Volatilidad del dólar es lo que más preocupa: Presidente de la Andi

Volatilidad del dólar es lo que más preocupa: Presidente de la Andi

Diciembre 14, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Volatilidad del dólar es lo que más preocupa: Presidente de la Andi

Bruce Mac Master, presidente de la Andi.

Bruce Mac Master, presidente de la Andi, considera que el Banco de la República se demoró en reaccionar ante la inflación. Esperan concertar el mínimo.

La industria colombiana mostró al final del año los primeros indicios de su recuperación, con un crecimiento de 2,5 %  del Producto Interno Bruto (PIB).

Para Bruce Mac Master, presidente de la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), esto es un respiro,   pero no los deja tranquilos, pues   falta mucho para lograr una industria competitiva.

Destacó  además que por el bien del país, sería bueno llegar a una concertación del salario mínimo del 2016.

¿La industria está tomando un nuevo rumbo en el país?

Es bueno saber que después de quince meses reaparece un trimestre con datos positivos. No son particularmente altos, están en el 2,5 %, pero nos demuestra que  se puede estar rompiendo la tendencia que traíamos tan preocupante, pero eso no es que nos deje tranquilos. Estamos viendo el primer efecto de la tasa de cambio que es la sustitución de importaciones y todavía nos faltaría el segundo efecto, que verdaderamente produce desarrollo, que es el aumento de exportaciones y para tener condiciones de productividad  buenas, eso todavía está por verse  y lo que necesitamos es un sector exportado competitivo.

¿La recuperación de los últimos meses alcanza para terminar el año con crecimiento?

Yo creo que el año termina en positivo, seguramente el último trimestre también bueno, pero no es fácil revertir toda la tendencia. Para poder tener un año positivo nos tocará esperar el 2016, siempre y cuando se produzcan otros efectos que para nosotros serán muy importantes. Por ejemplo,  una reforma tributaria estructural para la competitividad, que ponga en marcha la  agenda de competitividad, de acuerdo con las propuestas de la Andi. Es decir, todavía no podemos decir que se trata de una situación estructural realmente buena, pero sí es un indicio bueno.

¿Por qué no se pueden 'cantar victoria'?

Porque como lo hemos venido diciendo, la competitividad se construye con una serie de decisiones de país que se deben adoptar para  hacer de la industria un propósito nacional, y cuando eso se logre seguramente tendremos condiciones para comportarnos mejor en los mercados internacionales y además tener un desarrollo basado en el mejoramiento industrial.

¿Las propuestas que ustedes pasaron al Gobierno han sido tomadas en cuenta?

El Gobierno sí está tomando en cuenta la mayoría de las recomendaciones, pero la más grande es poder insertar a Colombia en las cadenas globales de valor, ser capaces como país de producir  algunas de las cosas que consume el mundo  en forma masiva. Es una tarea comercial grande, además de ofrecer condiciones tributarias favorables, que no las tenemos, que contemos con la infraestructura que aún  no está disponible. Esa tarea nos falta hacerla.

El 2016 será un año difícil por  las tasas de interés altas, menos consumo. ¿se puede afectar el repunte de la industria?

El Banco de la República tendrá una inmensa responsabilidad en asegurar que todos los esfuerzos que se hagan por bajar la inflación no conduzcan a que haya un estancamiento de la economía y esa siempre ha sido una preocupación nuestra.  Hemos apoyado las decisiones del Banco con el supuesto primordial de que están siendo estrictos en medir que los efectos  del incremento en las tasas no se vayan a convertir en reducción de la actividad económica. Ahí sí estaríamos borrando con el codo lo que hicimos con la mano. En eso el país depende de los análisis del Banco de la República.

Es decir, ¿creen que la tasa de interés del Emisor no debe subir más?

Hay mucha especulación sobre el tema. Digamos que es una lástima que la inflación le cogiera ventaja a Colombia, de alguna forma el país estaba confiado que esta era una variable en total control y resulta que no fue así. De eso tuvimos indicios desde principio del año y creo que pudo haber sido un poco tarde la reacción del Banco, lo que nos condujo a tener choques más fuertes.

¿Qué les preocupa sobre la tasa de cambio?

Lo que es verdaderamente  nocivo para los negocios, no es la tasa de cambio alta, sino la volatilidad de la moneda. Lo que es factor de incertidumbre para los administradores es no saber si estará $100 más o menos. En la medida en que el mercado se estabilice podremos saber cuál es la tasa de equilibrio y eso ayudará mucho a los negocios.  En este momento tenemos una volatilidad que le hace la vida más difícil a los empresarios, inclusive para el que exporta,  porque no sabe cuando monetizar su exportación, hoy o mañana puede tener una diferencia de $100 y eso es mucha incertidumbre.

El país discute el salario mínimo del 2016, ¿la propuesta de la industria es de  verdad  inamovible?

No hemos dicho eso, algunas personas lo comentaron, pero no lo hemos expresado. Estamos en una mesa de concertación y lo que queremos es escuchar a todas las partes, la información del Gobierno, el Dane, el Banco, las centrales obreras con las cuales tenemos unas conversaciones fluidas. Ojalá puliéramos construir un acuerdo de salario mínimo concertado y sería un gran avance para el país.

¿De donde sale el 6,8 %?

De una serie de consideraciones  y temas  como mantener y mejorar un poco la capacidad adquisitiva de los trabajadores, pero al mismo tiempo mantener los niveles de empleo, la competitividad, asegurar que Colombia siga siendo un país donde logremos tener mayores empresas. La meta más importante de Colombia es disminuir la informalidad.

Algunos analistas dicen que un alza mayor afectaría el empleo...

Ese es el gran  cuidado que tenemos que tener los empresarios y las centrales obreras en la mesa de concertación. La meta que tenemos que lograr, y en eso tenemos responsabilidad todos los actores de la mesa, es recuperar la capacidad adquisitiva que hayan podido perder los trabajadores con la inflación y ojalá generar un poco más de capacidad, pero  al mismo tiempo mantener el nivel de empleo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad