Testimonio: Servicio de taxis exclusivo para niños y mujeres embarazadas

Testimonio: Servicio de taxis exclusivo para niños y mujeres embarazadas

Octubre 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortíz | Corresponsal de El País en Bogotá
Testimonio: Servicio de taxis exclusivo para niños y mujeres embarazadas

Los vehículos que se usan en el negocio de transporte de niños son como una guardería ambulante, porque tienen juguetes y golosinas. También ofrecen agua y jugo gratis para los niños y los acompañantes, y cuentan con una cámara de monitoreo.

Se trata de una compañía que sólo transporta niños y mujeres embarazadas. Uno de los elementos que los impulsó a sacar adelante el proyecto es la higiene y la responsabilidad que se deben tener para el transporte de niños.

Las ideas de negocios más innovadoras son las que están al alcance de la mano y cubren directamente las necesidades de la gente. Así lo ha demostrado Eliot Abdalá, un bogotano que emprendió un negocio de taxis, pero con la característica de ser exclusivo para niños y mujeres embarazadas.Abdalá explicó que Asepticar, nombre de su compañía, estaba enfocada en un principio a las mujeres embarazadas y bebés. Sin embargo, las necesidades del mercado lo llevaron a ofrecer el servicio para menores hasta los 15 años, aunque el fuerte está en el transporte de niños entre 7 y 8 años.“Son niños que han comenzado a asistir a eventos y muchas veces los padres no cuentan con el tiempo para llevarlos, por lo que nosotros los transportamos y acompañamos el tiempo que sea necesario”, dijo.Eliot Abdalá comentó que esta idea surgió al lado de María Estela Gutiérrez, su socia, con quien entró a analizar las necesidades que existían en la capital colombiana en materia de movilización de niños, y la alternativa que hoy están consolidando y a la que sólo le resta un aval del Ministerio de Transporte.Uno de los elementos que los impulsó a sacar adelante el proyecto es la higiene y la responsabilidad que se deben tener para el transporte de niños. “Un taxi es un vehículo que transporta 40 personas al día, son 900 al mes que estornudan, tosen… Si se fija, los asientos de un taxi no están forrados, vienen en tela que facilita la proliferación de microorganismos; el aseo interno es casi imposible, más cuando los vidrios están abajo y entra el humo de las busetas, éste se acumula y eso conduce a un estado bajo de higiene, por lo menos para los niños”, dijo.La explicación dio pie a que Abdalá, al lado de su socia, buscaran mejorar las condiciones, y hoy ya cuentan con un grupo de quince vehículos que son desinfectados a diario. Además, circulan con las ventanas arriba, la música es suave o sencillamente se apaga el sonido, y cuando un padre, acudiente o nana y los mismos niños entran al vehículo deben limpiarse las manos con un paño antibacterial, y luego de usarlo guardarlo en una bolsa de papel.Son autos, según Abdalá, que deben cumplir con unas características especiales. No tienen forros de tela, al igual que sus tapetes, son sintéticos. Deben ser modelos posteriores al 2010, sedan (cuatro puertas) y con localizador satelital para “hacerles seguimientos del lugar donde se encuentran”.Además, las familias que quieren vincular su carro para trabajar con la compañía deben cumplir un perfil específico: deben ser padres de familia, con hijos en los colegios del norte de Bogotá. Según Abdalá, se les hace un seguimiento, se comprueban las informaciones que suministran y se ponen a prueba durante un mes para conocer la calidad del servicio.Las ganancias se reparten por partes iguales entre la compañía y la familia prestadora del servicio. “Se sacan los costos de la gasolina y con base en las ganancias netas se dividen por mitades”, explicó Abdalá.Asimismo, para estar afiliado se paga una tarifa de $150.000 al mes, recursos que sólo se cobran cuando la familia y el auto han cumplido con el perfil.Los costosEn Bogotá un taxi promedio cobra $1.000 por kilómetro recorrido. En esta empresa los ciudadanos que quieran acceder a los servicios deben cancelar $1.500 por kilómetro.Abdalá explicó que “estamos ofreciendo a quien transportamos un nivel de higiene y responsabilidad mucho más alto. Hay que tener en cuenta que un servicio de taxi corriente es muy rápido, la idea es cumplir con una carrera y buscar la otra. Nosotros manejamos máximo a 60 kilómetros por hora, y trabajamos con tiempo, no a las carreras”. Adicional al cobro de rodamiento, los usuarios deben pagar $5.000 por cada 15 minutos de espera y al interior del carro hay golosinas que tienen un costo adicional, si hay consumo. Además, para casos de emergencia hay pañales a $1.000 y baberos desechables, estos últimos son gratis.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad