Ventas por catálogo, un negocio que está creciendo en el país

Abril 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Paola Vergez Madiedo Reportera El País
Ventas por catálogo, un negocio que está creciendo en el país

La venta por catálogo se convirtió para Miriam Nieto (derecha), una madre cabeza de hogar, en un sostén económico efectivo para sacar a su familia adelante. Actualmente tiene a su cargo 120 consultoras.

Hoy, 14.000 personas viven de esta actividad, pero más de un millón se beneficia de manera indirecta. Historias.

Miriam Nieto es una mujer orgullosa. Hace dos años su hijo José Fernando recibió el título profesional de Comunicador Social en una acreditada universidad de Cali. Actualmente, él tiene su hogar y vive junto a su esposa e hija en Panamá.Para formar a su hijo y lograr la estabilidad económica que deseaba, esta madre cabeza de hogar tomó la decisión, hace nueve años, de independizarse.Acostumbrada a una “buena vida y empleos estables” como administradora de empresas, pero con el miedo de no ser aceptada en futuros trabajos por la edad, el panorama no era fácil y debía tomar una decisión que le permitiera tener buenos ingresos. Miriam deseaba además tener tiempo suficiente para compartir con su hijo.Inició como vendedora de Yanbal y con trabajo, persistencia para buscar nuevos clientes y dedicación en su negocio, en tres meses ascendió a directora. Actualmente, tiene 120 consultoras a su cargo. Para empezar probó los productos, luego tomó una lista de 100 personas entre familiares, amigos y conocidos, a los que recomendó los artículos. Esos fueron sus primeros compradores. Miriam descubrió que pese al temor de que los clientes dijeran que no o no pagaran, el negocio de las ventas por catálogo podría ser muy efectivo, trayéndole beneficios económicos e independencia, pero para ello el compromiso y la organización eran claves del éxito. Al principio como consultora, si tenía buenas ventas, podría generar ingresos de hasta $500.000 mensuales.“Como consultora se adquiere conocimientos e ingresos por ventas, pero cuando ya quiere ascender en la empresa viene la oportunidad de ganar tres veces más. Para lograrlo hay que tener un sueño y tratar de hacerlo realidad con pasión y compromiso”, expresa Nieto. La emprendedora mujer agrega que “si uno dedica aunque sea cuatro horas en el día, de lunes a viernes, a visitar a sus clientes, buscar más referidos y para cobranza, se puede ganar entre $800.000 y $1.000.000 y tener tiempo para atender el hogar”.La ganancia por producto vendido puede ser de entre el 20 % y el 30 %, dinero que Miriam ahora invierte solo en sus gustos personales ya que cumplió como madre y su única responsabilidad es con ella misma. En cuanto a seguridad social, indica que como independiente es muy importante organizarse financieramente para cubrir seguro médico y ahorrar la pensión, la cual en unos años será su principal entrada económica. Un negocio que no para de crecerEn años recientes, la venta directa se ha vuelto un negocio muy popular en el mundo. El principal mercado es AsiaPacífico con un 44 % de participación, luego Estados Unidos con el 19 %. Brasil es el líder en Latinoamérica con ventas que alcanzan hasta los US$10 billones por año y con 2 millones de personas en este negocio. En Colombia las ventas por catálogo se han convertido en una fuente de ingresos para muchas familias. Como Miriam, 14.000 colombianos más dependen de esta industria. Según datos registrados por la Asociación Colombiana de Venta Directa (Acovedi), esa es la cifra de empleos directos que genera el sector. Además, la Asociación añade que en el país los productos de cosméticos y cuidado personal equivalen al 59 % del mercado. La venta directa tiene presencia en Colombia desde hace unos 26 años, pero ha sido en la última década donde ha tomado mayor fuerza, con dos principales esquemas: la venta plana y el multinivel (ver nota anexa titulada Tipos de venta directa).Datos de Acovedi destacan que en el año 2012 este mercado generó US$2,9 billones en Colombia con un crecimiento promedio del 8 % al año en ventas.Voceros de la Asociación señalan entre las ventajas de la venta directa “la oportunidad para hombres y mujeres de organizar su vida económica como lo deseen, la posibilidad de obtener ingresos adicionales, flexibilidad en los horarios y baja inversión”. Sin embargo, la rentabilidad del negocio es proporcional al tiempo de dedicación, a la capacidad de venta de los consultores, a su nivel de convencimiento para atrapar nuevos clientes, al buen manejo de las cobranzas y a las metas personales propuestas.Para Alba Luz González, doble diamante de Amway (la categoría más alta de esta compañía en el país), cada vez más personas se involucran en el “mercadeo por redes” porque ven en él una oportunidad económica generosa que ofrece muchas posibilidades financieras. “Es efectiva, real y es una megatendencia”, menciona.Para la empresaria, la esencia del negocio está en soñar en grande y querer un mejor estilo de vida. “Lo más importante son las aspiraciones. Puede uno tener las oportunidades, pero es difícil si no cree en ellas”, agrega. Este tipo de comercio, presente en la mayor parte del país, tiene en Cundinamarca y el Valle del Cauca los mercados más desarrollados.Ingresos adicionalesPara muchas personas las ventas directas significan su sustento económico, para otras este mercado representa tan solo ingresos adicionales. Algunos colombianos optan por dedicarse a este negocio como una forma de tener ganancias suplementarias al tiempo que puedan abrir espacio a otras actividades.Es el caso de Ana Paola Madriñán, quien hasta hace poco más de un año destinaba sus días a representar la bandera tricolor en diferentes pistas de ciclismo de ruta del mundo. Por más de 15 años esta mujer vivió de competencia en competencia, de ciudad en ciudad, lo que equivalía a menos tiempo con su esposo y sus hijos de 7 y 12 años. “Quería hacer algo precisamente teniendo disponibilidad de tiempo, sin algo que me amarrara a cumplir un horario, ni ir a una oficina”, manifiesta la exciclista.Ana Paola, que era reacia a comprar productos por catálogo, probó los artículos de Natura, se enamoró de ellos y encontró en el negocio una salida económica adicional que le brindaba además la posibilidad de estar mayor tiempo en casa. Para ella el rendimiento en las ventas depende de mantener buenas relaciones públicas con gente de todos los medios donde esté en contacto. Fue así como el colegio de sus hijos, el edificio donde vive y el gimnasio al que asiste diariamente, se convirtieron en espacios para cultivar clientes.Aunque para Madriñán no representa su principal fuente financiera, comenta que muchas de las asesoras con las que se relaciona venden hasta tres catálogos diferentes para su sostén.Cifras de Acovedi indican que en Colombia más de un millón de personas, como Ana Paola, utilizan este negocio como una entrada adicional. La Asociación, que actualmente representa a 33 compañías de venta directa en Colombia, fue admitida desde septiembre de 1995 ante la Federación Mundial de Asociaciones de Venta Directa (WFDSA por sus siglas en inglés).Yanbal, Amway, Amelissa, Avon, L’bel, Herbalife, Natura, Duprée, Omnilife y Leonisa son algunas de las empresas afiliadas a Acovedi.Entre las ventajas de pertenecer a la Asociación está la de trabajar proactivamente frente a las posibles amenazas del sector, posicionar la imagen de las compañías ante diversos tipos de públicos y ser invitado a eventos nacionales e internacionales de capacitación. Por otra parte, desde diciembre fue sancionada la Ley 1700 de 2013, que posesiona la imagen del sector de venta directa bajo el marco legal colombiano, definiendo y regulando el desarrollo de las actividades ejercidas por este mercado.La preferencia por este tipo de comercio está en la relación cliente - vendedor. Aunque es un negocio de riesgo como cualquier otro, el éxito depende de la paciencia y esfuerzo de cada emprendedor.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad