“Tenemos que abrigarnos más para no pescar un resfrío”: Ministro de Hacienda

Agosto 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País
“Tenemos que abrigarnos más para no pescar un resfrío”: Ministro de Hacienda

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaria.

Mauricio Cárdenas, el nuevo Ministro de Hacienda, propone fortalecer reservas internacionales y el ahorro para reforzar el blindaje de la economía colombiana.

Aunque su antecesor Juan Carlos Echeverry deja un punto muy alto las cifras macroeconómicas, el nuevo ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santa María, considera que Colombia debe ‘inmunizarse’ más para enfrentar los fuertes vientos de la crisis internacional.Para lograr ese mayor blindaje, dice, el país necesita más ahorros e incrementar sus reservas internacionales. Asimismo, sugiere al Banco de la República seguir bajando sus tasas de interés y de paso utilizar todas las herramientas posibles para frenar el fuerte desplome del dólar. ¿Cuál cree que fue su mayor logro en el Ministerio de Minas, una cartera que es compleja por temas como la gasolina y los líos mineros?Lo más importante es haber sobrepasado las metas en conexión de nuevos usuarios al servicio de electricidad y gas natural. En el caso del gas logramos en el 2011 conectar a 350.000 familias y para el 2012 esperamos tener un poco más de 400.000 hogares con ese tipo de combustible. Lo que más trasciende la gestión de un ministro o de un gobierno son las instituciones. Y en el caso del sector minero le dejamos al país una nueva institucionalidad con la Agencia Nacional de Minería, el Servicio Geológico Colombiano y el Viceministerio de Minas. El país venía atrasado en esas materias y logró ponerse a la altura de los mejores a escala internacional en materia minera. Son instituciones que son garantía de transparencia contrario a lo que había en el pasado.¿Qué le quedó faltando a su gestión?Nos faltó terminar el nuevo Código de Minas, que es un proyecto de ley que está en proceso de consulta previa. También faltó desarrollar una ronda minera importante como lo han sido las rondas petroleras. Es decir, procesos de subasta por medio de los cuales se ofrecen bloques a los mejores proponentes en materia minera. Seguiremos de cerca al sector porque este Ministerio tiene una relación muy estrecha con el de Hacienda. No vamos a perder de vista la problemática minero-energética del país.¿En lo problemático, qué tanto se avanzó en solucionar líos como Cerro Matoso y la minería ilegal?El sector está creciendo muy rápido y como cualquier adolescente tiene dolores de crecimiento. Esos retos son enormes porque hay que acomodar una gran cantidad de fichas y de variables para que ese crecimiento sea fluido en materia de licencias ambientales, consultas con comunidades, manejo de situaciones laborales y las relaciones con los sindicatos. Todo eso seguirá siendo un tema complejo porque la misma rapidez con la que circula la locomotora minera está generando todo tipo de necesidades para adecuar las instituciones laborales y ambientales para que puedan responder al ritmo de este avance.¿Cómo recibe el manejo económico hecho por su antecesor, Juan Carlos Echeverry, teniendo en cuenta los fuertes vientos de crisis internacional que ya han comenzado a frenar el PIB colombiano?Con cautela. La economía mundial está atravesando una coyuntura difícil y nosotros hacemos parte de ese mundo globalizado, no estamos aislados. Tenemos que aumentar nuestras dosis de vacunas que nos generen más inmunidad frente a lo que pase en el contexto internacional. Uno nunca podrá decir que está totalmente inmunizado. De manera, que hay que seguir construyendo esas protecciones. ¿Pero cómo lograr esas protecciones frente a las amenazas externas?Con más ahorro y acumulando más reservas internacionales (hoy están en US$34.000 millones). Este es un momento para salir abrigados. ¿Sugiere que se necesitan nuevas fórmulas y blindajes adicionales para proteger nuestra economía?Es correcto. Tenemos que estar cada día más blindados para que no vayamos a agarrar un resfrío. Por eso tenemos que estar muy bien abrigados, y eso es lo que nos dan las reservas internacionales y una buena política fiscal donde se genere ahorro. La reforma tributaria es un asunto que continúa pendiente. ¿Es necesaria esa reforma a la luz del panorama de desaceleración de la economía colombiana?Lo primero que voy a hacer es reunirme con el director de la Dian, Juan Ricardo Ortega, para que me haga un buen resumen y explicación sobre cuál es el proyecto, sus alcances y las ideas que él tiene. Sobre esa base voy a formar mi propio criterio y plantearle así al presidente Santos lo que yo considero que es lo deseable. ¿Le suena concertar esos cambios en los impuestos con empresarios, la academia y otros sectores antes de que entren a debate en el Congreso de la República?No. Si hay reforma tributaria el escenario natural para discutirla es el Congreso de la República tal como lo establecen nuestras instituciones. Allí es donde se tendría que dar el debate, pero no nos adelantemos hasta que el Gobierno tome una decisión sobre qué puntos llevaría y en qué momento. Ese es el análisis que yo tengo que hacer.La revaluación del peso sigue sin freno, y su antecesor no logró detenerla. ¿Cuál sería su estrategia?La revaluación es un problema para todos los sectores productivos de la economía colombiana. Por lo tanto, tenemos que combatirla con todas las herramientas disponibles y que sean efectivas. No vamos a quedarnos cruzados de brazos, trabajaremos fuerte en aplicar todos aquellos recursos que nos sirvan para contener la revaluación.¿Entre esas herramientas está sugerirle al Banco de la República que no sea tímido con compras diarias de divisas de apenas US$20 millones cuando las del banco central del Perú llegan a US$300 millones?Esa parte es muy importante en la política cambiaria que lidera el Banco de la República. La acumulación de reservas es fundamental, y por lo tanto es una de las herramientas indispensables para contener la revaluación. El viernes pasado el Emisor redujo la tasa de interés de 5% al 4,75%, ¿Debe bajar aún más para apoyar el crecimiento económico?Creo que sí. Es muy importante que el Banco de la República siga en esa política porque es lo que en este momento indica el escenario internacional. Es el tipo de política adecuada. Pero ya tendremos oportunidad de conversar sobre esta materia con las autoridades del Emisor para ir construyendo de común acuerdo la mejor política para el país.¿Seguirá el Gobierno trayendo divisas al país para financiar su gasto, una opción a la que se le atribuye también el desplome del dólar?Lo prioritario en este momento es que el país como un todo, empezando por el Gobierno Nacional, no traiga muchos dólares, sino que por el contrario trate de pagar sus obligaciones en esa divisa. Eso para que no exista presión cambiaria por el lado del endeudamiento. Necesitamos más bien conseguir recursos en Colombia para disminuir la deuda externa. Eso nos ayudan a frenar la revaluación. La salud económica en Colombia está estable, pero falta mucho para bajar el desempleo y la pobreza. ¿Cuáles son sus metas? Los principios sobre los cuales hemos edificado la labor del Gobierno son precisamente los de reducir la pobreza y generar empleo. De manera, que esos mismos principios servirán para guiar mis funciones como Ministro de Hacienda. Mi objetivo es reducir la desigualdad, reducir la pobreza y que más colombianos ingresen a la clase media. Sobre ese norte y esa pauta guiaremos nuestro comportamiento en el Ministerio para la asignación de los recursos fiscales. Habrá por lo tanto más inversión social, y ante todo se trabajará por mejorar su ejecución por parte de los diferentes ministerios.¿Con qué cifras se compromete? Hablemos de cifras cuando ya tenga todas las cartas en la mano para decir exactamente cuáles son las proyecciones y las metas. Por qué se lo digo: un Ministro de Hacienda tiene ante todo ser creíble y esa credibilidad de construye sobre la base de compromisos que sean realistas y se cumplan.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad