Vender emociones antes que productos, la recomendación de experto a empresarios

Vender emociones antes que productos, la recomendación de experto a empresarios

Diciembre 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Katerine Mora Hoyos | Reportera de El País
Vender emociones antes que productos, la recomendación de experto a empresarios

Oscar Di Montigny es el gerente de Mercadeo e innovación del Banco Mediolanum de Italia, uno de los grupos bancarios más importantes de dicho país.

Oscar di Montigny, gerente de mercadeo de uno de los grupos bancarios más importantes de Italia, habla sobre emprendimiento

Vender emociones y valores antes que productos o servicios, de eso se trata hacer empresa actualmente. Eso es lo que dice Oscar di Montigny, gerente de mercadeo, comunicación e innovación del Banco Mediolanum de Italia,  uno de los invitados internacionales al Héroes Fest 2016 que se realizó en Bogotá. 

Hacer este cambio de mentalidad empresarial, reconoce Di Montigny, no es fácil debido a que ni las empresas tradicionales ni  mucho menos las personas tienen disposición para realizar un giro hacia lo desconocido.

“La transformación es muy difícil, en el mundo empresarial todos hablamos de innovación,  tenemos consultores, hacemos viajes,  pero no nos gusta cambiar, es algo biológico en el ser humano. El cambio representa peligro e incertidumbre y eso no nos gusta”, asegura Di Montigny.

Por ejemplo, uno de los cambios que él ha realizado desde su organización es que nunca hace referencia a la marca de su banco cuando habla con sus clientes.

“La gente debe confiar en mí y si lo hacen van a creer en el banco. La gente quiere confiar en personas no en los productos. Uno no compra productos, sino valores representados en ellos. Esto es algo nuevo. Si miramos hacia los años 80 las dinámicas eran completamente diferentes y ese factor no era tan importante”.

Otro aspecto que no deben desconocer las organizaciones, dice el experto, es que la empresa sienta lo mismo que el cliente después de adquirir uno de los productos que le ofrecen. Ese redireccionamiento de valor, asegura, se logra empoderando a los miembros de la organización.

“Si en mi compañía hay buena gente, voy a tener una buena empresa. Tenemos que decidir qué entendemos por la palabra líder. La idea es básicamente que cada uno dentro de la organización aprenda a serlo, porque cuando lo eres, sabes cómo posicionarte, lo que sin duda alguna trae beneficios para la empresa”.

Innovación 

Para Di Montigni  la innovación no es otra cosa que el  resultado de la imitación de otros productos  más la invención.

 Durante su charla explicó que para innovar es importante hacerse tres preguntas:  ¿la gente quiere verlo?, ¿quiere compartirlo? y ¿querrá  recrearlo? Si la respuesta es sí a las tres preguntas, entonces es probable que el producto sea exitoso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad