¿Qué le espera a la economía del país con Duque o con Petro?
Elecciones presidenciales 2018

¿Qué le espera a la economía del país con Duque o con Petro?

Mayo 28, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Gustavo Petro Iván Duque

Gustavo Petro (i), candidato del movimiento Colombia Humana; e Iván Duque, candidato del Centro Democrático.

Colprensa

Para muchos colombianos el candidato del Centro Democrático, Iván Duque, representa tranquilidad y continuidad en el manejo de la economía colombiana y en la llegada de inversiones, en tanto que su competidor, Gustavo Petro, de Colombia Humana, despierta una gran expectativa por sus propuestas, entre ellas el rol del Estado y la compra de tierras con títulos de deuda.

Lo cierto es que, como dicen académicos y analistas, se trata de dos modelos antagónicos sobre el funcionamiento del país económico.

Tal vez en lo único en que hasta ahora coinciden los aspirantes a la Casa de Nariño es que en materia petrolera ninguno de los dos respalda el llamado Fracking, que es la técnica para extraer petróleo utilizando agua a alta presión mezclada con aditivos químicos.

Sin embargo, tienen grandes diferencias en el manejo futuro de Ecopetrol. Duque, por ejemplo, ha manifestado su intención de que la compañía continúe sus proyectos de exploración, mientras que Petro ha planteado que dicha empresa se debe convertir en la gran generadora de energía solar.

Lea también: 'El papel de las 'vices' que será fundamental para la recta final de las presidenciales'.

En relación con el aumento del Producto Interno Bruto, PIB, el candidato del Centro Democrático le apuesta a un crecimiento por encima de 5% anual y en cuanto al tema tributario propone rebajar los impuestos para los industriales y reducir el gasto público.

En el otro extremo, el representante de Colombia Humana es más optimista y dice que al finalizar su Gobierno la economía podrá crecer al 7%. Para ello impulsaría una reestructuración del gasto. Además, sostiene que la proyección económica estará marcada por el presupuesto de educación, ciencia, cultura, deporte y protección de la primera infancia.

Daniel Velandia, jefe de estudios económicos de la firma Credicorp Capital, expresó que con Duque se espera un manejo ortodoxo de la economía, particularmente con respeto a las instituciones, responsabilidad fiscal y protección de la propiedad privada.

La confianza generada por su victoria debería permitir una mayor inversión en los próximos trimestres.

En el caso de Petro, dice que el país tendría una parálisis de las inversiones. “Más allá de que pueda o no cumplir con sus propuestas, lo cierto es que su radicalismo en temas como lo que el llama capitales improductivos, con casi seguridad conllevaría a que se reduzca considerablemente la inversión en el corto plazo en medio de una menor confianza de los inversionistas, implicando riesgos importantes sobre la actividad económica”.

En las notas anexas otros académicos hablan de lo que podrá pasarle a la economía.

En materia de economía, es claro que existen pocas similitudes entre las opciones de ambos candidatos. Una de ellas es en la salud.

La apuesta es un país estable
Iván Duque

Iván Duque, candidato del Centro Democrático..

Agencia EFE

Carlos Sepúlveda, decano de Economía de la Universidad del Rosario, en Bogotá, opina que Iván Duque promueve una economía de mercado que se basa en la disminución de impuestos al sector productivo que promueva la inversión nacional y extranjera.

Promueve también los incentivos tributarios a empresarios de sectores que son estratégicos para él como agro industria.

Desde el punto de vista de la reacción de los mercados, creo que tiene cosas llamativa y cosas que preocupan.

El principal mensaje debe estar enfocado en cómo va a generar estabilidad macroeconómica, sobre todo desde el punto de vista fiscal, debido a sus propuestas de disminución fuerte de impuestos a los empresarios, que son los mayores contribuyentes del Estado.

Guillermo Aponte, economista y profesor de la Universidad Autónoma de Occidente, UAO, opina que Duque privilegiará una política económica soportada en las leyes del mercado, de la iniciativa privada y de menos intervención del Estado. Su postura es diametralmente opuesta a la de su contendor y se evidencia en aspectos como la distribución de la renta, la participación de los sectores económicos, la política de empleo, la inversión y la política fiscal, entre otros.

Asimismo, daría prioridad a la inversión privada y la inversión extranjera. Los sectores económicos más activos serían los servicios, los de la llamada economía naranja, la industria y posiblemente la minería de extracción.

En materia de empleo, buscaría la flexibilización del mercado laboral; trataría de reducir las “rigideces” propias de un mercado de trabajo regulado.

En el campo fiscal intentaría reducir la carga tributaria a las empresas para permitirles mayor eficiencia; el sistema tributario estaría soportado principalmente por impuestos indirectos que se cree son más técnicos y afectan en menor medida la eficiencia económica.

Julio C. Alonso,director del Centro de Investigaciones en Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, Cienfi, dice que la gran diferencia con Petro es que no se presenta una ruptura fuerte con el sistema económico y con las fuentes de financiación del Estado. Mas bien se presentan propuestas que pretenden mejorar las instituciones económicas actuales.

Adicionalmente, propone una reforma tributaria que simplifique el sistema tanto para empresas y como personas naturales. Tarifas competitivas y redefinir el sistema tributario territorial para generar mayor autonomía fiscal de departamentos y municipios. Estas propuestas suenan bien, pero se ha presentado poco detalle de cómo se hará.

Analistas dicen que las propuestas de Duque dan la impresión de continuar con reformas que han hecho otros gobiernos para globalizar la economía.

Expectativa por una mayor participación del Estado
Gustavo Petro

Gustavo Petro, candidato presidencial.

Colprensa

Carlos Sepúlveda, de la Universidad del Rosario, sostiene que Petro propone un giro de una economía dependiente del petróleo a una economía basada en productos alternativos y aprovechar el sector rural.

Desde el punto de visto tributario promueve una tributación alta a tierras no productivas, lo que implica de alguna manera una cierta reforma agrícola que genere un cambio en la tenencia de la tierra y su explotación.

Agrega que uno de los retos más grandes es tranquilizar a los mercados, pues el fantasma de Venezuela le exige ser muy contundente y dar mensajes de responsabilidad del manejo económico.

Guillermo Aponte, de la UAO, señala que daría mayor importancia a la inversión pública y los sectores más dinámicos serían el agropecuario, la pequeña y mediana industria y los servicios sociales como salud, educación y medio ambiente. Su agenda económica estaría basada en la regulación del mercado y una mayor intervención del Estado.

Julio César Alonso, de la Icesi, opina que las propuestas implican la creación de un “banco público de economía popular” para hacerle competencia a los préstamos gota a gota o la creación de una “administradora pública de fondos de pensiones” que competiría con las privadas.

La participación del Estado en servicios directos genera problemas. Uno de ellos es un aumento en el gasto público: analistas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad