Noticias de Cali, Valle y Colombia - Martes 21 de Octubre de 2014

Blogs

Blogs |  viga-en-ojo-ajeno - Noviembre 08 de 2010 - 10:13

Porque somos pobres

Por una sencilla razón: porque no tenemos los recursos suficientes para cubrir nuestras necesidades mínimas. En Colombia se estima que el 25% de la población se encuentra debajo de la línea de pobreza; esto es alrededor de 11 millones de personas pobres. Y es una cifra que lamentablemente sigue creciendo día tras día. Esto no es nuevo. ¿Pero por que somos pobres? Economistas, políticos, sociólogos, gobernantes tienen sus explicaciones. Esta es mi explicación.

Los pobres bajo este sistema económico y social, nacen pobres y se quedan pobres. No existe los que los economistas llaman movilidad social, o la posibilidad de ascender a otra capa social. Y esto sucede por la siguiente dinámica: Una madre de 14 años en promedio, de estrato 1 o 2, tiene un bebe. La madre por su misma problemática económica no ha tenido una muy buena alimentación durante su embarazo, al igual que le han faltado los controles a su gestación.

Este niño nace con altas probabilidades de estar bajo de peso, por lo anteriormente indicado. Los primeros 5 años son los años más importantes del ser humano. Se termina de formar su cerebro y se forma su carácter. Todo lo que nosotros somos como adultos, es lo que fuimos esos 5 primeros años de vida.

Bajo estas condiciones, el niño entra al sistema educativo a la edad de 5 o 6 años. Claramente entra con problemas de nutrición. Llega a una escuela, que por cuenta de la corrupción, no tiene baños, ni techos, ni profesores.

El Sistema educativo tiene previsto para suplir las falencias nutricionales, un programa de alimentación, el cual por cuenta del Secretario de educación, los contratistas, y el beneplácito del alcalde y el consejo, y las autoridades de control, estos recursos se quedan en los poderosos carteles de corrupción de la administración pública. Este niño, se va a trabajar a los semáforos y en las noches, y se queda por fuera del sistema.

En Cali, se estima que 60.000 niños están por fuera del sistema educativo. Asumiendo que el niño no se retira del sistema, porque el negociado de la cobertura educativa, entre concejales, alcaldes, contratistas, permite que consiga un cupo para seguir en bachillerato, termina su bachillerato con graves fallas académicas.

Como el sistema educativo público es tan de baja calidad académica, el joven si no ha desertado del sistema, logra graduarse sin mayores competencias en ciencias básicas (matemáticas, física, química y biología), en pocas palabras, no sabe absolutamente nada. Esto sumado a que nunca aprendió a leer muy bien, lo condenan a no poder hacer unas buenas pruebas de icfes, requisito para acceder a la educación superior.

Como las familias no tienen los recursos económicos para enviar al joven a una universidad privada, y como tampoco tiene las competencias para entrar a una universidad pública, tiene que tratar de entrar al SENA, con los pocos cupos que otorga. Como no ha tenido una formación para el trabajo, y no tiene experiencia laboral, su único camino es el ejército o la calle a engrosar una de las tantas bandas o pandillas juveniles. Hasta allí Llega. Si se va al ejército, y regresa tiene una mejor oportunidad: Realizar algún oficio básico, como Vigilante, Aseador, conductor, etc, con un salario mínimo, si tiene la fortuna de encontrar un trabajo.

Alrededor de 3 millones de colombianos no tienen un trabajo regular. (con eps, prestaciones y caja de compensación familiar). Los demás, los que no logran conseguir un empleo con un bajo salario, tienen que dedicarse a la informalidad. Casi 6.8 millones de Colombianos se ganan la vida en el rebusque. Si la economía no logra crear puestos de trabajo suficientes, la otra opción sería que los jóvenes salieran a crear sus empresas. Lamentablemente en nuestro país no existe una política de emprendimiento, enfocada en la creación de empresas. Adicional a que estos jóvenes no tienen las competencias mínimas (Saber leer, escribir y hablar, más las cuatro operaciones básicas y un nivel aceptable de abstracción), hace prácticamente imposible que puedan surgir empresas.

Esto solo es un caso, multipliquen esto por 9 millones. Nunca se podrá generar riqueza, ni prosperidad bajo estas condiciones. Esto no quiere decir que no existan personas que se superen todos los días. Claro, por supuesto. De 100 personas una.

Mientras nosotros como sociedad en conjunto no entendamos esto, y no sea prioridad para nosotros formar capital humano, para mejorar el tejido social, las empresas seguirán teniendo dificultad para vender sus productos, los salarios seguirán siendo bajos, la criminalidad en todas sus manifestaciones seguirá aumentando y la brecha entre pobres y ricos en vez de cerrarse, aumentará como no ha dejado de suceder.

Para nosotros es indispensable respetar las opiniones que nuestros lectores expresan.

Por ello te pedimos no hacer comentarios que agredan a otros usuarios.

Para opinar, debes ser un usuario registrado. o regístrate.

cerrar Seudónimo o email: *

Contraseña: *

LA VIGA EN EL OJO AJENO

Imagen de Juan Carlos Romero
Juan Carlos Romero

Soy JUAN CARLOS ROMERO G, ciudadano de Cali, como usted que cree firmemente que nuestra ciudad y región se merecen otra suerte, comprometido con mi condición de caleño y vallecaucano. Me gano la vida como usted, con un trabajo de 8 a 5 y luego en la noche de 6 a 10, de lunes a sábado. Creo en el poder de tener una visión, y la realización de los sueños. Creo en el trabajo honesto de la inmensa mayoría que vivimos bajo este cielo y creo que todos sin excepción podemos ser felices. Aficionado a la música y a las distintas expresiones culturales de los pueblos. Yo experimento un humilde y profundo deseo, y lo conservare mientras viva, de aumentar la cantidad de alegría inofensiva.

Sobre el blog

Este es un espacio para decir las cosas por su nombre. Buenas o malas. Quiero generar un tiempo y espacio para reflexionar sobre la ciudad, el pais, y el mundo que queremos. Nos autoproclamamos independienteS y libre pensadores, convencidos que siemrpe existira una oportunidad nueva siempre.

Últimas publicaciones

Publicaciones más comentadas

De acuerdo, pero falta algo de actitud directa en cuanto al por qué. La pobreza es un factor común en un sistema capitalista como es el impuesto aquí en Colombia, que ha vendido su soberanía (como muchos otros) a un país imperialista (EE.UU.) el cual a su vez es el principal benefactor en un trato donde oligarcas (el poder), bancos y empresas son los que ganan siempre; por tal, la exclusión en este sistema es cada vez más acentuada a menudo que el capitalismo se haga más voraz y radical o hasta que él mismo se destruya. Hay que hacer un cambio desde las bases, hasta el núcleo inmediatamente, una revolución. Hasta entonces seguiremos viendo cómo la pobreza y la violencia crecen a sus anchas.

De acuerdo, pero falta algo de actitud directa en cuanto al por qué. La pobreza es un factor común en un sistema capitalista como es el impuesto aquí en Colombia, que ha vendido su soberanía (como muchos otros) a un país imperialista (EE.UU.) el cual a su vez es el principal benefactor en un trato donde oligarcas (el poder), bancos y empresas son los que ganan siempre; por tal, la exclusión en este sistema es cada vez más acentuada a menudo que el capitalismo se haga más voraz y radical o hasta que él mismo se destruya. Hay que hacer un cambio desde las bases, hasta el núcleo inmediatamente, una revolución. Hasta entonces seguiremos viendo cómo la pobreza y la violencia crecen a sus anchas.

De acuerdo, pero falta algo de actitud directa en cuanto al por qué. La pobreza es un factor común en un sistema capitalista como es el impuesto aquí en Colombia, que ha vendido su soberanía (como muchos otros) a un país imperialista (EE.UU.) el cual a su vez es el principal benefactor en un trato donde oligarcas (el poder), bancos y empresas son los que ganan siempre; por tal, la exclusión en este sistema es cada vez más acentuada a menudo que el capitalismo se haga más voraz y radical o hasta que él mismo se destruya. Hay que hacer un cambio desde las bases, hasta el núcleo inmediatamente, una revolución. Hasta entonces seguiremos viendo cómo la pobreza y la violencia crece a sus anchas.

Servicio al cliente

Clic aquí. Teléfono 685 50 00
Diario El País S.A. Copyright (C) © 2014 www.elpais.com.co | Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali - Colombia Política y tratamiento de datos | Aviso legal | Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia