Noticias de Cali, Valle y Colombia - Jueves 2 de Octubre de 2014

Colombia está de fiesta por canonización de la madre Laura, su primera santa

Con misas, vigías y oraciones, los colombianos celebraron la canonización de Laura Montoya Upegui, quien se convirtió en la primera santa católica del país.

Por: Elpaís.com.co | AP Domingo, Mayo 12, 2013 - 10:20 a.m.
  • Comentar
    0
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter
Fotos

La madre Laura Montoya, nacida el 26 de mayo de 1874 en el municipio de Jericó, vivió a los dos años el asesinato de su padre, lo que colocó en una difícil situación económica a su familia, constituida a partir de entonces por su madre y sus hermanos Carmelina y Juan de La Cruz. La religiosa, quien se caracterizó por sus sacrificios y lucha por la defensa de los indígenas de Antioquia, se convertirá desde el domingo en la primera santa colombiana.

completa de 10 fotos
Fotos

Habitantes de Jericó, pueblo natal de la madre Laura Montoya, al suroeste de Antioquia, realizan preparativos para celebrar la canonización de la religiosa que se llevará a cabo el próximo domingo 12 de mayo. Pancartas, murales y objetos simbólicos adornan la celebración.

completa de 10 fotos
 
Colombia está de fiesta por canonización de la madre Laura, su primera santa

Los habitantes de Jericó, pueblo natal de la santa Laura, realizaron misas y vigías con música, pendones y oraciones, para celebrar la canonización de la religiosa.

Elpaís.com.co | EFE

Colombia se despertó el domingo de fiesta luego de que el papa Francisco canonizó en el Vaticano a la religiosa Laura Montoya Upegui, la primera santa colombiana de la historia.

"Es una maravilla de noticia. Ya era hora de que en Colombia tuviéramos una santa" , aseguró Álvaro Lozano, de 45 años y taxista de profesión. "No pude ver (por televisión) la transmisión (desde Roma), pero por radio he estado muy pendiente de todo", agregó.

En el barrio Belencito de Medellín, donde vivió la madre Laura, se vivió una verdadera fiesta, según comentó la también religiosa Zurama Ortiz. "Primero, desde las 8:00 a.m. hasta la medianoche del sábado, hubo una vigilia de oración... Luego, desde las 2:30 a.m. del domingo nos concentramos en la transmisión de televisión" desde Roma, agregó la hermana Ortiz, quien pertenece a la comunidad fundada hace casi un siglo por la madre Laura.

Contó que "había muchísima gente en la iglesia de Belencito, la gente no cabía y en el parque (del barrio) también porque instalaron una pantalla gigante para que la gente viera la transmisión" y destacó la emoción de la gente cuando el sumo pontífice mencionó el nombre de Santa Laura de Santa Catalina de Siena Montoya y Upegui.

"Para Colombia, tener una santa, es tener un modelo", añadió la religiosa, una de las 860 "lauritas" que se calcula están en 21 países del mundo, de las cuales unas 400 trabajan en Colombia.

"Esto es una maravilla", exclamó la también religiosa Fidelia Ospina. "Nuestra fundadora ya es santa, ya está en los altares", agregó Ospina, quien dijo que constantemente le pide a santa Laura por la paz del país.

En tanto, otro taxista, José Parra, de 47 años, hizo hincapié en que "no todas pueden ser malas noticias para Colombia; esto de la madre Laura es un orgullo para el país".

Para Lina Ocampo, quien se dedica a la venta de comida típica del departamento de Antioquia, de donde es oriunda santa Laura, "la noticia (de la canonización) nos tiene muy contentos a todos en la familia sobre todo porque mi abuelita era de Jericó", el municipio donde el 26 de mayo de 1874 nació la madre Maura.

Diego Ríos, secretario de Gobierno de Jericó, a unos 230 kilómetros al noroeste de Bogotá, comentó telefónicamente que su localidad vivió el sábado una verdadera fiesta "y hoy (domingo) también seguimos de fiesta". Según Ríos, unos 5.000 turistas visitaron la víspera Jericó, aunque reconoció que habían estimado un mayor número de visitantes. "Para nosotros (los habitantes de Jericó) esto ha significado una cosa cercana a lo sublime. Lo que vivimos... fue muy hermoso" , agregó.

Huérfana de padre a los dos años, la hoy santa colombiana, sus dos hermanos y su madre Dolores Upegui se trasladaron a Medellín, capital de Antioquia, donde a los 16 años Laura empezó a estudiar para ser maestra, según su biografía oficial en la página del Vaticano.

En 1914, con el apoyo de la iglesia de Antioquia, fundó la congregación de las Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena y con cinco compañeras y su madre Dolores emprendió un viaje hacia Dabeiba, en el norte de Antioquia, donde desarrolló su labor de catequesis y atención a los más pobres e indígenas como misionera.

Su devoción por los más necesitados comenzó a ser reconocida, tanto como su labor por impulsar el trabajo de mujeres misioneras en medio de la tupida selva que en aquellos años cubría esa región colombiana. La madre Laura murió a los 75 años en Medellín, el 21 de octubre de 1949. Para entonces su congregación de misioneras trabajaba ya en 90 casas distribuidas en tres países, con un total de 467 religiosas.

La madre Laura está sepultada en una cripta en el barrio Belencito, una de las barriadas más pobres y deprimidas de Medellín. Otros ocho religiosos colombianos también están camino a los altares luego de que el papa Juan Pablo II los elevara a la dignidad de beatos, según el periódico El Catolicismo, de la Arquidiócesis de Bogotá.

Siete de ellos, de la Orden Hospitalaria y beatificados en 1992, fueron asesinados en Barcelona en agosto de 1936 durante la Guerra Civil Española: Luis Arturo Ayala Niño, Esteban Maya Gutiérrez, Rubén de Jesús López Aguilar, Ramón Ramírez Zuluaga, Juan Bautista Velásquez Peláez, Gaspar Páez Perdomo y Eugenio Ramírez Salazar. El otro beato colombiano es el sacerdote Mariano de Jesús Eusse Hoyos, conocido como "el padre Marianito" , quien fue beatificado en el año 2000.

El camino de la madre Laura a los altares comenzó en la década de 1960 de la mano de religiosos de Medellín y fue impulsado a lo largo de décadas hasta que Juan Pablo II la declaró beata en abril de 2004.

Pero el momento clave para llegar a la santidad fue la curación de un médico de Medellín en 2005, una sanación considerada "un milagro" , requisito indispensable para que la Iglesia Católica proclame la santidad de alguien.

"Lo importante es que se sella de manera espontánea frente a gran cantidad de situaciones adversas, en otras palabras: se cerró a pesar de la infección", narró Carlos Eduardo Restrepo, médico anestesiólogo de 42 años quien sufría una perforación de un centímetro de diámetro en el esófago, entre otras dolencias, cuando en enero de 2013 le rezó y pidió ayuda a la madre Laura desde su cama en un hospital de Medellín.

"Es un tejido que se cierra muy difícilmente y menos cuando hay esas situaciones tan agravantes que yo tenía" con lupus y poliomielitis, añadió Restrepo en entrevista telefónica. Luego de rezarle a la madre Laura la fiebre y el dolor comenzaron a disminuir y en dos meses consiguió salir del hospital tras nueve meses de incapacidad, agregó.

En 2008 Restrepo viajó a la Santa Sede, donde fue entrevistado por médicos y presentó todos sus exámenes. En junio de 2012 se concluyó que su curación había sido un milagro, que no había explicaciones médicas para aquella sanación, según ha dicho.

Restrepo estuvo el domingo en el Vaticano en la canonización de la madre Laura. La delegación colombiana fue encabeza por el presidente Juan Manuel Santos, quien regresará al país el lunes y el martes viajará a Jericó para visitar la localidad natal de la nueva santa.

  • Comentar
    0
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia