¿Por qué perdieron Vargas Lleras y De la Calle?
Elecciones presidenciales 2018

¿Por qué perdieron Vargas Lleras y De la Calle?

Mayo 28, 2018 - 12:28 a.m. Por:
Olga Lucía Criollo / reportera de El País 
Humberto de la Calle

Humberto de la Calle en su sede política tras conocer los resultados

Colprensa

Germán Vargas Lleras y Humberto De la Calle, con 1.407.840 y 399.180 votos, respectivamente, se convirtieron en los candidatos perdedores de la contienda electoral de este domingo.

En cuanto al primero, los analistas coinciden en destacar que la mayor razón de su derrota está en que los de ayer fueron unos comicios en los que primó el voto de opinión sobre el de las maquinarias, que era la gran apuesta del aspirante por el movimiento #MejorVargasLleras.

Ello, unido al hecho de que los partidos políticos fueron los grandes derrotados de la jornada y, como se sabe, Germán Vargas nunca se pudo desmarcar de la colectividad en la que nació, Cambio Radical, y también se apoyó en La U, que, al final, tampoco le sumó los sufragios que se esperaba.

“Hay un desapego creciente de los ciudadanos por los partidos”, sostiene el politólogo Fernando Giraldo, quien agrega que “esta contienda presidencial estuvo más marcada por la personalidad, por el individuo que lideró cada una de las campañas, que por el partido que estaba detrás”.

Lea también: "Para segunda vuelta tomaré decisiones pensando en la patria": Vargas Lleras

Con él coincide el también analista político Carlos Charry, quien afirma que finalmente las maquinarias no jugaron el importante papel que desde algunos sectores auguraban para los comicios de ayer, contradiciendo la tendencia que suele registrarse en las presidenciales, donde prima el voto de opinión. “La gente salió a votar por convicción”.

Ello explica que, aunque Vargas Lleras tenía “bien aceitada la maquinaria para las parlamentarias, en esta primera vuelta ni siquiera logró los votos que su partido sumó en los comicios de marzo pasado”, agrega el experto.

Por su parte, Mauricio Jaramillo, también analista político, sostiene que uno de los puntos en contra de Vargas Lleras estuvo en que ante la opinión pública representaba el continuismo del mandato de Juan Manuel Santos.

“También representa muchas malas prácticas del Gobierno: corrupción, clientelismo, ‘mermelada’, todos los escándalos en La Guajira y Córdoba. Además, su gran discurso era la entrega de vivienda, pero esas viviendas se entregaron bajo el mandato de Santos ”, añade.

De otro lado, el discurso del exvicepresidente nunca tuvo credibilidad entre la opinión pública colombiana, dado que en un comienzo al interior del Gobierno mantuvo una postura crítica frente a lo negociado en La Habana, pero luego, a mediados de la campaña, se mostró más en acuerdo con la Paz, evidenciando al final de todas maneras reservas que no le dieron ninguna claridad a sus electores sobre el tema.

También De la Calle

El desdibujado papel de los partidos tradicionales también terminó por hundir a Humberto De la Calle, quien, dado su sentido del compromiso, se mantuvo en una férrea disciplina a lo acordado frente a su candidatura al interior del liberalismo.

“César Gaviria, no sé si deliberadamente o no, saboteó desde un principio la candidatura de De la Calle. No se movió, no le permitió finalmente hacer una alianza con Fajardo, lo mantuvo amarrado”, señala Jaramillo.

De otra parte, el exjefe negociador también representa el continuismo de la Paz, que en esta ocasión se devaluó como tema de campaña y terminó siendo motivo de escándalo por hechos como la vinculación de ‘Jesús Santrich’ a un proceso por narcotráfico, las dificultades para la implementación de los Acuerdos, las denuncias por corrupción alrededor de los dineros de la Paz y las discusiones al interior de la JEP.

En ese mismo sentido, Charry indica que entre menos dividido esté el electorado y entre más gente vote, “más se desvaloriza la maquinaria”, lo que evidentemente perjudica a los candidatos que basan sus aspiraciones en ella, como ocurrió tanto con Vargas Lleras como con De la Calle.

Entre tanto, Giraldo sostiene que si bien el exjefe negociador sumaba algunos votos de opinión al final los perdió con Sergio Fajardo, quien logró erigirse como la mejor opción frente a los extremos que representaban Iván Duque y Gustavo Petro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad