Noticias de Cali, Valle y Colombia - Viernes 19 de Diciembre de 2014

A través de las letras, David Grossman le sigue apostando a la paz en Israel

Grossman es uno de los invitados a la fiesta literaria, aprovechó su visita a la ciudad Heróica para hablar sobre la realidad de su país.

Por: Elpais.com.co | Colprensa Viernes, Enero 25, 2013 - 6:50 p.m.
  • Comentar
    0
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter
Fotos

El Hay Festival 2013, que se llevará a cabo en la ciudad 'Heroica' hasta el próximo domingo 27 de enero, será punto de encuentro de grandes iconos de la literatura, la música y el cine. Dos premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa y Herta Müller, se dan cita en esta octava versión de la fiesta de las letras.

completa de 16 fotos
A través de las letras, David Grossman le sigue apostando a la paz en Israel

David Grossman,uno de los escritores más importantes de Israel, está en el Hay Festival 2013.

Elpaís.com.co | Colprensa

Hoy por hoy, David Grossman hace parte de la selecta lista de candidatos al Premio Nobel de Literatura, pero aunque lo halaga ser considerado para este galardón, no le trasnocha la idea de obtenerlo y se concentra más en su trabajo dentro del debate de entendimiento entre los pueblos israelíes y palestinos.

Desde hace algunos años siempre estuvo invitado al Hay Festival , pero por diferentes ocupaciones no pudo asistir. “Hace algunos años mi hijo mayor estuvo en Cartagena y quedó enamorado. Me hizo casi prometer que no volvería a perder una oportunidad de venir a Cartagena y por eso, cuando volvieron a invitarme, no dudé en dar el sí”, comentó el autor.

Treinta años después de sus inicios en la literatura para adultos, llegó a Cartagena para hablar de su obra, del conflicto israelí-palestino, así como 'La vida entera', una obra elogiada por la crítica, pero muy especial en la vida de Grossman, quien la escribió en medio de la muerte de su hijo menor en una operación militar.

Filósofo, amante del teatro, ensayista y novelista, vive a las afueras de Jerusalén donde pasa la mayor parte del año, desde donde escribe, con un desarrollo artístico que lo ha llevado por la literatura de niños y jóvenes, para luego presentar 'La sonrisa del cordero'. Su primera novela para adultos, que en 1986 fue llevada al cine, abriéndole la puerta del séptimo arte a varias novelas del literato israelí.

Tragedia familiar

Su labor literaria la ha compaginado con su fuerte activismo en pro de la paz, como lo realizado en la Segunda Guerra del Líbano en el 2006, cuando junto a escritores como Amos Oz y A.B. Yehoshúa instaron al gobierno de dicho país para que aceptara un cese al fuego en búsqueda de una solución negociada. Días después, en dicha lucha, murió su hijo Uri de 20 años en una operación militar.

“Empecé a escribir la novela 'La vida entera', en mayo de 2003, seis meses antes de que mi hijo Uri se enrolara en el ejército. Él lo sabía todo del libro. Por aquel entonces yo tenía la sensación de que escribiendo, de alguna manera salvaba a mi hijo de la muerte. Cuando él fallece, al acabarse la semana de luto, retomé el texto que estaba a punto de terminar. Lo que cambió para mí fue el eco de mis propias palabras resonando en la realidad”, comentó David Grossman.

Esta novela, que vino a presentar en el Hay Festival, se desarrolla durante la guerra de los Seis Días, cuando la joven Orah está encerrada con Avram y Eilan en un hospital de Jerusalén. Los tres padecen una enfermedad infecciosa y nadie puede visitarlos. En este ambiente de aislamiento nace una amistad peculiar, que acabará unos años más tarde con el matrimonio de Orah y Eilan y el nacimiento de Adam y Ofer. Ahora, Ofer tiene 20 años y aunque ha cumplido ya con el tiempo reglamentario del servicio militar, largo y obligatorio en Israel, de repente acepta participar en una operación militar especial, en contra de los deseos de su madre.

“Necesité de un tiempo para poder continuar con esta historia. No era fácil retomarla, y si bien mantuve la idea original de la primera parte que escribí antes de la muerte de mi hijo, es cierto que ese hecho en mi vida marcó un cambio de atmósfera de la novela”, continuó Grossman.

'La vida entera' es una interesante pieza literaria contemporánea con la genialidad en la construcción de sus personajes, con hombres y mujeres extraordinarios aun en su mediocridad, donde sus errores acaban siendo un elogio de la imperfección humana, demostrando David Grossman que es un genio a la hora de cavar hondo en las heridas emocionales.

“Fue difícil volver a escribir luego de mi catástrofe familiar, pero al mismo tiempo sentí que el escribir era la única cosa estable en mi vida, en medio del caos que sentía en mí, porque sentía que este ya no era mi mundo, por lo que la literatura fue mi reencuentro con él”, expreso el autor.

Con ello, Grossman entendió que su pérdida es la pérdida que miles de israelíes y millones de personas han tenido, y más allá del dolor, han levantado la cabeza para continuar con sus vidas.

“En Israel todos tienen una víctima de la guerra en su familia, por lo que lo leyeron como si fuera un testimonio real y muy cercano de lo que ellos también han tenido que sufrir. Por otro lado está el cómo el mundo ve nuestro conflicto en Israel. Cuando pensamos en guerras lejanas, la gente suele generalizar y pierden los detalles. El mundo ve a Israel como un país fuerte, pero sólo nosotros reconocemos nuestra propia fragilidad como Nación” .

Hoy en día para Grossman, son pocos los escritores de Israel comprometidos con la realidad que se vive allí del conflicto, aunque admite que no es una obligación el estarlo, si es una necesidad para generar otras reflexiones. Pero también las relaciones personales e íntimas de las personas hacen parte de las realidades sociales.

Según Grossman, gran parte de literatos israelitas, no se preocupan por adentrarse y entender el conflicto en el que vive a diario esta nación. "Los nuevos escritores en mí país están interesados en sí mismos, sus relaciones, personajes y cada vez más lejanos del conflicto. Son altas y bajas que se producen en una sociedad donde la guerra es palpable día a día, que se vuelve tan cotidiana que se hace invisible en la literatura hasta que alguien le da una mirada diferente” .

Antes de retomar continuar disfrutando de su participación en la fiesta literaria, David manifestó que los caminos hacia la paz en su tierra aún no están muy claros. “Los dos lados están muy cercanos y lejanos a la vez, y para llegar a una solución, en cada lado debe aparecer un personaje valiente y fuerte que tome las riendas de la situación y hablen claro. De no ser así, el conflicto está condenado a repetirse”, finalizó Grossman.

  • Comentar
    0
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia