¿Cómo se moverá el ajedrez de las alianzas para elegir Presidente?
Elecciones presidenciales 2018

¿Cómo se moverá el ajedrez de las alianzas para elegir Presidente?

Enero 21, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Kendry Serrano, Colprensa
¿Cómo se moverá el ajedrez de las alianzas para elegir Presidente?

A casi cuatro meses de la cita electoral presidencial y a un día de que venza el plazo para reportar ante la Registraduría los sectores que harán consultas de cara a esas elecciones, el panorama aún no es del todo claro, aunque las alianzas personales o de partidos parecen ser la opción de los diferentes sectores políticos.

Es así como en el escenario electoral hay un pacto de derecha con fracturas internas, uno de centro que luce fuerte y otro de izquierda que quiere ampliarse. Pero también hay candidatos independientes, como Germán Vargas Lleras, que no se arriesga a unir sus fuerzas a otras banderas electorales, pese a que no lo descarta del todo.

Es por esto que la incertidumbre sigue siendo el principal diagnóstico de los expertos en la materia, debido a que el mapa electoral aún no se termina de formar y en estos momentos resulta difícil predecir quién es el aspirante con mayor probabilidad de ganar.

Lo cierto, coinciden la mayoría de analistas, es que lo más probable es que haya segunda vuelta presidencial y que las elecciones para el Congreso de la República inclinen el panorama electoral para el primer cargo del país.

Lea también: Clara López sigue en el ‘coqueteo’ a De la Calle

Para Yann Basset, director del Observatorio de Procesos Electorales de la Universidad del Rosario, el panorama está bastante fragmentado porque hay muchas candidaturas. “No están las cerca de 50 que se habían anunciado, pero en general hay muchas”, afirma el analista.

Sin embargo, considera que en el escenario que hay hasta el momento no se puede hablar de unas elecciones de verdaderas coaliciones, porque a los partidos políticos se les dificulta hacer alianzas. “Lo que estamos viendo son pactos entre personalidades que individualmente quieren tener un papel importante en las elecciones”, dice y agrega que tiene mucho que ver con la situación actual de los partidos políticos y con la tendencia individualista de la política colombiana.

Coincide con Basset el experto en política Víctor De Currea Lugo, quien afirma que el problema de las coaliciones es que en sí mismas no son reales ni comparten ideales o bandera políticas.

“No se están haciendo con voluntad de avanzar a una solución o de crear alternativas, sino a conveniencia política, por eso podemos ver algunas fracturas en ellas. Es un problema de egos tanto de izquierda como de derecha y eso hace que estas coaliciones sean peligrosas”, indica.

Bibiana Clavijo, experta en marketing electoral, opina que aún se siguen midiendo las fuerzas de cada una de las candidaturas, pero que las coaliciones que se hagan se convertirán en opciones fijas, debido al poco tiempo que les queda para hacer campañas y medirse con otras fuerzas en las encuestas y medios de comunicación.

“Lo único certero hasta el momento es que la derecha no va a permitir que las presidenciales se definan durante la primera vuelta”, señala.

“El panorama todavía se ve opaco, pese a que hay algunas tendencias más claras. Podemos decir que estas son las elecciones más confusas que hemos tenido en los últimos tiempos. Antes, las tendencias políticas eran pocas, ahora son muchas y por eso es difícil hacer coaliciones fuertes. Esto produce un clima de incertidumbre”, dice, a su vez, el analista Enrique Serrano.

Clara López y Gustavo Petro

Alianza de izquierda. Clara López y Gustavo Petro, candidatos presidenciales, han trabajado juntos desde la Alcaldía de Bogotá Humana.

Archivo de El País

Quién es quien

La Coalición Colombia, que encabeza el exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo, del movimiento Compromiso Ciudadano, reúne la fuerza electoral de la senadora Claudia López, de la Alianza Verde, y del congresista del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo. Este pacto es uno de los que mayor fuerza tiene, pero a la vez le hace falta ganar más popularidad, coinciden expertos.Yann Basset considera que esta es la única coalición firme que hay en el escenario electoral de estos momentos, porque es la única que reúne a tres fuerzas políticas reales: “Todos los candidatos son conscientes de la necesidad de crear alianzas, pero lo están haciendo más como un mecanismo para direccionar sus candidaturas, más allá de hacer una organización con un programa común. Los únicos que lo tiene son la Coalición Colombia”.

Bibiana Clavijo opina que en adelante las alianzas deben mantenerse firmes, como la que encabeza Fajardo, quien ha dicho que no piensa invitar a más candidatos a participar en su movimiento. “Sin embargo, si más adelante se llegan a configurar otras alianzas, quien llegue debe tener claro que el candidato a la Presidencia es Fajardo. Ni en la derecha se puede presentar una alianza tan sólida como esta”.

De Currea Lugo dice que Coalición Colombia es interesante debido a que el exgobernador logra canalizar un sentido de novedad. “No es un político que se asocie fácilmente con las viejas castas y, por otro lado, Claudia López ha sido históricamente una luchadora contra la corrupción. Robledo es un político al que hay que reconocerle su rigurosidad académica y política. Entonces, esta coalición le ofrece una alternativa agradable a un gran sector de la población”.

Pero para Enrique Serrano Fajardo es un candidato “recién inventado que hace varios años es conocido en su región, pero que a nivel nacional apenas se está dando a conocer” y que la gente aún no termina de asimilar porque su alianza con la izquierda resulta muy “gaseosa”.

En cuanto al pacto de derecha entre los expresidentes Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, que involucra a Marta Lucía Ramírez, Iván Duque y al exprocurador Alejandro Ordóñez, y que fue una de las primeras en anunciarse durante el 2017, ahora está prácticamente indefinida.

De hecho solo hoy se sabrá si llegan a una consulta interpartidista para definir quién será el candidato presidencial, tal como lo anunció Ramírez al término de una intensa semana en la que se cruzaron cartas de lado y lado, y ella y Duque optaron por poner el tema de Venezuela en el centro de la actual campaña colombiana.

Dice Basset que las dificultades en esta alianza son evidentes y afirma que en este caso no se puede hablar de coalición porque no tienen una estructura sólida, sino que son un conjunto de personalidades unidas que buscan sus propios intereses.

“El único partido que está involucrado en este pacto es el Centro Democrático con Iván Duque. Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez son personalidades que no representan los ideales de una colectividad, por lo tanto no son una coalición real”, agrega.

De igual forma, Clavijo sostiene que la derecha seguirá teniendo problemas hasta que lleguen a primera vuelta y se den cuenta de que no alcanzan el porcentaje para pasar a la segunda.

“Entonces tendrán que hacer una estrategia para lanzar una candidatura mucho más sólida y darles la pelea a los progresistas, que se mantienen firmes en su candidatura y cuentan con el respaldo de un buen sector de la opinión pública. Solo bajo esa situación dejarán de tener los conflictos que hasta ahora vienen presentando”, indica.

De Currea Lugo opina que el problema de la alianza de derecha radica en que el senador Uribe quiso incluir al exprocurador en la coalición para partir el voto de los conservadores entre este y Marta Lucía Ramírez, para que al final gane Iván Duque, su ungido.

“La alianza de derecha tiene varios problemas y el más importante es su dependencia indirecta de Uribe, que en gran medida representa una época ya pasada. Él no entiende que debe mantenerse un poco al margen. Duque es un candidato muy reciente que no produce una convicción fuerte. El Centro Democrático se equivocó porque Rafael Nieto era quien más producía reacción entre la gente. Iván Duque no representa a la mayoría de población que simpatiza con el uribismo, que está en un promedio de edad de 40 años”, dice Serrano.

¿Y la izquierda?

La alianza formada por la exministra Clara López, el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro y el exalcalde de Santa Marta Carlos Caicedo parece no tener la suficiente fuerza para mantenerse en el panorama electoral.

Así lo manifiesta Enrique Serrano, quien afirma que el problema de la izquierda es que está desacreditada en toda Latinaomérica. “La caída del chavismo y todos los fenómenos que trajo la izquierda a estos países hicieron un daño irreversible y la izquierda colombiana no puede aparentar ser invencible a esto”.

Además, señala el analista, la figura de Clara López nunca ha recogido atracción popular. “Ni siquiera cuando era alcaldesa. Ella ha llegado a la política de manera indirecta y así mismo se ha salido. Claramente Robledo, que está en la Coalición Colombia, barre con ella en materia de popularidad. Esta señora no tiene ningún chance, porque su alianza con el Gobierno de Santos tampoco le sirvió de nada”.

Para De Currea Lugo, llama la atención que tanto López y Petro hayan sido del Polo Democrático en el pasado y que ahora se hayan sumado a Caicedo, un hombre de provincia. “Esto es importante, pero siento que esta alianza peligra porque incluso las políticas que defendió López como ministra eran contradictorias a las ideas del mismo Polo Democrático y de la izquierda. Entonces, su participación en esta alianza se podría leer más como un oportunismo político”.

Otra de las fuerzas políticas consideradas como de las más fuertes, señala Yann Basset, es la del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, que aunque goza de muchos apoyos, no cree que pueda optar por una coalición real.

“Lo que tiene es apoyo de varios sectores, pero el hecho de que haya decidido presentar su candidatura de manera individual muestra la dificultad que tiene en formar una coalición porque no quiere depender de otra fuerza política”, explica el experto.

Sin embargo, Bibiana Clavijo indica que, pese a que Vargas Lleras se presentó independiente, sigue siendo una ficha de la derecha con grandes posibilidades. “Recordemos que Álvaro Uribe no lo ha descartado como candidato todavía, pese a que se la jugó por Duque como candidato oficial”.

Según De Currea, Vargas “es una vergüenza” y el hecho de que Cambio Radical se adhiera a su campaña después de haberse inscrito por firmas lo que refleja es un juego “oportunista de su parte y su forma de hacer política”. “Se les olvida que la discusión tan grande que hay dentro de Cambio Radical sobre el tema de corrupción no es gratuita”.

Serrano manifiesta que Vargas Lleras no está tan fuerte como se pensó en un principio. “Él pensó que estar agazapado durante un tiempo lo iba a favorecer, pero no ha sido así. Tampoco le ayuda que su fórmula se parezca a la de Iván Duque y que al mismo tiempo envíe un mensaje implícito de alianza con el uribismo. Sabe que el caudal de votos de la derecha es grande, pero la misma derecha no lo desvincula de Santos porque se abanderó de muchos procesos de ese Gobierno”.

En cuanto a la situación de Humberto De la Calle, los analistas opinan que la bandera de la paz no le favorece porque gran parte de la ciudadanía está cansada de ese discurso.

“Arrastra los problemas del Gobierno de Santos y desafortunadamente, en este momento, la paz es un discurso marginal. La guerra sigue siendo una carta electoral más fuerte”, dice De Currea.

Recuerde

Según el calendario de la Registraduría Nacional del Estado Civil, solo hasta el 27 de enero empezará formalmente la campaña presidencial, es decir, cuatro meses de la jornada electoral.

Entre tanto, mañana vence el plazo fijado por la Registraduría Nacional del Estado Civil para que los partidos anuncien e inscriban sus coaliciones de cara a las elecciones presidenciales.

La consulta interpartidista se llevará a cabo en la jornada del 11 de marzo, cuando también se hará la escogencia del nuevo Congreso de la República.

Sigue la fractura

“Primero que el doctor Ordóñez nos explique su investigación por comprar votos de (Leonidas) Bustos y otros magistrados para la Procuraduría y ahí vamos viendo”.

Así, con tono fuerte, Camilo Gómez, compromisario del pastranismo en la alianza con la derecha, arremetió contra el exprocurador y contra Iván Duque por el aparente acuerdo que ya habría para hacer una consulta entre ellos, desconociendo a Marta Lucía Ramírez.

Las declaraciones se dieron el viernes, cuando Ramírez arribó procedente de Venezuela, cuando Gómez agregó que se ve muy mal que en la coalición le este “haciendo gavilla a una mujer”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad