Noticias de Cali, Valle y Colombia - Viernes 31 de Octubre de 2014

Paro de transportadores de buses y busetas causó daños y caos en Cali

Protestas dejaron siete heridos, 57 personas detenidas y 50 buses del MÍO afectados. Bloqueos y disturbios en diferentes sectores de la ciudad.

Por: Elpais.com.co Jueves, Agosto 30, 2012 -
  • Comentar
    308
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

view counter
Video
Paro de transportadores de buses y busetas causó daños y caos en Cali

En las protestas de los conductores de buses y busetas resultaron doce personas detenidas y otras tres lesionadas.

Ampliar
Fotos

Caos total en las vías de Cali, dejó la protesta encabezada por transportadores del MÍO en la mañana del 29 de agosto. Buses del MÍO con llantas pinchadas y vehículos del transporte público tradicional en paro formaron parte del panorama.

completa de 46 fotos
Fotos

Por lo menos mil manifestantes y unos 700 buses y busetas se concentraron en la Avenida 2N, a la altura del CAM, para exigir a las autoridades municipales reversar la decisión de sacar de circulación los vehículos.

completa de 23 fotos
Audio

El alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, habló con El País sobre el complicado día que tuvo el orden público y la movilidad de la ciudad, con el paro de los conductores de buses y busetas de Cali.

Dato clave

Falsa cadena

Metrocali y la Policía Metropolitana de Cali desmintieron una cadena de BlackBerry que aseguraba que una papa bomba había matado a varias personas que se movilizaban en la ruta P10A, en la Avenida Pasoancho con Carrera 39. Asimismo, negaron cualquier información sobre la quema de buses del MÍO.

El 29 de agosto del 2012, cientos de transportadores protestaron y protagonizaron disturbios en las afueras del Centro Administrativo Municipal, de Cali, por la salida de los buses tradicionales para darle paso al sistema de transporte masivo MÍO.Ampliar

Este miércoles, la ciudad vivió una complicada situación de orden público por las protestas de los conductores de buses y busetas de Cali. Los desmanes que se generaron desde la madrugada de este miércoles y prolongaron hasta la noche del jueves en varios puntos de la ciudad dejaron 50 buses del MÍO averiados, daños en las estaciones del centro, 40 personas conducidas, 17 capturadas en proceso de judicialización y siete heridas.

Ante la complicada situación de orden público que se registró en la ciudad, el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, confirmó que este jueves, al igual que el miércoles, no hay Pico y Placa. El funcionario añadió que los pasajes del Sistema de Transporte Masivo, MÍO, son totalmente gratuitos para facilitar la movilidad de los ciudadanos.

Apoyados con grúas y granadas de aturdimiento, unidades del Esmad desalojaron los vehículos y manifestantes en la Avenida 2N con Calle 5. En los desmanes fue herido uno de los conductores manifestantes, según pudo constatar El País con fuentes en el lugar de los hechos.

Hasta la noche del miércoles, según escribió Metrocali, aún habían cinco puntos de la ciudad sin paso vehicular y por lo menos tres estaciones del centro estaban cerradas por seguridad.

Los bloqueos se presentaron en "Cuatro Esquinas, San Pedro, Torre de Cali, Los Mangos y el CAM" y la estación Petecuy estuvo fuera de servicio por cuenta de los actos vandálicos en la zona.

Según informó Isabel Guerrero, de comunicaciones de Metrocali, cientos de personas permanecieron atrapadas por varios minutos en las estaciones del MÍO de San Pascual y San Pedro, dos de las más grandes del centro de Cali, donde los manifestantes habrían amenazado con atacar las instalaciones y los buses del sistema de transporte masivo.

Guerrero indicó además que el bloqueo en la Avenida 2 Norte, en el sector del CAM, donde habían por lo menos 700 buses y mil personas, se extendió hasta Bellas Artes. Allí, hacia las 6:30 p.m., llegaron unidades del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía para desbloquear la vía.

A pesar de que voceros de los transportadores, el personero Municipal Andrés Santamaría y la alcaldesa encargada María Helena Quiñonez, ya firmaron el documento donde se acuerda que el próximo 5 de septiembre se inician diálogos con el gremio transportador para evaluar su situación, las acciones violentas continuaron en la noche del miércoles.

Según informó Wilmer Tabares de la Secretaría de Tránsito, el guarda de tránsito número 307 Ángelo Millán, resultó herido por una pedrada en la cabeza. "Fue trasladado a una clínica del norte de la ciudad. Igualmente se presentaron actos vandálicos frente al San Andresito, en la Calle 15 con Carrera 5 y 6", dijo.

El agente informó del mismo modo que en la Carrera 4 con Calle 8, un grupo de protestantes obligó a las personas de dos buses del MÍO a bajarse de los vehículos y la emprendió contra un conductor de los mismos, quien resultó con golpes de consideración.

Según voceros del Hospital Universitario del Valle, a la institución ingresaron tres personas, entre ellas dos menores de edad. El más grave es un hombre herido de bala en el cuello, identificado como Carlos Iván Valencia Zapata, de 33 años y quien, según el dictamen médico, tiene compromiso traqueal y se encuentra intubado. Su estado de salud es reservado. Fue herido en disturbios en el Distrito de Aguablanca, sobre la Avenida Ciudad de Cali.

Los dos menores son un bebé de cuatro meses que presentó dificultad respiratoria por la inhalación de gases lacrimógenos y su hermano, un niño de dos años, también con dificultad para respirar, ambos procedentes del barrio San Nicolás.

Una periodista de El País también resultó lesionada en el cubrimiento de los bloqueos. La videógrafa Katherine Arredondo resultó herida cuando una granada de aturdimiento la golpeó en una pierna.

De acuerdo con la Policía Metropolitana de Cali, los capturados fueron sorprendidos generando caos vial y daños en el bien público, mientras vestían capuchas o trapos para esconder sus identidades.

"En algunos puntos han tratado de sabotear el orden de la ciudad, sobretodo en la zona del Distrito de Aguablanca. Pero vamos a caerle con todo el peso de la ley a los vándalos", dijo el general Fabio Castañeda, comandante de la Policía.

El general Castañeda indicó que en el trascurso del día se presentaron más de 15 incidentes en toda la ciudad, por lo que hubo "350 hombres apoyando las labores de control y contingencia" para enfrentar la situación.

Según le relató a El País Oswaldo Páez, ciudadano que se movilizaba hacia la Estación Andrés Sanín en horas de la mañana, un grupo de por lo menos 30 personas detuvieron el bus del MÍO en que iba y robaron a tres personas.

"Iban con maletines y gorras. Se tapaban con bufandas o con el cuello de la camiseta. Entonces, le dieron cuchillo a las llantas del bus, quebraron los vidrios y le robaron el celular a dos señoras. Al conductor también lo robaron", dijo Páez.

Otro caso de desorden público se registró en la Calle 26 con Carrera 27, donde por lo menos 12 buses del MÍO que cubrían la ruta P50 estuvieron atascados por más de una hora debido a que los manifestantes de la zona taponaron la vía con la quema de varias llantas.

En el centro de Cali, en la Calle 15 con Carrera 15, manifestantes se tomaron un bus padrón del MÍO, bajaron a los pasajeros y agredieron con puños y patadas al conductor, quien tuvo que ser trasladado a un centro asistencial de la ciudad.

El internauta @CarsCarbonero indicó que en la "Calle 121 con Carrera 25A, vándalos cogieron a piedra a un vehículo del #MÍO".

Ante estos hechos, Metrocali pidió con urgencia la intervención de las autoridades policiales en la ciudad para hacer frente a esta situación que se salió de control.

La dependencia indicó que fue complicado despachar más buses para atender la demanda de pasajeros, pues los que están a disposición quedaron represados en estaciones como Andrés Sanín, amenazados por los actos vandálicos.

En cuanto a la movilidad en la ciudad, las autoridades de tránsito recomendaron tomar la Avenida Simón Bolívar hacia el sur o norte, la Autopista Sur Oriental, la Calle 5 a partir de la Carrera 15, la Avenida de los Cerros o la Circunvalar.

Contra la "masacre laboral"

Los conductores de los buses y busetas tradicionales consideran que la decisión de sacar definitivamente sus vehículos de las vías es una "masacre laboral".

El padre Édinson Huerfano, vocero de los transportadores de buses tradicionales, indicó que son más de 700 buses y busetas y cerca de mil personas los que llegaron al CAM desde diferentes puntos de la ciudad en busca de una respuesta de las autoridades.

"Debemos concertar para que las empresas que se quedaron por fuera del proyecto del MÍO no desaparezcan. Sería una crisis social", dijo.

Por lo menos seis marchas de conductores, propietarios de vehículos y trabajadores del gremio se llevaron a cabo simultáneamente en las calles de la ciudad, lo que causó un colapso vial desde primeras horas de este miércoles.

Los frentes de protesta se desarrollaron en la Glorieta de Siloé, Puerto Rellena, Calle 70 con Carrera 4 Norte, Desepaz, Sameco y en la Avenida Ciudad de Cali en el sector de la Estación Andrés Sanin del MÍO.

El secretario de Gobierno de Cali, Carlos José Holguín, rechazó las vías de hecho tomadas por los transportadores para protestar.

"No puede ser que por intereses válidos o no válidos se afecte el libre derecho a la movilidad de los dos millones de caleños. La Ley Ciudadana aplica sanciones penales contra quienes causan estragos en las vías públicas", manifestó Holguín.

El Secretario de Gobierno afirmó que los transportadores no tenían la autorización para la manifestación, pues para este tipo de acciones se debe solicitar un permiso con 48 horas de antelación.

Holguín Molina indicó que el que por cualquier medio ilícito imposibilite la circulación o dañe vehículos o medios motorizados destinados al transporte público, colectivo o vehículo oficial, incurrirá en prisión de cuatro (4) a ocho (8) años y multa de 13.33 a 75 salarios mínimos legales vigentes.

Debido a la toma de las vías de la ciudad, el panorama en las estaciones del MÍO fue crítico. Los vagones lucían abarrotados, las colas para recargar las tarjetas interminables y los buses del MÍO se acumularon al llegar a recoger sus pasajeros.

De los 709 buses del MÍO que salieron a trabajar este miércoles, 50 resultaron afectados por actos vandálicos como pinchaduras en las llantas o pedradas en los vidrios.

Juan Carlos Orobio, director de transporte de Metrocali, informó que se aprobó el acceso a las rutas alimentadoras y pretroncales del sistema de manera gratuita durante todo el miércoles, aunque sí se cobró el pasaje para acceder a los buses articulados que van por las troncales.

  • Comentar
    308
  • Imprime
  • Reporta un error
  •   

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

Volver arriba

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia