¿Qué candidatos pasaron la 'prueba de ácido' de las redes sociales?
Elecciones presidenciales 2018

¿Qué candidatos pasaron la 'prueba de ácido' de las redes sociales?

Mayo 24, 2018 - 11:50 p.m. Por:
Redacción de El País 
Redes sociales

Redes sociales.

Archivo Colprensa

Hace varios años que las redes sociales se convirtieron en una plataforma para los políticos y son ahora parte fundamental en la carrera por la Presidencia.

Los candidatos comprendieron que el uso de estos recursos digitales resulta clave para conectar con los electores y atraer nuevos votantes. Por eso la campaña electoral ya no se vive solo en la plaza pública, sino también en Twitter, Facebook, Instagram y Whatsapp.

De hecho, para algunos analistas, la actual podría considerarse la primera campaña de comunicación política digital en la historia de Colombia, pese a que la ‘Ola verde’, liderada por Antanas Mockus en el 2010, fue una revolución en esa materia.

Eso cree el docente de la Maestría en Comunicación Política del Externado, Carlos Andrés Arias, al asegurar que como nunca antes, todos los aspirantes a la Presidencia “no solamente están ocupados en el diseño de sus discursos y su plataforma programática, si no que hay un componente no solo presupuestal, sino de interés en comunicar vía redes sociales”.

Lea también: Candidatos presidenciales firman pacto social por los derechos humanos

Esta estrategia digital tiene, incluso, una capacidad que no tiene la publicidad convencional, y los aspirantes les han sabido sacar provecho.
Para el profesor Arias, uno de los candidatos que mejor a manejado sus redes es Gustavo Petro quien ha logrado articular muy bien con la gente.
“Más allá de unos contenidos impactantes, divertidos, entretenidos lo que ha hecho es que ha logrado que los militantes y los simpatizantes, y que aquellas personas que estaban indecisas en la centro izquierda y en la izquierda, se movilizaran a él y se convirtieran en reproductores y difusores de su campaña”.

Otro buen manejo de redes sociales, según el analista, lo ha hecho Iván Duque, quien logró acercar a los electores, un candidato que hasta hace poco tiempo era desconocido.

“El gran éxito de la campaña de comunicación política digital de Duque es que volvió popular a un desconocido, y lo hizo humano. Entonces la gente a veces no entiende muy bien lo que propone, pero le queda la percepción de que es un tipo preparado y simpático, que juega fútbol, que toca guitarra, que baila Mapalé, que toca tambores y siempre está sonriente, y que de una u otra forma es una cara moderna”.

Lea también: Las 'embarradas' de los candidatos en campaña

De Germán Vargas, señala Arias, que no logró conectar muy bien con los electores por no ser una persona carismática. Aunque en un principio su campaña intentó mostrarlo como una persona muy cercana al pueblo, esto no funcionó, y han ido cambiando la estrategia sugiriendo que “no es simpático, pero es buen gestor”.

Por su parte, Paola Méndez, directora general de Loor, agencia especializada en gestionar la reputación de las marcas, cree que en lo que no falló Vargas Lleras es en que su publicidad llega a toda la gente.

De Humberto de la Calle, dice, que ha sabido llevar mensajes “claros y contundentes” principalmente hacia las mujeres como uno de los públicos objetivos; mientras de Fajardo, considera Méndez, que logra hacerse entender mejor en las redes de lo que lo hace en otros espacios.

Sin embargo, al experto en Marketing, Pedro Viveros, le parece que todas las campañas han tenido igualdad en el manejo “eficiente y sofisticado” de las redes para sacarle el máximo provecho, pero no hay alguna se haya destacado de las otras.

“Lo que uno siente es que puede haber mayor interés porque los colombianos o los interesados en la campaña política busquen información de los candidatos, pero es por interés, no tanto porque las redes hayan movido las campañas con cosas diferentes. Realmente, en términos generales, ha sido una campaña, en materia de publicidad de redes, muy plana”.

Lo que sí cree Viveros es que los “candidatos de opinión” y los de “estructura política” tienen distintos comportamientos en el mundo digital.

“Los candidatos de opinión como Gustavo Petro y Sergio Fajardo son proclives a querer ser tendencia en las redes de manera permanente, como una ocasión de estar pensando en la coyuntura para meter algún tipo de opinión que contribuya a que sean tendencia, cosa que no se ve en otros candidatos que, no solamente son de opinión sino que tienen estructuras, que mandan información menos sugestiva.

¿Pero inciden la redes en la última decisión de los votantes?

Recordando, de nuevo, el caso de la ‘Ola verde’, si se midiera el éxito en las elecciones por el poder de convocatoria en las redes, entonces habría sido Mockus el ganador absoluto.

Para Paola Méndez no existe una fórmula que relacione el número de seguidores con los votantes. “Realmente las redes se están manejando porque son un tema de persuasión de mensajes y de percepción de opinión”.

Mientras para Pedro Viveros, será un reto de estas elecciones ver si lo que reflejan las redes se traduce en votos.

“Pero lo que sí dejo claro es que no conozco ninguna campaña en el mundo que solo se haya ganado con redes sociales, sin depender de estructuras políticas”.

La red más exitosa

Para la experta Paola Méndez, Twitter es excepcionalmente exitoso en Colombia; mientras en gran parte del mundo tiende a un decrecimiento de usuarios, en Colombia crece. “Se ha convertido en la herramienta para saltarse la burocracia: antes para quejarme con el alcalde debía tramitar una carta y demás, ahora, si el señor tiene Twitter, lo hago público.

Por su parte, el docente Carlos Andrés Arias, cree que en Colombia, Twitter no es la red del votante, que está “sobrevalorada”.
“Es una red donde están los líderes de opinión, los políticos, entre otros, pero no es la red donde están los ciudadanos, es decir, donde están los votos.


Asegura que las que se consolidan en Colombia, en términos de comunicación política, son Facebook y WhatsApp, pues mueven el mensaje que puede llegar a persuadir o a incidir decisivamente en la elección. Instagram, de sus lado, muestra “un reflejo de intimidad, de humanidad de los candidatos, aunque no es una red que pueda capitalizarse en términos políticos”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad