"De este lado está la posibilidad de la reconciliación": Ángela María Robledo
Elecciones presidenciales 2018

"De este lado está la posibilidad de la reconciliación": Ángela María Robledo

Junio 10, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Kelly Sánchez / Reportera de El País
Ángela María Robledo

Ángela María Robledo, fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro.

Agencia EFE

Si Gustavo Petro llega a la Presidencia, Ángela María Robledo se convertiría en la primera mujer feminista que ocupe el cargo de vicepresidenta, por eso dice que las mujeres pueden esperar de ella que siga haciendo lo que ha hecho durante décadas, “trabajar por y con las mujeres de Colombia para saldar la deuda histórica que existe en términos económicos, políticos y sociales”.

La ‘llave’ de Petro cree que en estas elecciones “nos la jugaremos entre el pasado lleno de venganza o el futuro con esperanza y reconciliación”.

Por primera vez en Colombia una mujer será vicepresidenta, ¿qué le dice eso del nuevo escenario político?

Hay varias señales importantes de que un nuevo país se asoma. Por un lado la votación que hubo para el Congreso de la República el 11 de marzo, donde cerca del 27 % pueden expresar una fuerza alternativa y progresista en el Congreso, en especial en el Senado. En segundo lugar, la votación del pasado 27 de mayo, un voto desprendido de la maquinaria, un voto por la paz, por hacer realidad el Estado Social de Derecho. En tercer lugar, es la presencia de mujeres como fórmulas vicepresidenciales, en especial resalto la presencia de mujeres como Claudia López, Clara López y como yo, que hemos trabajado de la mano de la ciudadanía, hemos trabajado por la paz de Colombia y creemos que es el momento de dar un paso adelante. Estamos ahora en esta contienda Marta Lucía Ramírez y yo, pero son proyectos de vicepresidencia absolutamente distintos.

Lea también: 'Petro hace llamado directo a De la Calle para que lo apoye en segunda vuelta'.

¿Cuáles son esas grandes diferencias entre usted y Martha Lucía?

Yo soy una mujer feminista y como tal reconozco los derechos de todas las mujeres, independientemente de su condición sexual, su edad, su etnia o raza, para mí todas las mujeres cuentan en esa línea, también reconozco los derechos integrales de la población Lgbt, esta población es una ciudadanía de primera, no de segunda ni de tercera categoría, tienen todos los derechos que tendríamos los hombres y las mujeres.

"Nos lo vamos a jugar entre la guerra y la paz, entre la ciudadanía y la maquinaria, entre el pasado lleno de venganza y el futuro con esperanza y reconciliación",
Ángela Robledo,
fórmula vicepresidencial de Gustavo Petro.

Por otro lado, en el ejercicio de la sexualidad de los jóvenes, yo creo que primero hay que educar para el amor y la sexualidad, y que hay que poner en marcha las políticas que son obligación del Ministerio de Salud y todo lo que tiene que ver con la anticoncepción y la aplicación plena de las tres condiciones de interrupción voluntaria del embarazo que están contempladas en la Constitución. Son enormes diferencias entre un proyecto ultraconservador que encarna Marta Lucía y mi proyecto que reconoce la condición de libertad y la dignidad de todas las mujeres de Colombia.

Si Petro es presidente, usted no solo sería la primera mujer vicepresidenta, sino que además sería una vicepresidenta feminista, ¿qué debemos esperar las mujeres de su gestión?

Deben esperar lo que he hecho por décadas: trabajar por y con las mujeres de Colombia para saldar la deuda histórica que existe en términos económicos, políticos y sociales. Yo soy autora de leyes que señalan cero tolerancia a las distintas violencias contra las mujeres, soy autora de una ley que le exige a la Fiscalía y a los jueces remontar y superar la total impunidad en términos de la violencia sexual contra las mujeres, en especial en épocas de guerra, soy autora del proyecto de prima doméstica para cerca de 800.000 mujeres, también coautora de lo que tiene que ver con el sistema nacional de cuidado que es reconocer la tarea que cotidianamente las mujeres hacen en casa. Tienen que esperar que yo siga trabajando como lo he hecho por las mujeres y por una profunda transformación cultural para que el cuerpo de las mujeres nunca más sea un territorio de guerra.

En el juego de las alianzas, Duque tomó el mayor partido, ¿se sienten en desventaja?

Yo creo que la principal desventaja está en Iván Duque y Marta Lucía. Yo me pregunto dónde van a esconder tanto cacique, tanto clientelista, tanto pariente de parapolíticos y parapolíticas, resulta insostenible. Si bien, se hacen cálculos sobre los votos, esos son votos amarrados a la clientela, a la corrupción y a la guerra. De nuestro lado están unas alianzas ciudadanas, unas alianzas políticas que han estado sobre la mesa, con acuerdos programáticos y con énfasis que nos han pedido todos estos grupos de académicos, artistas, indígenas, comunidades afro, campesinos, pero ahí lo que hay es una aspiración de un país pluralista.

¿Qué está en juego para Colombia en la elección del próximo presidente?

La Constitución del 91 y al estar en juego esta, también está en juego lo que quiere plantear Iván Duque, que la Fiscalía dependa de la Presidencia, entonces se viene realmente una dictadura porque tendrían el control en el Congreso al reducirlo, desaparecería a la Corte Constitucional y la Corte Suprema de Justicia, acabando con la tutela y la Corte Suprema de Justicia, el organismo que hoy investiga a Álvaro Uribe, tocarían la JEP. Eso sí sería lo más parecido a la Venezuela que tenemos hoy.

¿El decir que Colombia debe elegir entre la paz y la guerra no es también entrar en ese juego del miedo para ganar votos?

Es una realidad. Claro que sí produce miedo volver a la guerra, a quién no le produce. Por eso decimos, del lado nuestro está la posibilidad de la reconciliación e incluso la posibilidad de sentarnos con los uribistas que nunca quisieron apoyar la paz para que, sobre unas bases comunes, nos pensemos un proyecto de país común.

Se ha notado en los últimos días más moderación en el discurso de Petro, ¿qué opina de este cambio?

Creo que Gustavo no ha matizado el discurso, lo que ha hecho es que, como ha habido acuerdos programáticos, ha habido elementos que hay que incorporar en la tarea, porque si nos estamos tomando en serio el sentarnos con el pueblo, con las víctimas de este país, pues hay elementos que hay que recoger y, por supuesto, en esta medida se han ido replanteando. Creemos que el diálogo es una palabra que transita y que da la posibilidad de transformar posiciones sin que se pierda el corazón del proyecto.

Usted es psicóloga, ¿qué diagnóstico le hace a Colombia?

El sociólogo (Orlando) Fals Borda decía que este país necesita una terapéutica integral, eso es lo que yo creo que necesitamos. Esa terapéutica tiene una base que es la catarsis, el trabajo sobre las emociones que creo que es la tarea fundamental, que se debe hacer en casa, en los medios, en la escuela, en el barrio, para desanclarnos del odio y del resentimiento, reconociendo que hay un dolor legítimo y que el perdón es de las víctimas, pero creando las condiciones para la reconciliación. Ese es el enorme reto y eso pasa, por supuesto, por dejar de ser uno de los países más desiguales.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad