"Ahora somos la segunda fuerza política de la región": Duvalier Sánchez sobre Coalición Colombia
Elecciones presidenciales 2018

"Ahora somos la segunda fuerza política de la región": Duvalier Sánchez sobre Coalición Colombia

Mayo 30, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Olga Lucía Criollo / Reportera de El País
Duvalier Sánchez

Duvalier Sánchez, gerente de campaña de Fajardo en el Valle.

Cortesía para El País

Jorge Iván Ospina se debería declarar vetado para opinar sobre el futuro de los votos de Sergio Fajardo, porque él tomó su propia decisión hace mucho tiempo, es un irrespeto que venga a hacer de lobista de Petro en el partido”.

Con estas palabras, Duvalier Sánchez, gerente de campaña en el Valle del Cauca del excandidato antioqueño a la Presidencia, se refirió al papel del exalcalde Cali en las deliberaciones que la Coalición Colombia está teniendo para definir su accionar de cara a la segunda vuelta.

El caleño destacó las razones por las que Fajardo obtuvo la mayor votación en el Cali el domingo pasado.

¿Cuatro días después, qué prima, la ‘tusa’ porque Sergio Fajardo no pasó a segunda vuelta o la alegría porque su campaña ganó en Cali?

Es como un sancocho de sentimientos, da mucha tristeza estar tan cerca de ganar la Presidencia y quedarnos por fuera de la segunda vuelta, sobre todo por cómo hicimos la campaña, pero también da emoción y sentido de orgullo ver cómo la gente en la calle dice ‘lo hicieron muy bien, de verdad nos dieron una lección a todos los que no creíamos’. Es lo que somos, la fuerza de la esperanza, que fue levantarnos todos los días, sin importar las encuestas, y construir esta campaña hasta el último día, con un mensaje de transformación, de ruptura con la política tradicional. El país demostró que hay un 30 % que está a la derecha, con la maquinaria; un 30 % que está a la izquierda y un centro político programático que tiene una forma de hacer política ciudadana, libre, con propuestas, sin dogmatismo, a la cual la gente le apuesta y vota y eso somos nosotros, el nuevo centro político de este país.

Lea también: 'Divisiones entre 'los verdes' tras invitación de Petro de "cogobernar" con Fajardo'.

¿Cuál fue la clave del éxito en Cali?

Que en Cali se viene consolidando un proceso político de renovación desde el 2010, cuando estuvimos con la Ola Verde y que hoy logra madurez y tener un resultado contundente y no es coincidencia, porque en las elecciones pasadas tuvimos a Catalina Ortiz como representante a la Cámara con 32 mil votos, 25 mil en Cali, netamente de ciudadanos libres, de opinión, que creyeron en esta forma de hacer política, y en las locales del 2015 también tuvimos resultados impresionantes.

El Verde sigue creciendo y ahora, como Coalición Colombia, lo que se da es que la victoria en Cali, como una demostración de que aquí se están buscando procesos de liderazgo diferentes, que pongan a soñar la región con otra forma de hacer política y de gobernar la ciudad. Lo de Cali es un mensaje para las maquinarias, que ya no le responden a la ciudadanía y que además la izquierda tiene una porción, pero que nosotros estamos consolidando un acuerdo ciudadano que va a pelear más Concejo, y va por Asamblea, por Alcaldía de Cali y Gobernación. En el Valle sí que se ve la distribución pareja, todos quedamos al 1 % de diferencia y nosotros somos la segunda fuerza política de la región y para eso vamos a trabajar, y el 2019 es hoy.

"Hay que hacer política pensando en que la división, el sectarismo, los odios y las venganzas van a dejar un país con más dificultades de poderlo reconciliar",
Duvalier Sánchez,
gerente de campaña de Fajardo en el Valle.

¿Esperaban ese caudal de votos?

Sí, lo que pasa es que nos tomó tiempo explicar esta forma de hacer política, que es serena, tranquila, que entiende al ciudadano, que no llena plazas ni buses, sino que va a los semáforos, a la calle. Cambiamos el paradigma de cómo se hacían las campañas: hay que entender el problema de la sociedad, hablar con las comunidades, no es la visión del político que todo lo sabe, que está en la tarina, es hacer política sin entrar en el sectarismo, la pelea, la trinchera. Nos desmarcamos de todo eso y dijimos ‘queremos un país donde podamos competir sin herirnos y después gobernar con la capacidad de unirnos, sin hacernos daño en lo personal, soñar una Colombia que se pueda reconciliar y que le apueste a lo programático más que a lo dogmático, a la ética, la moral y los principios del bien común.

Usted, coordinador de la campaña de la Coalición Colombia en el Valle, pero también político, ¿ya sabe cómo va a votar el 17 de junio?

He hecho tres reflexiones: primero, agradecerle a la gente que iba a la sede en los municipios y en los barrios, se llevaban el material y lo distribuían con amor y con ganas; inmensa gratitud por creer y porque aun hoy, después de la derrota, quieren seguir perteneciendo a este proyecto político. Lo segundo, es irrespetuoso y no se entiende bien creer que uno direcciona los votos o que estos son votos amarrados, la gente solo va a estar con nosotros mientras seamos coherentes, consistentes y mantengamos los principios y eso quiere decir: respetemos que son libres, el votante de la fuerza de la esperanza de Sergio Fajardo, de Claudia López, de Antanas, de Robledo, de la Coalición Colombia es un votante libre, digno, democrático, reflexivo y sereno. Y tercero, mi mensaje es para los que pasaron a segunda vuelta: tienen que hacer un esfuerzo por interpretar esos 4,6 millones de colombianos, estos 500 mil votos del Valle y responderles, y así como estuvieron para nosotros, pueden estar para ellos, pero esto es como en el fútbol los equipos que pasen a la final no le pueden pedir a los de la semifinal que vengan a ayudarlos, no, tienen que jugar el partido y de la mejor manera.

Lea también: '¿Cambió el mapa político del Valle con los resultados de las presidenciales?, vea aquí el análisis'.

¿Y qué cree que van a hacer esas 500.000 personas que votaron por Fajardo en el Valle del Cauca?

Creo que un gran porcentaje de ellos ya tomó su decisión, porque es una ciudadanía totalmente libre, que creyó en nosotros por la fuerza de las ideas, no son personas que estén amarradas a nosotros por contratos ni por expectativas de repartición de puestos, nada que tenga que ver con lo tradicional, nosotros rompemos con todo el bipartidismo y todas las malas prácticas de la política. Ellos no van a esperar un direccionamiento, no pueden esperar que los direccionemos al mejor estilo de un gamonal tradicional, eso no pasa en esta forma de hacer política.

Pero las directivas de la Coalición siguen deliberando en Bogotá, ¿qué cree que definirán al final?

Creo que las directivas tienen que respetar a este electorado y dejarlo decidir. Tenemos que interpretar muy bien lo que pasó, no podemos cometer el error de la Ola Verde, que fue no tomarnos el tiempo para entender estos procesos. En el Valle tenemos que entender esos 500 mil votantes, ganamos en cuatro ciudades y quedamos de segundos en 17 municipios. Eso somos y se va a seguir consolidando, si lo interpretamos bien y si podemos dar una respuesta clara sobre eso. Muchos directivos ya estaban con Petro y fueron desleales al partido y al apoyo que le dimos a Fajardo en el Partido Verde y no deberían ni siquiera estar en esta discusión.

¿Está hablando de Jorge Iván Ospina que, siendo presidente del partido, promueve la adhesión a Petro?

Jorge Iván Ospina tomó su decisión desde enero o febrero de no jugarse de lleno con la campaña de Fajardo, sino de tener una postura bastante frívola y alejada y creo que lo hizo con todo cálculo político. Uno lo puede ver en sus redes sociales, nunca hubo una expresión pública donde se demuestre que estaba comprometido con la candidatura de Fajardo y Claudia López y con la Coalición Colombia. Hizo presencia en algunos eventos, pero no como el presidente del partido. Tiene una gran deuda con nuestra campaña a la Presidencia y tiene que asumir el costo político de eso con esta ciudadanía, que se lo va a cobrar, porque la fuerza de la esperanza la representamos quienes nos fuimos a la calle y dirigimos esta campaña, que fue Nicolás Suárez, Catalina Ortiz, Camilo Cuadros, Michell Maya y yo, y toda una fuerza de jóvenes voluntarios, que son el gran poder que hoy queremos cuidar, proteger y seguir inspirando, no lo otro. Lo otro ya va de salida. Nosotros venimos a ocupar el nuevo centro político y los espacios de poder en el Valle y en el país.

Entonces está de acuerdo con Angélica Lozano, que dice que él no tiene autoridad moral para decidir para dónde deben ir los votos de Fajardo el 17 de junio?

Él se debería declarar vetado para opinar sobre el tema, porque tomó su propia decisión hace mucho tiempo, entonces es un irrespeto que venga a hacer de lobista de Petro en el partido, porque muchos van a votar por Petro libremente, no necesitan que le ayuden. Lo que hace Jorge Iván es venir a hacer el trabajo, cuando todo el mundo sabe cuál es su posición, pero además con la gravedad que lo hace desde el cálculo político y no desde el respeto a la decisión que tomó la institucionalidad, siendo aún el presidente del partido.

¿Cree que él lo hace pensando en ser candidato a la Alcaldía de Cali?

Jorge Iván ha manifestado públicamente que quiere ser candidato, y creo que está haciendo las cuentas en el sentido de la política tradicional, ver dónde suma más, pero quiero dejar claro que eso no representa la fuerza de la esperanza que asumió la responsabilidad de sacar adelante esta campaña y de poner a Fajardo de primero en Cali.

¿O sea que, en sus cálculos, Ospina no debe sumar como suyos los votos que sacó Fajardo en la ciudad?

Los 284.000 votos que sacamos, cada uno le pertenece a la fuerza de la esperanza y no representa nada del sector que estuvo con Petro en el partido. Además, el único comité que no funcionó bien en esta campaña fue el político, contrario al comité de movilización ciudadana, al de movilización digital y al programático. La clase política no daba un peso por esta campaña, no nos tenían en las cuentas, pero la capacidad que tenemos de conectarnos con la nueva ciudadanía es muy grande y es lo que nos va a llevar a las locales, los 500.000 del Valle, en Buga, Palmira, Jamundí, en Cali, nos convierte en una fuerza muy potente y en la que más potencial tiene para crecer, porque la derecha tradicional y la izquierda van seguir siendo ellos, pero la única fuerza política que crece en el Valle del Cauca es esta, que configura la Coalición Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad