Tras el ahorro de la bonanza petrolera

Julio 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Con una Regla Fiscal el Gobierno evitará el mal uso de los recursos provenientes de la minería.

Esta semana el Gobierno Nacional presentó el instrumento que le permitirá ponerle freno a los excesos en el gasto público y reducir los altos niveles de deuda que tiene en la actualidad. Se trata de la Regla Fiscal, proyecto de ley que radicará el Ejecutivo en el Congreso de la República. En pocas palabras será una herramienta clave para ordenar los gastos.Y ese orden fiscal es hoy imperativo, dado que la explotación de petróleo pasará de 800.000 barriles de petróleo en el 2010 a 1,5 millones de barriles en el 2020, lo que le reportará muchos más ingresos a la Nación. Esos recursos mal manejados pueden convertirse en un problema para el resto de los sectores de la economía que también son exportadores, como el agro y las manufacturas, ya que la entrada de más dólares al país hace que el peso colombiano se revalúe y sea más costoso producir en el país que importar los mismos productos del exterior, acabando así con la industria nacional y el empleo. Es por eso que se debe implementar un mecanismo que determine el gasto público del Gobierno central a partir del año 2011.¿Pero qué es y para qué sirve la Regla Fiscal? Estos y otros interrogantes los resolvió El País con ayuda de asesores del Ministerio de Hacienda.¿Qué es?La Regla Fiscal es un mecanismo que le ayudará al Gobierno a ahorrar, a gastar menos y a tener menos deuda. Los técnicos lo definen como un instrumento de política que afianza la disciplina fiscal y la estabilidad macroeconómica. En la práctica, si el Estado cumple a cabalidad esa Regla pagará menos intereses por la deuda que tenga vigente. ¿De dónde salió ese mecanismo?La Regla Fiscal no es nueva en América Latina ni en el mundo pero es la primera vez que Colombia la adoptará.¿Y ahorrar de dónde?De la bonanza petrolera que está en curso. Se dice que para el 2020 el país producirá 1,5 millones de barriles diarios de crudo, más de 600.000 de los que se producen hoy. Según el Gobierno, se estima que a la Nación le ingresarían unos $12 billones de recursos por este concepto al 2015, aunque ese monto podría llegar a las arcas antes, en el 2013. ¿Por qué ahorrar si el país tiene muchas necesidades?Por dos razones, la primera para no derrochar los recursos de la bonanza petrolera. El segundo motivo es que al inundarse el país de dólares, producto de la exportación de crudo, esta moneda pierde valor y por lo tanto el peso colombiano se seguirá revaluando, lo que origina que sea más barato importar productos (que se pagarían con un dólar barato) que producirlos nacionalmente (cuyos costos son en pesos), lo que impacta negativamente en el empleo nacional. Pero eso no quiere decir que no se vayan a atender obligaciones prioritarias con esos recursos. De hecho, el Gobierno financiará los compromisos originados de las sentencias de la Corte Constitucional en salud y desplazados, gastos en pensiones y las autorizaciones de las vigencias futuras. Esas obligaciones se atenderán entre el 2011 y el 2015 con plata de la bonanza. ¿Qué más se hará con los recursos de la bonanza petrolera?Se pagará la deuda de la Nación que hoy está en el 39% del Producto Interno Bruto, PIB, (el PIB de Colombia vale cerca de US$280.000 millones). Para el 2011, la deuda pasará al 40% del PIB, pero desde el 2012 empieza a reducirse. Se espera que al 2020 baje al 28% del PIB. Según los cálculos del Ministerio de Hacienda, se bajará la deuda en US$30.000 millones. Cuando se haya bajado la deuda al 28% del PIB, el Gobierno empezará a ahorrar, tal como lo hacen los hogares, previendo épocas de crisis. Como se recordará, en el 2008 se desató una crisis financiera mundial que afectó al país, y por no tener ahorros el Gobierno tuvo que salir a conseguir recursos vía deuda.¿Cómo se va a ahorrar?A través de un fondo de estabilización. Pero eso se hará después de pagar la deuda. ¿En qué beneficia al ciudadano que se adopte este instrumento?Le da certeza que el país será viable fiscalmente y que no irá a la quiebra como le está ocurriendo a Grecia.Al declararse un país en quiebra, el gobierno debe reducir la inversión de infraestructura y la social, rebajar el monto de las pensiones y aumentar las edades y el período cotizado para las jubilaciones que dependen de los fondos públicos. Igualmente, por la incertidumbre, los inversionistas extranjeros no invierten en el país, generando más desempleo.¿Afectará la Regla Fiscal a las regiones?La Regla no es un obstáculo para la descentralización fiscal del país. El Gobierno central seguirá mandando los recursos de transferencias para atender salud, educación y saneamiento básico. Pero sí habrá un cambio en la forma como se distribuyen los recursos de las regalías (participación económica del Estado en la explotación de los recursos naturales) que se le entregan a municipios y departamentos que tienen minerales en sus territorios. ¿Qué pasará con los compromisos de las vigencias futuras nacionales?Con la bonanza petrolera este Gobierno financiará los cerca de $30 billones que deja comprometidos para obras de vigencias futuras (especialmente de infraestructura). Pero después de adoptada la Regla Fiscal, se restringirán las vigencias.¿Cómo se adoptará la Regla Fiscal?Lo primero que se hará es una modificación a la Constitución. Según el Ministerio de Hacienda, se incorporará la estabilidad macroeconómica como un derecho fundamental ciudadano. Ese primer paso se dará el 20 de julio, en la instalación del nuevo Congreso.Luego de ello, el nuevo Gobierno deberá radicar las leyes para actualizar el estatuto orgánico de presupuesto (ley que regula la programación y ejecución del presupuesto de rentas y de gastos de la Nación).

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad