Las mujeres vallecaucanas que buscan llegar al Congreso
Elecciones al congreso 2018

Las mujeres vallecaucanas que buscan llegar al Congreso

Marzo 07, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Kelly Sánchez / Reportera de El País
Candidatas Senado

Catalina Ortiz, Jessica Echeverry, Guillermina Bravo y Aura Isabel Granada

El País

Más de sesenta mujeres aspiran a representar al Valle del Cauca en el próximo Congreso de la República.

Dos de ellas le están apostando a una curul en el Senado, en tanto que otras tres encabezan igual número de las 154 listas conformadas para la Cámara de Representantes en el departamento.

Aura Isabel Granada Sánchez, de la Alianza Verde, una de las dos cartas de la región al Senado, y es optimista del futuro femenino en la política:

“Colombia es un país que desde la Constitución de 1991 le dio la apertura a la mujer y también a través de la ley que hizo que todos los partidos debían tener un 30 % de participación femenina. Vemos que la mujer en la política ha tenido una incursión importante”.

La otra candidata a esa corporación es Aydee Cuero Martínez, de Todos Somos Colombia, para quien su arribo al Congreso representaría “una oportunidad, entre una millonada de habitantes, para representar a las mujeres”. Sin embargo, considera que aún muchas de ellas se resisten a que otra mujer las gobierne “y eso debe empezar a cambiar”, porque las mujeres necesitan un reconocimiento mayor en todas las esferas de la sociedad.

A su vez, Guillermina Bravo, cabeza de lista del movimiento Mira a la Cámara y quien ya ha ocupado esa dignidad, dice que su rol como mujer afro ha sido importante “porque permite incidir en las mujeres para que haya políticas públicas que les favorezcan y proyectos de ley que las ayuden a mejorar sus condiciones”.

Sostiene que quiere regresar a la Cámara porque considera necesario continuar trabajando contra la violencia de género y la discriminación étnica contra las mujeres afro.

De igual forma, Catalina Ortiz, quien encabeza la lista a esa corporación por los Verdes, tiene claro que la representación femenina no es un favor, sino un derecho ganado, y que además enriquece el debate.

Pero lamenta que “tenemos que lidiar con una parte de la vida familiar y eso hace que tengamos menos tiempo para participar”, por lo que abogó porque se cambien los roles tradicionales que impiden que las mujeres desarrollen todo su potencial político.

Por su parte, Jessica Echeverry, cabeza de lista a la Cámara por Cambio Radical, manifiesta que “cada día las mujeres venimos ganando una posición mas representativa en los temas políticos y de gobierno debido a las altas capacidades que hemos venido demostrando en los diferentes espacios públicos”.

Lea también: Lanzan aplicación móvil para conocer en detalle a los candidatos al Congreso

Alba Rocío Estacio Losada quiere llegar al Congreso en nombre del Partido Liberal como un reto que, para muchos, “no está hecho para las mujeres, por el machismo aún imperante en la sociedad” insiste en que a ellas se les siguen cerrando las posibilidades que los hombres han acaparado.

En el mismo sentido, Nelssy Piedad Varela, candidata del Centro Democrático a la Cámara, cree importante que cada día más mujeres participen de las grandes decisiones del país: “Poco a poco se ha ido progresando en la obtención de una representación, no suficiente, pero sí, por lo menos, digna”.

Entre tanto, María Lucelly Urbano, una de las apuestas del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común a esa corporación, manifiesta que su postulación es una oportunidad, no solo como mujer, sino como excombatiente, para poder representar a más de la mitad de los colombianos que pertenecen al género femenino.

Francia Elena Márquez, quien también aspira a un escaño en la Cámara de Representantes, pero mediante la circunscripción especial para comunidades afrodescendientes, en nombre del Consejo Comunitario del Río Yurumanguí, afirma que desde que a las mujeres les reconocieron el derecho al voto, este se ha usado para “mantener un sistema patriarcal, capitalista y racista”. “Tenemos que usar el poder electoral no solo eligiendo, sino siendo elegidas. Nos enseñaron que la política era de los hombres. Hoy tenemos que cambiar esa visión”, asegura.

Natalia Lasso, aspirante por Colombia Justa Libres, dice que “como mujeres hemos luchado por el bienestar de nuestras familias, sabemos cuáles son sus necesidades y las hemos sacado adelante, estamos perfectamente diseñadas y capacitadas para dirigir los asuntos del país en igualdad de condiciones”.

Otras candidatas de la región

Por Mira también aspiran a la Cámara Martha Cecilia Zúñiga, Olga Lucía Olaya, Blanca Cecilia Gil, Ángela María Lufan, María Betty Cardona y Nancy Yaneth Marín.

Por el Partido de la U, Carmenza Delgado, Magnolia Tobón, Norma Hurtado, Alba Mery Bartolo, Melba Lucía Ríos, Sandra Milena Sedas y Esperanza Delgado.

Colombia Justa Libres va igualmente Lisbeth Buriticá y por la Alianza Social Independiente, ASI, están Mirlelly González, Yuri Verónica Franco, Victoria Eugenia Abadía y Martha Lucía Quinchía.

Alianza Verde cuenta también con Tatiana Zambrano, María Inés Chamorro y Ana Cristina Paz.

Por Cambio Radical figuran igualmente Gloria María Hurtado, Luz Marina Franco, Gladys Arcila y Eliana A. Bedoya, y por el Centro Democrático están de igual forma atalia Bedoya, Carolina Escobar y Erika Marcela Duque.

Por el Partido Conservador aspiran Diana Marcela Molina, Liliana Álvarez, Edith Mutiz, Leidy Tatiana Palacios.

En el listado de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, Farc, están también María Edith Patiño, Emilce Muñoz, Luisa Fernanda Jaramillo y Gisela Díaz.

En el Partido Liberal están igualmente Adriana Gómez, Patricia López y Carolina Ortega.

En el listado del Polo Democrático a la Cámara de Representantes están Fanny Moreno Rojas, Cristel Dayana Restrepo, Lina María Mina y María Fernanda Umaña.

Y, finalmente, el Partido Somos le apostó a la inscripción de Esther Cecilia Victoria, Tulia María de las Mercedes y Sandra Inés Cano Palacio.

“Contra viento y marido”

Para la politóloga Rosalía Correa, cada vez más la sociedad abre posibilidades para la mujeres, sin embargo, aún estas debe cumplir con los roles de ser madres y esposas, al tiempo que procuran integrarse a la esfera pública.

“La política demanda mucho tiempo. La mujer debe decidir qué privilegiar y muchas no están preparadas para dejar la casa. Otras deciden hacerlo contra viento y marido”, dice la experta.

Correa expresa su de desacuerdo con la Ley de Cuotas, que obliga a los partidos políticos a que sus listas deben estar integradas al menos en un 30 % por mujeres.

Según manifiesta, “los partidos, por cumplir con la cuota que les exigen, le pagan a cualquier mujer que no tenga nada qué ver con política solo por meter un relleno, no como una verdadera apuesta política”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad