Zona Franca del Pacífico se blindó contra el invierno

Septiembre 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Zona Franca del Pacífico se blindó contra el invierno

Parque industrial. Las obras del dique de protección contra futuras inundaciones costaron $11.000 millones.

Un dique de protección que rodea todo el complejo le brindará seguridad a las empresas que están asentadas y a las que llegarán próximamente.

El parque industrial privado se ‘blindó’ contra futuras inundaciones mediante un dique de protección que rodea todo el complejo, lo que les brindará seguridad a las empresas que están asentadas y a las que llegarán próximamente.El jarillón ya quedó listo. Tiene una extensión de 3,2 kilómetros y demandó una inversión de entre $11.000 millones y $12.000 millones, los cuales se cancelaron con préstamos que hizo la Zona Franca del Pacífico en la banca y en Findeter, así como con recursos de los copropietarios del parque, informó Bertha Cecilia Rojas, gerente de la entidad.La construcción del muro, cuya altura es superior a los cuatro metros, duró un poco más de seis meses y estuvo a cargo de la firma Sainc. El diseño lo hizo la compañía HMV ingenieros, organización con 50 años de experiencia en ese tipo de obras, y la interventoría la realizó Cesco.“Cumplimos con un diseño serio y responsable, concertado con la autoridad ambiental y el entorno, que además es modelo en todo el país, según el informe que presentó la empresa holandesa Royal Haskoning”, dijo la señora Rojas.El diseño y construcción del muro de protección tuvo en cuenta el nivel de la última inundación que se reportó en el 2010 y con base en ello se definió que el jarillón quedara alrededor de un metro más alto. Otro de los logros que reportó la zona franca es que las companías de seguros ampliaron las coberturas a todos los usuarios del parque industrial. Eso quiere decir que las pólizas tienen ahora cobertura de anegación, lo que brinda una mayor tranquilidad a los empresarios.Uno de ellos, William Kappaz, presidente de Termovalle, explicó que ahora se siente más tranquilo y seguro. “Nos volvimos a enfocar en nuestro negocio”, señaló.Una opinión similar entregó el gerente general de la empresa americana Sweetsol, dedicada a la producción y comercialización de confites, Peter McCabe, “la verdad es que hay que reconocer el trabajo y esfuerzo de la zona franca por recuperar el parque”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad