Tiendas de bajo costo llegaron a Colombia para quedarse

Tiendas de bajo costo llegaron a Colombia para quedarse

Octubre 01, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Tiendas de cercanía como D1 y Ara se imponen en Colombia

Este tipo de tienda, como D1, está hoy presente en muchos lugares del país.

A la cadena de Almacenes La 14 le costó 50 años llegar a ser lo que es hoy, la empresa que más factura en el sector comercial del Valle del Cauca con ventas por $1,6 billones en el 2016 y 30 puntos de venta de diferentes formatos.

Mientras tanto, las tiendas D1 —conocidas en el mercado como de descuento— en menos de 10 años abrieron 680 puntos de venta en 9 departamentos del país y el año pasado facturaron $2,14 billones, 83 % más que en el 2015.

Pero no ha sido la única con un crecimiento descomunal en el corto plazo. Otra cadena de descuento como es Ara (de propiedad de la portuguesa Jerónimo Martin) ya facturó $831.540 millones en 2016 con un crecimiento de 111 % frente al 2015, de acuerdo con cifras de la Superintendencia de Sociedades. El número de tiendas de esta compañía se acerca a las 300 y tienen presencia en 19 municipios, entre ellos, varios del Valle del Cauca como Palmira, Buga y Caicedonia.

En Colombia también tiene presencia Justo & Bueno, que opera en Bogotá y Bucaramanga, pero que en solo un par de años ya facturó $229.000 millones, cifras nada despreciables para las tradicionales cadenas de supermercados.

El espacio que han ganado estas tiendas en el mercado colombiano se refleja en otras cifras.

Jaime García, director comercial de la firma Kantar Worldpanel (especializada en análisis de consumo), considera que desde hace un par de años los hogares colombianos se han volcado a comprar en las tiendas de bajo costo, en especial para adquirir productos de consumo masivo básicos en todo hogar.

Los datos de esta firma indican que las compras en las tres cadenas que le apuesta al bajo costo (D1, Ara y Justo & Bueno) representaban en 2015 5 % del gasto de las familias y a la fecha alcanza el 12 % de este gasto, es decir, que se han triplicado.

Específicamente, el 48 % de los colombianos compró algún producto este año en D1 (cadena del Grupo Santo Domingo), cuando el año pasado el porcentaje era del 39 % y en 2015 del 21 %. De igual forma, el 13 % de los hogares ha comprado en ARA este año y el 17 % en Justo & Bueno.

“Este crecimiento de las tiendas de descuento llama la atención, pero no es nada extraño porque es una tendencia que se da en toda Latinoamérica, estos supermercados llegan hoy a 60 millones de familias en la región con un crecimiento del 20 %”, dijo García.

Al respecto, Camilo Herrera, presidente de la firma Raddar, especializada en consumo, considera que la tendencia de la cadena de descuento llegó para quedarse en el país y, según cálculos del investigador, se quedarán con el 15 % o 20 % del mercado en las categorías que se venden en esas tiendas. “Esto es un mercado muy importante”, señaló.

Se estima que en el 2016, en volúmenes, solo D1 vendió más que almacenes Éxito, en algunos productos comparables. “Estamos ante un fenómeno que llegó y se va a quedar, que cambiará en el tiempo inevitablemente, pero diría que hasta ahora estamos viendo el comienzo de esta tendencia”, afirmó Herrera.

48 %
de los colombianos ha comprado este año en una tienda de bajo costo.

Para este analista, las grandes cadenas de supermercados están en un negocio y formato distinto, y es difícil que puedan competir con los almacenes de descuento. “Las tiendas de conveniencia tienen tres características que no tienen las grandes cadenas: precio, cercanía y velocidad”.

Alternativas

Como una alternativa para competir con precios, los supermercados tradicionales han incursionado, desde hace algunos años, en el negocio de las marcas propias en categorías de consumo masivo, productos que generalmente tienen un menor costo frente a las marcas tradicionales.
Según Jaime García, el peso de las marcas propias en las ventas este año ha sido de 14 %, mientras que el año pasado fue de 12 %, lo que evidencia que hay más visibilidad de este tipo de marcas, “por ejemplo, solo en leche la participación de las marcas propias pasó de 14 % a 22 %”.

En el caso de los supermercados Comfandi, William Gómez, director de Mercadeo Social de la entidad, explicó que las marcas propias de esta cadena participan con el 10 % de las ventas, porcentaje que ha permanecido igual en los últimos años.

Destacó que los Supermercados Comfandi crecieron entre 2012 y 2016 25 % su participación de mercado con los mismos metros cuadrados, “dado que nuestro principal foco es la población afiliada a la Caja creceremos en la medida que nuestros afiliados lo demanden”.

490
almacenes tienen en Colombia las empresas ARA y Justo & Bueno

Para el directivo, las tiendas de bajo costo sí han influido el mercado, pero de forma positiva porque “nos ha permitido destacar con mayor énfasis las diferencias competitivas que en términos de calidad, disponibilidad y servicios”.

En Cali, además de las cadenas de almacenes como Éxito, Olímpica, La 14, entre otras, crecen otros negocios que se meten en la competencia del bajo costo porque se ubican en sectores populares o apuestan por las marcas propias con precios diferenciales. Por ejemplo, Mercamío, que tiene 7 sedes en la ciudad de Cali, o Supertiendas Cañaveral, que cuenta con 9 puntos de venta en la capital del Valle, Palmira y Buga. Esta última compañía presentó en 2016 un crecimiento en facturación de casi 14 % frente al 2015.

Pero la competencia no se frena, según voceros de las tiendas D1, esta compañía mantiene su plan de expansión en los departamentos en los que hoy tiene presencia y ha llegado recientemente a nuevas ciudades del país como Bucaramanga, Popayán e Ibagué. Actualmente, D1 ya superó las 680 tiendas en Colombia y en el Valle del Cauca tiene 90.

La misma expectativa la tienen supermercados ARA, que ha ampliado su presencia en los municipios del Valle. Por ahora, Justo & Bueno todavía no entra a la región, pero no es de extrañar que en poco tiempo esta empresa u otras aumenten la competencia en la línea del bajo costo.

90
tiendas tiene la cadena de almacenes D1 en el Valle del  Cauca.

Expansión de Dollar City

Los caleños han visto, en los últimos meses, una rápida evolución de las tiendas Dollar City en la ciudad. Actualmente esta cadena tiene once puntos de venta en los municipios de Cali y Yumbo, las cuales se han desarrollado prácticamente en un año.

Dollar City, que comercializa todo tipo de productos, diferentes de alimentos, tiene su origen en Centroamérica (El Salvador y Guatemala) donde cuenta con más de 15 puntos de venta y llega a la capital del Valle a través de la empresa Dollar City Holdings, localizada en Panamá desde el año 2013, según datos suministrados a la Cámara de Comercio de Cali.

Esta firma es la propietaria de Suramericana Comercial SAS, la cual está registrada en Cali como la operadora de los almacenes Dollar City. Sin embargo, la sede de la marca había nacido en Medellín y luego fue trasladada a la capital del Valle, donde ha tenido una fuerte expansión.

El éxito de esta cadena es que comercializa todo tipo de productos para el hogar y para celebraciones con precios que no superan los $10.000.
Según el registro de la Cámara de Comercio de Cali, las tiendas de Dollar City tenían activos en 2016 por $24.278 millones.

Lo que más venden

Según las cifras de Kantar Worldpanel, los productos que más compran los colombianos en las tiendas de descuento son: alimentos, implementos de aseo y detergentes.

Por ejemplo, en D1 lo que más se vende son: detergentes, blanqueadores, limpiadores, leche y lavaplatos; en Ara son: arroz, leche, aceite, detergente y papel higiénico, y en Justo & Bueno, papel higiénico, leche, arroz, detergente y cárnicos.

Los consumidores son diferentes para cada una de estas tres cadenas.
Se estima que el 46 % de los que compran en las tiendas ARA son hogares de los estratos bajos 1 y 2; el 75 % del gasto en Justo y Bueno lo hacen compradores de nivel medio de los estratos 3 y 4 y en D1, que inició en estratos altos, ahora crece en los bajos.

83 %
crecieron las ventas de las tiendas D1 en el 2016 frente al año inmediatamente anterior.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad