¿Y qué podemos esperar del dólar para final de año?

¿Y qué podemos esperar del dólar para final de año?

Julio 21, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Este año la divisa se ha convertido en el mejor aliado de los exportadores. Pero los expertos advierten que es un momento para desarrollar otro tipo de ventajas. ¿Seguirá subiendo la divisa? Hablan los analistas.

Las expectativas de los analistas económicos sobre la Tasa Representativa del Mercado, TRM, es que esta se mantenga en un promedio de $2500 para finales del 2015.

Eso significa, según Juana Téllez, jefe de investigaciones económicas del banco Bbva, que el país continuará con un dólar alto, perspectiva que le permite a las industrias nacional y regional planear sus negocios en el mediano y largo plazos con base en una divisa que se mantendrá con un mejor precio.

Para la analista, es momento para que los empresarios salgan a buscar negocios o consoliden los mercado externos, dado que tienen la ventaja de ser más competitivos por la tasa de cambio, por ejemplo, la devaluación del peso ha sido de 11 % este año y más de 40 % frente al inicio del 2014.

Es decir, los productos nacionales resultan ahora más económicos en el mercado mundial y las empresas, a su vez, reciben más pesos por cada dólar.  

“Llevamos un poco más de año de devaluación, deberíamos empezar a sentir un mejoramiento en las exportaciones y los empresarios deben entender que en el largo plazo el dólar estará más alto”, dijo.

Agregó que las condiciones están dadas para encontrar negocios, pues la economía de Estados Unidos ha tomado mejor ritmo, y este país es uno de los principales clientes de la industria nacional. Asimismo, también se registra un mejoramiento de Europa, destino al que los empresarios vallecaucanos están llegando.

[[nid:447584;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/07/dolar500.jpg;full;{}]]

Para Julio César Alonso, director del Centro Internacional de Economía y Finanzas, Cienfi, de la Universidad Icesi, el principal efecto de un dólar alto es la recuperación de las exportaciones y coincide en que ese impacto no se siente de un día para otro, pero que es posible que comience a reflejarse en las ventas internacionales para finales de año y con ello vuelva a crecer sus ventas externas como en el 2014. 

“Debemos tener en cuenta que no somos la única moneda que se ha devaluado frente al dólar, por eso algunos productos importados no han tenido aumentos significativos de precios, en especial los que provienen de economías como la de México o Corea que sufren el mismo fenómeno que Colombia”, afirmó el analista, por lo que considera que la industria todavía puede hacer algunas compras internacionales a mejores costos que le permitan dar valor agregado a sus productos y fortalecer sus exportaciones.

El Director del Cienfi destacó que los empresarios locales también pueden verse beneficiados de un dólar alto por el mayor consumo de los vallecaucanos y por el reemplazo de compras externas por nacionales.

Los hogares del departamento reciben el 30 % del total de remesas que envían las familias radicadas en el exterior a Colombia, y por efecto de la tasa de cambio esos ingresos están creciendo de manera significativa.

El año pasado las familias del Valle recibieron US$1203,6 millones y en el primer trimestre del 2015 la cifra va en US$298 millones, monto que en pesos significa que los hogares recibieron unos $200.000 millones más que en el 2014, por efecto de la tasa de cambio, pues durante el primer trimestre del año la tasa de cambio valía en promedio $500 más que en igual lapso del 2014.

“Esto es clave porque es una mayor demanda de productos y servicios, lo que favorece a la industria y el comercio”, destacó el académico.

Reemplazar importaciones

Para Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, la coyuntura actual de un dólar más alto puede ser una oportunidad para la industria agrícola del país, en el sentido en que se puedan reemplazar algunas de las importaciones de alimentos que se han encarecido por la producción nacional.

“El país importa alrededor de 10,3 millones de toneladas, una cifra que nos  muestra que hay oportunidad para aumentar el consumo de productos nacionales, apostándole a los alimentos que por efecto de la tasa  pueden encarecerse”, destacó.

El 30 de julio del año pasado la tasa de cambio cerró en $1.853,30. Durante este mes la divisa tocó máximos de $2700, es decir, aumentó $800  frente al promedio de julio de 2014.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad