“Una Colombia más competitiva podría crecer al 7%”: Rosario Córdoba

“Una Colombia más competitiva podría crecer al 7%”: Rosario Córdoba

Mayo 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra, reportero de El País
“Una Colombia  más competitiva podría crecer al  7%”: Rosario Córdoba

Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad.

Rosario Córdoba, presidenta del Consejo Privado de Competitividad, dice que Expogestión será la mejor oportunidad para debatir los futuros desafíos del país.

Colombia presenta hoy uno de los índices de crecimiento económico más altos de América Latina, pero su competitividad no es la mejor en materia de infraestructura, educación, logística, como tampoco en innovación y tecnología.Según la presidenta del Consejo Privado de Competitividad, Rosario Córdoba, ese es el gran reto a enfrentar en los próximos años para que ese crecimiento sea sostenible, aunque para ello se necesitan más incentivos para las empresas y un mayor apoyo tributario por parte de los ciudadanos. Ella, junto a un selecto grupo de expertos, participará en Expogestión Pacífico esta semana para debatir esta realidad en Cali.Colombia está rezagada en competitividad. ¿Cómo se explica que su economía crezca, siendo una Nación poco innovadora?La economía está creciendo al 4% y al 4,5% anual a pesar de sus grandes limitaciones en aspectos como la infraestructura, logística de transporte y sus carencias educativas, más problemas en su sistema de salud, ciencia, tecnología e innovación. Uno se pregunta, cómo podría ser ese crecimiento de superarse esos obstáculos. Debemos ser más ambiciosos, pues Colombia sí tiene el potencial para crecer a tasas superiores. ¿Por qué si tenemos ese potencial no lo aprovechamos como si lo han hecho Chile, Perú y México?Ese es precisamente el gran interrogante a resolver. Y es lo que estudiamos en el Consejo Privado de Competitividad sobre cómo lograr el aprovechamiento de su potencial humano y económico. Sin embargo, la parte más crítica que tenemos es la infraestructura, ya que Colombia es un país muy costoso porque no tenemos los sistemas logísticos adecuados, mientras su transporte es fatal. Eso explica el alto costo para movilizar las mercancías desde los sitios de producción hasta los puertos. Así es muy difícil competir con otros países que tienen unas condiciones de infraestructura y logística superiores. Para llegar a ese Producto Interno Bruto, PIB, del 7 %, que estoy segura Colombia podría lograr, hay que trabajar mucho en este campo. Adicionalmente, hay que superar la baja productividad laboral y allí es clave impulsar la capacitación de la gente y el capital humano. ¿Esos atrasos no obedecen a un modelo económico poco ambicioso?No creo que eso sea culpa del modelo económico. La clave es maximizar el desarrollo bajo un modelo de libre mercado y de competencia sobre el cual Colombia está trabajando hace años. Hay trabas, y por eso ese modelo no funciona debido a cosas como la altísima informalidad (empresarial y laboral) que golpea tan duro no solo a las empresas formales o legales, sino a los mismos trabajadores ya que la misma se convierte en una especie de cáncer para ellos. En otras palabras, esa masa laboral informal se queda rezagada no solo en ingresos, sino en seguridad social e innovación, por lo que cada vez tiene menos competencia en el mercado. Pero cómo enfrentar esa cultura de la informalidad tan arraigada entre los colombianos...Admito que eso es parte de esa cultura, pero también hay que generar los incentivos adecuados para que sea más rentable para las empresas y las personas ser formal. Por ejemplo, en el último año con la reducción de los parafiscales para las empresas, se avanzó algo, ya que los altos costos laborales llevan hoy a que las compañías prefieran no contratar más trabajadores. Por eso es importante ofrecer las condiciones adecuadas para cada vez más empresas sean formales y rentables. ¿Se quedaron cortos los últimos incentivos, como la reducción de los parafiscales?Aquí se necesitan dos cosas fundamentales. Primero, se deben reducir más los costos laborales o de contratación para las empresas, que en Colombia son excesivamente altos frente a otros países. Y allí figuran precisamente los parafiscales donde hubo un alivio, pero falta camino por recortar ahí. El segundo, es la productividad laboral, ya que la mano de obra es costosa, y por el otro lado, es clave trabajar para que el empleado rinda más frente al salario que está recibiendo. Por eso, es fundamental la capacitación, ya que nuestro sistema educativo es deficitario, de allí que la mano de obra y la actual fuerza laboral no tenga las competencias adecuadas que necesitan las empresas. La Colombia informal es responsable, dice la Dian, de la baja tributación, pues miles de empresas y personas evaden impuestos, y con poco dinero no es posible construir grandes carreteras ni escuelas...En eso estoy totalmente de acuerdo. Colombia tiene un nivel ridículo de tributación del 14 % de su Producto Interno Bruto, PIB, ya que por cada $100 la tributación es de $14. En Brasil es casi del 35 % y en Chile alcanza el 28% del PIB. Hay evasión, pero también la base tributaria es demasiado reducida, ya que aquí las que pagan los impuestos son un grupo de empresas formales, y grandes contribuyentes. Asimismo, paga impuestos sólo un porcentaje mínimo de la fuerza laboral, que no supera el 4 % de los asalariados. Por eso hay que involucrar a más personas en esa base tributaria para frenar la evasión.No le parece un sueño lograr un PIB del 7% con las carencias educativas y de innovación que tenemos...Colombia sí podría crecer a tasas del 6,5% o 7 %, y ojalá eso se de pronto, ya que serviría para mejorar el ingreso per cápita de la población y sus condiciones de vida. Lo que pasa es que para llegar ahí hay que trabajar mucho en infraestructura, productividad laboral con más educación e innovación. Por eso insisto en que tenemos el potencial, pero nos quedamos paralizados en la actuación y en los discursos. Hay que actuar.El conflicto le cuesta al país $12 billones al año, y si se logra la paz el PIB podría crecer un 2 % adicional al año. ¿Cómo enlazar la paz y la competitividad?Imagínese usted un país como Colombia, que a pesar de la guerra y el conflicto armado, pese a sus deficiencias en materia competitividad está creciendo al 4 %, cómo sería si lograra la paz. Son recursos que se podrían utilizar en infraestructura, educación, logística, ciencia, salud e innovación, pero de una manera adecuada, ya que de lo contrario, no generarán los alcances esperados.¿Fracasaron los últimos gobiernos en impulsar la innovación?Cuando uno mira a Colombia hace 20 o 25 años y compara sus indicadores de hoy, no podría decirse que no hayamos mejorado. El PIB de 1990 era más bajo que el actual, pero si nos comparamos con otros países uno se da cuenta que han avanzado más rápido que nosotros, porque han tomado decisiones políticas costosas para superar sus problemas en materia de competitividad, que hoy sigue intentando Colombia en resolver. Usted aconsejaría no firmar más tratados de libre comercio, mientras no mejoremos en infraestructura vial...El problema no son los TLC, y si se firman o no. Son la oportunidad de formar parte del mundo y lograr el acceso de mis productos en otros mercados en condiciones más favorables. Un país no se puede quedar aislado, pero el problema está es en la inconsistencia de las políticas, ya que si bien usted quiere abrirse como Nación, paralelamente debe ejecutar otras acciones para que dichos tratados sean aprovechados por los productores, generando las condiciones adecuadas en infraestructura. Ni la industria ni el agro están mal por los tratados, sino por razones de baja productividad enormes.Qué tanta responsabilidad le cabe a las regiones en ese atraso competitivo que tiene el país? Finalmente, la competitividad es local. Es en las regiones donde se genera esel proceso. Por eso el año pasado lanzamos el Índice de Competitividad Departamental para entender lo que pasa en ciudades y departamentos. Por eso las autoridades locales juegan un rol muy determinante en mejorar esa competitividad, pues son responsables de generar las condiciones adecuadas para que las empresas sean eficientes y cuenten con el capital humano suficiente. Y Expogestión Pacífico será oportuno porque nos va a permitir trabajar la competitividad y la productividad con base en la capacidad de la región. El Gobierno debe concentrarse más en las regiones abandonadas con los dineros de las regalías para permitirles ese salto en materia de desarrollo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad