Noticias de Cali, Valle y Colombia - Viernes 31 de Octubre de 2014

'Ruleta sexual': el juego entre menores de edad que tiene preocupadas a las autoridades

Un peligroso ‘juego’ sexual denunciado en Medellín preocupa a las autoridades de todo el país. En Cali aún no se conocen casos.

Por: Elpaís.com.co Martes, Mayo 21, 2013
  • Comentar
    61
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter

Dato clave

Los expertos dicen:

Llegarles a los hijos en su etapa adolescente puede ser difícil. Por eso, una estrategia que puede emplear es buscar intermediarios: sus amigos, primos, tíos e incluso pedir ayuda psicológica en el colegio.

Acompañe a su hijo. Háblele de sexualidad y conozca las amistades y lugares que frecuenta.

Evite enfrentamientos: solo ampliarán la brecha entre usted y ellos.

¿Qué es el ‘carrusel’ o ‘ruleta’?

Menores entre 14 y 16 años lo consideran un juego. Es una actividad que se da en fiestas o chiquitecas, con presencia de alcohol.

Las chicas se organizan en un círculo y los chicos pasan bailando, penetrando a cada una.

Cuando un joven eyacula, pierde y sale del juego. Al final, el ganador es quien aguante más.

'Ruleta sexual': el juego entre menores de edad que tiene preocupadas a las autoridades

En las chiquitecas, en algunos casos, se generan las condiciones para el consumo de alcohol o para el sexo entre menores, como lo comprobó El País en anteriores informes.

Foto: Archivo Elpais.com.co

Lo que para algunos jóvenes colombianos hoy es un juego, es la causa de la preocupación de padres y el sector educativo de las ciudades principales del país.

Se trata del ‘juego del carrusel’ o ‘ruleta sexual’, una actividad que consiste en que los adolescentes, por lo general durante una fiesta, se organizan en una rueda y se turnan bailando para penetrar a las jóvenes rápidamente. El que más aguante (sin eyacular), es quien gana.

La primera denuncia surgió en Medellín, por el testimonio de una joven de 14 años que, al parecer, quedó embarazada durante la práctica.

El hecho fue visibilizado por Adriana Monsalve, directora (e) del Icbf, quien en declaraciones al diario ADN Medellín indicó que “esto no se les ocurrió a un grupo de niños solitos. Esto lo que advierte es que lo vienen haciendo hace algún tiempo y que lo conocen porque reciben información de muchos medios como el internet. Nosotros sabemos que sí está pasando, incluso en otras ciudades como Bogotá y Cali”.

No obstante, en la ciudad aún no hay un registro formal de este hecho, según el Icbf Valle y la Secretaría de Salud local.

Aún así, las autoridades y los expertos hacen un llamado a los padres para que estén pendientes de sus hijos, pues las condiciones para que estas situaciones se presenten no están lejanas.

Ángela Plaza, directora de Red Papaz, dice que el alcohol es un factor determinante. Explica que esta actividad la realizan en contextos donde hay libre consumo e incluso en casas donde los mismos padres lo proveen a los jóvenes.

Señaló que en Cali los controles de las autoridades a estaciones de servicio y estancos son insuficientes, pues se vende libremente el alcohol a menores. “Lo importante es no clasificar esto como un juego, porque aunque los pequeños lo vean así, en realidad es algo muy grave. Si lo seguimos llamando ‘juego’, ellos van a seguirlo tomando como eso”, puntualizó.

De hecho, las cifras así lo muestran: en Cali, el 20 % de las madres cada año están en el rango de edad entre los 10 y 19 años. Es decir, una de cada cinco madres en la ciudad es adolescente.

Otra de las consecuencias que puede traer el supuesto juego es el contagio de enfermedades de transmisión sexual. De acuerdo con las cifras del Sivigila, en el Valle en el 2012 se presentaron 391 casos de sífilis congénita y 916 de sífilis gestacionaria, además de 1148 casos de VIH y Sida. En Cali, el año pasado se presentaron 657 personas contagiadas.

Otra de las razones por las cuales los jóvenes hoy terminan participando de actividades sexuales riesgosas es vivir experiencias extremas. Así lo percibe Mónica Balcázar, directora de Profamilia Joven, quien señala que el entorno los lleva a esto: los bailes, su forma de vestir, los medios de comunicación, las redes sociales. Explica que lo que hoy viven es un culto al placer, en el que se promueven la no protección, la poca espera para que sucedan las cosas, la presión de grupo y el uso de sustancias sicoactivas.

Además, agrega, no consideran la sexualidad como una situación de riesgo, pese a que en el colegio les advierten de los peligros.

El uso de las redes sociales, que minimiza el contacto persona - persona y por ende omite la parte de “conocerse” antes de relacionarse con alguien, es otra de las razones de peso, añade.

“Viven con relaciones muy prematuras, donde no hay compromiso”, explica a su vez la hermana Alba Estela Barreto, de la Fundación Paz y Bien, que trabaja con adolescentes en embarazo. Comenta que son jóvenes que crecen con vínculos afectivos débiles y buscan refugio en las amistades.

  • Comentar
    61
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia