Tres municipios del Valle del Cauca lograron sanear sus finanzas

Agosto 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Tres municipios del Valle del Cauca lograron sanear sus finanzas

Se trata de los municipios de Buenaventura, Dagua y Cartago, cuyas administraciones habían iniciado procesos de reestructuración de pasivos en el año 2001 y 2002. Pradera se alista para salir del acuerdo.

Luego de varios años de ‘apretón’, tres municipios del Valle que acudieron a la Ley 550 como un salvavidas para reestructurar sus finanzas salieron a flote, tras pagar deudas totales estimadas en $100.000 millones.Se trata de los municipios de Buenaventura, Dagua y Cartago, cuyas administraciones habían iniciado procesos de reestructuración de pasivos en el año 2001 y 2002. Pradera, que ingresó a Ley 550 en el 2002 y firmó un acuerdo con sus acreedores en el año 2004, espera sanear todos sus pasivos dentro de un mes para convertirse en el cuarto municipio en salir airoso de ese proceso.Hace diez años, Buenaventura tenía un pasivo de $80.000 millones proveniente de centenares de demandas de acreedores externos, trabajadores, jubilados, entidades del Estado y bancarias, entre otros.Luego de un riguroso plan de austeridad, el 22 de noviembre del 2010, según la Dirección de Apoyo Fiscal, DAF, “terminó exitosamente la ejecución del acuerdo por pago de todas las acreencias”.Edinson Mosquera, director financiero del municipio, anotó que Buenaventura pese a sus afugias, se anticipó en tres años, pues la Ley 550 tenía previsto finalizar el acuerdo de pagos en el 2013.El funcionario reconoció, sin embargo, que “ya no estamos en Ley 550, pero nos quedan unas obligaciones por pagar de unos $45.000 millones”.Otros casosEl 10 de agosto de 2001 la administración municipal de Cartago suscribió un acuerdo de reestructuración de pasivos por $13.400 millones y lo finalizó el 16 de noviembre del 2007. Hoy, la Villa de Robledo ha podido volverse a endeudar, pero de manera planificada. Con los bancos de Bogotá y Occidente tiene créditos por $16.000 millones a la fecha, según un reporte de la Superfinanciera.Por su parte, el municipio de Dagua cerró el pago de acreencias por $9.857 millones bajo la Ley 550 el 18 de diciembre del 2011. Al cierre presupuestal de la vigencia del 2011, la localidad arrojó un superávit por $4.100 millones superior al de la vigencia anterior. La directora de la DAF, Ana Lucía Villa, dijo que “esos municipios hicieron la tarea al cumplir con el pago de las acreencias que reestructuraron”. Hace una década, Pradera empezó a reestructurar pasivos por unos $16.000 millones y espera concluir ese proceso dentro de un mes. Los bajará a $800 millones. “Fue difícil, pero logramos oxigenar las finanzas del municipio y por eso ya estamos en un 99% listos para salir de la Ley 550”, dijo Bernardo Arenas, tesorero del municipio.El diputado Mario Germán Fernández de Soto, opinó que los municipios que cumplieron con la Ley 550 “planificaron bien sus ingresos y los pagos dentro del cronograma fijado, pero sin descuidar sus inversiones”.El lío de PalmiraEl caso de esta ciudad —que se acogió a los beneficios de la Ley 550 en 2001— es complejo, ya que aunque pagó acreencias por $96.025 millones en 2008, “el acuerdo fracasó por incumplimiento”. según lo consignó la DAF el pasado 25 de mayo del 2012. El fracaso, según explicó la Directora de la DAF, obedeció a que en el acuerdo de reestructuración de pasivos había una cláusula que ordenaba la constitución de un patrimonio autónomo para asegurar el pago de pensiones."Los alcaldes anteriores no constituyeron ese patrimonio, aunque las deudas se pagaron. La Superfinanciera falló en favor de los pensionados e hizo que se reviviera el acuerdo de pasivos”, agregó.El País intentó comunicarse con el alcalde Ritter López, pero no respondió a su teléfono celular.¿Y el Valle cómo va?A la fecha el Departamento está en etapa de determinación de acreencias.Esas deudas a reestructurar bajo la Ley 550 valen $560.000 millones.Ese proceso ya lleva dos meses y faltan dos para cerrarlo. Una vez cumplida esta etapa, el Valle tendrá otros cuatro meses para firmar el acuerdo de pago con sus diversos acreedores.La directora de la DAF, Ana Lucía Villa, explicó que en total serán ocho meses para llegar a la firma del acuerdo si no hay objeciones ante la Superfinanciera.Una objeción es cuando uno de los acreedores dice que no está conforme con la forma como lo liquidaron en el inventario.Si no hay más líos empiezan los pagos.Objetivos de la LeyCon la aplicación de la Ley 550 del año 1999 a las entidades territoriales, se persiguen los siguientes fines:1. Restablecer la capacidad de pago de las entidades de manera que puedan atender adecuadamente todas sus obligaciones.2. Procurar una óptima estructura administrativa financiera y contable de las mismas una vez reestructuradas.3. Propender porque las empresas y sus trabajadores acuerden condiciones especiales y temporales en materia laboral que faciliten su reactivación y viabilidad.4. Facilitar la garantía y el pago de los pasivos pensionales a cargo de las entidades del orden territorial.Se consideran entidades territoriales los departamentos, los municipios y los distritos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad