Temen tormenta mundial por nubarrones en Estados Unidos

Agosto 07, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Temen tormenta mundial por nubarrones en Estados Unidos

Con la rebaja en la calificación de AAA a AA+ la economía empeoraría, dicen analistas. Lo más probable es que la tendencia negativa que traían las bolsas se acentúe y vuelvan a reportarse caídas históricas.

Al borde un ataque de nervios está la economía mundial. Y este lunes, cuando el mercado bursátil empiece nuevamente a operar, el ataque podrá convertirse en esquizofrenia. Todo por cuenta del efecto que generará la reducción en la calificación de la deuda de Estados Unidos que decidió la agencia Standard & Poor's el pasado viernes.Lo más probable, según analistas, es que la tendencia negativa que traían las bolsas se acentúe y vuelvan a reportarse caídas históricas, como sucedió el jueves pasado con la bolsa de Nueva York, que se contrajo 4,31%.Standard & Poors argumentó su decisión en que la consolidación fiscal acordada por el Congreso y la Administración se quedó corta y, según sostiene, no será suficiente para estabilizar la dinámica de la deuda de EE.UU.Pero a decir verdad, a pesar de que esta situación no tiene precedentes históricos, la disminución de la nota (de AAA a AA+) ya se veía venir. A mediados de julio la agencia de calificación de riesgo situó la deuda estadounidense “bajo vigilancia con perspectiva negativa”, e indicó que había un 50% de posibilidades de que la degradara en los siguientes días. Eso fue lo que pasó el viernes en la noche.El panorama para los Estados Unidos es complejo, a pesar de que el Senado le aprobó, el pasado 1 de agosto, el proyecto de ley que eleva el techo de la deuda.Si bien la ley autoriza al Presidente a elevar el techo de la deuda (hoy en 14,3 billones de dólares), otros 2,4 billones de dólares para financiar las obligaciones del Estado al menos hasta finales del 2012, el fantasma de la recesión sigue asustando. La economía apenas creció 1,9% en el primer trimestre del año.En razón a ello, tres días después del acuerdo el mercado bursátil cayó. Y ahora, con una calificación baja (la primera que obtiene en cien años de historia), el otro fantasma que se asoma es el de una pérdida de confianza a escala mundial.Duro impactoLa baja calificación a la deuda significa que los bonos americanos tendrán más riesgo y por lo tanto su valor disminuirá. En consecuencia, “generará pérdidas en los países que los compraron, como China, Rusia, Brasil y Colombia. Pero por perder valor se deberá reconocer una mayor tasa de interés. Sin embargo, un incremento en la tasa hará más costosas las cuotas de vivienda y de vehículos, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo”, sostuvo Mamphis Viveros, consultor financiero. Por su parte, Álvaro Camaro, de Interbolsa, sostuvo que los inversionistas extranjeros acudirán a otros mercados que les brinden más seguridad. Entre ellos Alemania, Rusia y Brasil. “Asimismo, buscarán otras monedas y otras opciones para invertir, como el oro”, dijo.En la práctica eso hará que el dólar pierda valor. Uno de los impactos para Colombia es que cuando la divisa estadounidense comience a perder precio, “nuestras reservas internacionales también perderán valor”, sostuvo José Roberto Concha, de la Universidad Icesi.Pero no todo es malo. En el mediano plazo Colombia seguirá fortaleciendo su atractivo para la inversión, “pues aquí hay una mejor rentabilidad financiera que en los Estados Unidos y eso hará que los foráneos sigan enfocando su mirada en nuestro mercado”, expresó Alejandro Gaviria.Por lo pronto, es decir, mañana y posiblemente los siguientes días, se espera una caída generalizada de las bolsas, mientras los mercados asimilan la reducción de la calificación que impuso Standard and Poor's.A apretarse el cinturónEsa es la única alternativa que tiene el Gobierno de Obama para tratar de recuperar la calificación, pero le va a tomar tiempo, “porque restablecer la confianza no es tarea fácil”, señaló Concha. Tendrá que hacer recortes al gasto por US$2,4 billones a lo largo de los próximos diez años.El plan se ejecutaría en dos fases: En la primera, el techo de la deuda se amplía de manera automática por unos US$400.000 millones, con lo que cubren los gastos del Estado hasta finales de septiembre. Además se recortarán US$917.000 millones, que en gran parte saldrán del presupuesto de seguridad nacional y otros programas que no afectarán a los más pobres del país. Pero también habrá recortes en programas escolares, de limpieza de agua, tránsito, energía y salud.Con base en este panorama todo hace pensar que Estados Unidos dejará de ser un país próspero para convertirse en una nación austera.PronunciamientoEl portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo en un comunicado ayer que Obama “alentará enérgicamente” tanto al comité fiscal bipartidista como a los líderes del Congreso a que dejen de lado sus “diferencias políticas e ideológicas” y trabajen por una mayor recuperación económica y una vía fiscal “más sensata” a largo plazo.La Casa Blanca afirmó que el presidente Barack Obama continuará insistiendo en las próximas semanas en medidas para crear empleos y una mayor reducción del déficit.El porqué de la crisisJosé Roberto Concha, jefe del Departamento de Mercadeo y Negocios Internacionales del Icesi, expone las causas y algunas alternativas para mitigarla.Los malos manejosEntre las principales causas por las que el gobierno de Estados Unidos tuvo que elevar el techo de la deuda se encuentran los malos manejos fiscales que se han llevado a cabo. Cuando Bill Clinton entregó el gobierno lo hizo dejando superávit fiscal, en cambio George Bush (hijo) entregó el gobierno con déficit fiscal, que al día de hoy no se ha revertido y acumula cerca de 14,5 billones de dólares.Entre ellas se incluye la estimación del costo de la guerra en Afganistán e Irak, que ronda los tres billones de dólares, además, en el 2008, Bush pidió al Congreso que aprobara el paquete de USD700 000 millones para salvar a los bancos golpeados por la crisis financiera. Este desequilibrio hay que acompañarlo de una deuda pública de 14,6 billones de dólares, equivalente al 98% del PIB del 2011 (Colombia tiene una deuda externa de US$62.102 millones que corresponde, aproximadamente, a 24% del PIB).¿Qué hacer?Estados Unidos necesitará priorizar algunos pagos en detrimento de otros, que serán aplazados a una fecha indeterminada. Eso significaría el congelamiento de las funciones de algunas administraciones. Los proveedores extranjeros del Estado federal podrían ser afectados directamente. Los bonos del Tesoro y los fondos de pensiones disminuirían su valor, afectando a quienes tengan sus inversiones en estos. Por otro lado, el dólar registraría una inmediata devaluación, lo cual derivará en un incremento inflacionario y afectará las reservas internacionales de cientos de países, incluida Latinoamérica. Cabe anotar que al disminuir el efectivo disponible para el Estado se afectará al gasto público, importante motor de la economía y por lo tanto habrá menos inversiones, afectando puestos de trabajos y por consecuencia el consumo; al haber menos de demanda de productos las empresas que producen en EE.UU. se verán afectadas en su salud financiera al igual que las empresas extranjeras que exportan productos a ese país con las consecuencias que esto implica para el empleo, generándose un circulo vicioso de temor, desinversión y pérdida de puestos en EE. UU. y el extranjero.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad