Noticias de Cali, Valle y Colombia - Jueves 2 de Octubre de 2014

¿Por qué los niños y jóvenes de Cali se vuelven adictos a la tecnología?

Surgió una nueva adicción: a la tecnología. En Cali, psicólogos ya tratan a jóvenes que pasan horas en redes sociales sin poder parar. Hay matrimonios, además, en riesgo. De seguir ese ritmo, esta será una humanidad de gente sola, encerrada, sedentaria. Reportaje.

Por: Santiago Cruz Hoyos, reportero de El País. Domingo, Noviembre 20, 2011
Temas:
  • Comentar
    5
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter

Dato clave

Adicción a los videojuegos

¿Es usted adicto a los videojuegos? Dos o más respuestas afirmativas al cuestionario lo podría confirmar:

  • ¿Cree que ha tenido problemas con el juego?
  • ¿Se ha sentido culpable alguna vez por jugar?
  • ¿Ha intentado alguna vez dejar de jugar y no lo ha conseguido?
  • ¿Se ha apropiado de dinero ajeno para jugar?

 
¿Por qué los niños y jóvenes de Cali se vuelven adictos a la tecnología?

Elpais.com.co

La niña tiene 13 años. El pasado martes 25 de octubre asistió a una segunda terapia con la psicóloga clínica Mara Tamayo. La niña, -fue ella misma la que le pidió a sus padres que la llevaran con un especialista- intenta superar una adicción de la que ya se habla en todo el mundo: adicción a la tecnología.

En este caso es Facebook. Ivonne, la madre, contó que hubo días en que su hija estuvo conectada en esa red social por más de ocho horas continuas. Y ese comportamiento empezó a repetirse. A diario, casi: “el Facebook se convirtió en la prioridad de su vida”.

Entonces dejó de visitar a sus amigas. O a salir con su familia. Todo eso se hizo más evidente en la época de vacaciones. Prefería estar encerrada en casa, frente al computador, navegando por ese mundo ficticio de gente que siempre aparece feliz.

“También le regalé un BlackBerry. Fue un error. Se mantenía chateando. Si salíamos de casa, no levantaba la cabeza para saber por dónde iba o con quién”, contó Ivonne. El celular tuvo que ser decomisado.

La psicóloga Mara Tamayo explicó que efectivamente se trata de un caso de adicción a la tecnología. Es decir: un comportamiento repetitivo que es gratificante a corto plazo, pero que a mediano o a largo plazo es destructivo.

“Uno de los síntomas más evidentes es el aislamiento, la introversión. Otro: no poder prescindir de un aparato, no poder decidir: ya no más, lo voy a apagar”, dijo la especialista.

Y la niña no podía desconectarse de Facebook. “A veces yo llegaba a la casa y la saludaba. Ella no respondía. No se despegaba. Parecía un ratoncito frente al teclado”, contó Ingrid, su tía.

Entonces se le pedía que suspendiera, cambiara de actividad. La niña se tornaba ansiosa. Es otro síntoma de la adicción. Cuando se priva a la persona de la situación o sustancia adictiva, experimenta desespero, inquietud y a veces, hostilidad. Es lo que se conoce como síndrome de abstinencia. Porque al principio de la adicción lo que se busca es placer. Con el paso del tiempo ya no se busca ese placer sino reducir los niveles de ansiedad. Se pierde el control.

El miércoles, al siguiente día de la terapia, la niña llegó del colegio, almorzó, prendió el computador para hacer tareas. Ivonne estuvo pendiente. No ingresó a Facebook. Más tarde vio televisión, se durmió. En su interior, sin embargo, la batalla sigue.

II

Los psicólogos no tienen estadísticas consolidadas, pero aseguran que las consultas de padres con hijos deprimidos que no quieren salir de casa se han incrementado en la ciudad. Específicamente, explica el psicólogo clínico Luis Eduardo Peña, “los padres no consultan por adicción a la tecnología, pues no ven como un problema que sus hijos pasen horas con un computador, con un videojuego, con un teléfono, pero sí están consultando por cuadros relacionados con la adicción: depresión, niños solitarios”.

Cuando se investigan las razones de esos comportamientos, se está encontrando que, en muchos casos, se le está dando un inadecuado uso a la tecnología.
Es lo que sucedió con una de las pacientes de la psicóloga de familia Judith Medina. Se trataba de una jovencita de 15 años, introvertida. No quería ir a las fiestas de sus amigas. Su propia fiesta de cumpleaños tampoco le interesó. Prefería la casa y un computador. Permanecía en un estudio. Ahí mismo, incluso, comía. Las horas se le pasaban chateando. Los padres, entonces, pensaron: tan juiciosa. No sale a bailar, no le interesa tener novio. Muy juiciosa.

Sin embargo, consultaron con la psicóloga. La niña era bastante tímida. En el tratamiento Judith Medina identificó que su paciente sufría por complejos físicos: empezó a tener acné, empezó a subir de peso. Al colegio, así hiciera un calor tremendo, se iba con un saco encima. El escape ante esos complejos fue el chat. Precisamente, una de las causas de la adicción a la tecnología es la inseguridad, la baja autoestima, debido a los cambios físicos que se experimentan durante la adolescencia.

El psicólogo Luis Eduardo Peña sigue hablando sobre el mismo asunto:

“He encontrado casos de adolescentes que se sientan en el comedor y en vez de hablar, se chatean por el teléfono; o que prefieren quedarse encerrados en sus cuartos conectados a Internet, que salir a una fiesta. Se trata de una adicción muy preocupante. Sus consecuencias son difíciles de visualizar ahora, pero se notarán a mediano y largo plazo. Esta va a ser una sociedad mucho más sedentaria, aislada, mucho más sola. No es gratuito que los índices de depresión y suicidio en los jóvenes hayan aumentado de manera sustancial en los últimos años”.

El psicólogo aclara que el problema en sí no es la tecnología, sino su uso inadecuado. Ahora los niños juegan fútbol, pero en el Playstation. Ahora se relacionan con los demás pero “en línea”, en casa. Es la generación solitaria, la del mensaje de texto.

“Todo esto va en detrimento del desarrollo social. El uso que le están dando a la tecnología algunos niños y jóvenes les está impidiendo desarrollar las habilidades que necesitan para socializar con los demás. Son incapaces de negociar, de hablar de sus problemas de una manera tradicional”, agrega Luis Eduardo.

También, algunos, son agresivos. Y en Estados Unidos el asunto llegó a lo insólito: Andrew Keith Johnston, 19 años, mató a su hijo William de apenas un mes de nacido. Fue en octubre de 2010. En una declaración escrita, dicen las noticias, Andrew confesó que se enojó porque el bebé lloraba y eso le interrumpía el videojuego que estaba jugando.

Andrew golpeó a su hijo. El bebé sufrió una hemorragia cerebral y murió en un hospital una semana después. Andrew Keith Johnston fue condenado el pasado mes a 27 años de cárcel.

Pero la adicción a la tecnología también está acabando matrimonios, el ‘virus’ no sólo afecta a los niños.

Un cable de la agencia Efe informó que en China, el 20% de las sentencias de divorcios emitidas en los dos últimos años en parejas nacidas en la década de 1980, tienen su origen en la adicción a los videojuegos de uno de los cónyuges, generalmente el hombre.

El diario The Guardian, de Inglaterra, divulgó además que el 28% de las mujeres se quejan de que sus parejas han perdido interés en la relación, prefieren el Internet o enviar mensajes de texto en sus teléfonos.

A propósito, un estudio de la Universidad de Massachusetts aseguró que nueve de cada diez usuarios de BlackBerry son adictos.

Y aunque en Cali no se registran estadísticas sobre la incidencia de la tecnología en las relaciones de pareja, se encuentran casos que sugieren que algo está ocurriendo. Como el de una ejecutiva que llegaba a casa en la noche, y encontraba a su esposo con el computador encendido. Apenas se saludaban. El hombre permanecía horas chateando, jugando. Se acostaba en la madrugada.

Además del diálogo, la sexualidad también se afectó, se terminaron las relaciones íntimas. Después de diez años de matrimonio, se divorciaron. Parece que en esta sociedad se volvió más interesante centrar la atención en la bandeja de entrada que en los ojos del otro.

Los adictos a la tecnología, dijo a propósito la psicóloga de familia Judith Medina, por lo regular tienen problemas con el lenguaje, hablan en monosílabos. Ese podría ser otra de las características de la sociedad del futuro que ya se está notando en el mundo de hoy. Quizá aquella manera de hablar responde a como se escribe en el chat, donde las palabras se recortan, la ortografía no interesa.

Ya lo dijo Mario Vargas Llosa: “El Internet ha acabado con la gramática, ha liquidado la gramática. De modo que se vive una especie de barbarie sintáctica. Si escribes así, es que hablas así; si hablas así, es que piensas así”.

La sociedad del futuro hablará poco, y también padecerá de obesidad, trastornos del sueño, estrés, irritabilidad, todo por la adicción a la tecnología.

III

En el mundo ya surgió un término para los adictos a la tecnología: ‘obesos digitales’. Son aquellos glotones de Internet, de juegos, que pueden pasar 15 horas continuas ‘pegados’ a un aparato.

A propósito, Daniel Sieberg, un estadounidense especialista en tecnología, publicó un libro que tituló The Digital Diet (La Dieta Digital). En el libro les está proponiendo a los glotones digitales hacer dieta, regular el uso de la tecnología.

Que el fin de semana, por ejemplo, no se encienda el computador. Así, paulatinamente, hasta llegar a utilizarlo con moderación sin que se afecten las relaciones sociales, la familia, las actividades placenteras, el crecimiento personal.

Dosificar el uso de la tecnología es una de las tareas en el tratamiento de esta adicción. Y ahí, el rol de padres, en el caso de niños y adolescentes, es fundamental. En eso y en el fortalecimiento de la autoestima. La raíz de la adicción, el fondo, son los muchachos y adultos inseguros que encuentran en la web, los juegos, el chat un ‘búnker’ seguro para sus vidas.

¿Vibración fantasma?

A veces pasa. Que vamos en el carro, o caminando, y se siente que el teléfono está vibrando en el bolsillo. Cuando cogemos el aparato, resulta que no hay tal vibración, nadie está llamando. Falsa alarma.

Aquello es tan común, que neurólogos ya lo denominan Vibración Fantasma. Parece que esa vibración fantasma se debe a que el cerebro interpreta las señales del celular como partes del cuerpo.

Eso podría explicar por qué tanta dependencia con esos aparatos, tanta angustia cuando se sale de casa sin ellos (ver gráfico).

El pulgar del BlackBerry

Se ha comprobado que la adicción a la tecnología, el uso inadecuado de los teléfonos móviles con servicio de chat, generan múltiples problemas para la salud. Por ejemplo: médicos ya han denominado a un dolor en el dedo pulgar, por el que están siendo consultados, como ‘El Pulgar del BlackBerry’.

Se trata de una dolencia ocasionada por el uso excesivo de los pulgares para presionar las teclas de los teléfonos. La consecuencia de esas repeticiones son dolor en las articulaciones de los pulgares, en las muñecas y en las manos; dolores en el cuello, en los hombros, espasmos musculares, tendinitis (inflamación de los tendones), entre otros.

La recomendación: regular el uso.

  • Comentar
    5
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia