Suena otra reforma pensional en Colombia

Agosto 08, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Aumento de la esperanza de vida al nacer calienta el debate. Santiago Montenegro, presidente de Asofondos, la justifica. Tarcisio Mora, presidente de la CUT, la objeta.

“El sistema público está muy desfasado”Santiago Montenegro Trujillo, presidente de Asofondos¿De dónde surge la necesidad de que Colombia tenga otra reforma pensional, si la del 2005 apenas se está aplicando?Esa no es una propuesta de Asofondos ni mía. Es algo que va a pasar tarde o temprano. El Gobierno se demoró 12 años en divulgar las tablas de mortalidad de la población y hacerles un ajuste de acuerdo a como iba cambiando la esperanza de vida. En ese lapso lo que hubo fueron ajustes paramétricos al régimen de prima media del Seguro Social, y así se definió el régimen de transición, el cual terminó el 31 de julio del 2010. De aquí en adelante, las edades de jubilación van a subir de 60 a 62 para los hombres y de 55 a 57 años en el caso de las mujeres. Pero esos cálculos se hicieron con las viejas tablas, por lo que el sistema pensional acusa un desbalance, porque los beneficios son más altos que las cotizaciones. Entonces, la reforma pensional del 2005 quedó desfasada...La reforma pensional del 2005 fue un paso importante, pero quedó desfasada. El Gobierno debió haber ajustado las tablas de mortalidad, cosa que hizo muy tarde. ¿No es injusto seguir elevando las edades de jubilación?Eso depende de otros parámetros como la tasa de reemplazo. Es decir, que si esta tasa es muy alta habría que trabajar más. Pero si se baja un poco no habría necesidad de subir tanto las edades. Sin embargo, por un lado o por otro, se van a tener que hacer otros ajustes. Quiero dejar en claro que Asofondos no está planteando eso, sino que tendrá que hacerse, pues así lo han dicho los analistas.El entonces presidente Álvaro Uribe mencionó que uno de los ajustes que debe hacerse es poner un impuesto a las pensiones y el Ministro de la Protección Social dijo que era necesaria una reforma.¿Pero gravar las pensiones, no es algo más complicado?Le corresponderá a los próximos gobiernos encarar esta situación, pero la responsabilidad nuestra es plantear estos problemas, pues el país no le puede dar la espalda a un problema serio que tiene el régimen público de pensiones. Eso ya cuesta $25 billones anuales al erario y no hay reservas. Y en términos de deuda podemos hablar de un 150% del Producto Interno Bruto, PIB, que es algo gigantesco.¿Es partidario de igualar la edad de pensiones para hombres y mujeres?Eso ya se está haciendo en otros países. Puede ser una posibilidad hacia el futuro. Las mujeres viven hoy más que los hombres. De hecho, la esperanza de vida de las mujeres subió de 77 años a 85 años, y la de los hombres de 75 a 79. Ellas viven ahora en promedio seis años más. Tendría sentido por lo menos igualar las edades. ¿Qué va a pasar con los informales, que no tienen posibilidad de pensionarse?Es un problema muy serio. El nuevo Gobierno ha dicho que este tema es prioritario porque afecta a toda la economía y las pensiones. Podría ampliarse el contrato de aprendizaje por tres o cuatro años y que no se paguen parafiscales por el primer empleo, y luego se vayan reajustando gradualmente.“Es injusto elevar la edad de jubilación”Tarcisio Mora Godoy, presidente de la CUTh3>¿Es necesaria otra reforma pensional, pues la última apenas tiene cinco años de aplicación?Ese es un planteamiento de los fondos privados y con el cual buscan justificar un aumento en la edad de jubilaciones para los trabajadores con una tesis que no es cierta al decir que el promedio de vida, por ejemplo, de las mujeres es de 85 años y de los hombres de 79. Esa esperanza de vida al nacer es para la clase alta porque en las comunas de los barrios pobres, allí lo que hace la gente es sobrevivir al hambre y las necesidades. Con esas estadísticas se quiere buscar que cada vez los trabajadores no tengan acceso al derecho de la pensión. Si se llegara a imponer una edad de jubilación a los 70 años, lo que expediría Asofondos serían certificados de defunción. ¿Es injusto, entonces elevar las edades de jubilación?Sí. Aplicarle un promedio de condiciones de vida a un trabajador que nunca ha descansado en su vida, que no tiene recreación, ni asistencia médica, y sólo un salario mínimo, cuando lo pagan, es más que injusto. ¿Quedó mal hecha o desfasada la reforma del año 2005?No se justifica que habiendo pasado el Acto Legislativo 01 en el 2005, que eliminó más de cien regímenes especiales, nos resulten ahora que es necesario impulsar otra reforma pensional.La sustentación que hace Asofondos no es cierta, y cada año que pasa nos dicen que la reforma tributaria, por ejemplo, es la última cuando no es cierto. Igual ha ocurrido con las reformas laborales, al señalar que van a crear empleo. Todos esos cambios han afectado las condiciones de quienes hoy trabajan en Colombia. ¿Qué piensa de aplicarle impuestos a las pensiones?Por qué no ponen a cotizar a los altos empresarios de este país y se gravan las altas ganancias de los banqueros. Con esa actitud, los empresarios y el propio Gobierno lo que están incitando es un levantamiento social, pues la gente no aguanta más estas reformas que recortan los pocos derechos de los trabajadores. Si se quitaran las costosas exenciones a las multinacionales que suman $7 billones, el Estado podría pagar sin problemas esas pensiones. ¿Le suena la posibilidad de que se igualen las edades de jubilación para hombres y mujeres?El interés de Asofondos y muchos empresarios es que eso suceda para continuar restringiendo los derechos de los trabajadores en materia pensional y prestacional. El Acto Legislativo 01 del 2005 fue una imposición del Gobierno del presidente Uribe para golpear la posibilidad de que los trabajadores en sus convenciones colectivas pudieran mejorar su futuro, su vejez, pero finalmente el discurso fue que era para controlar las altas pensiones. No compartimos esa dictadura en leyes y reformas.¿Qué va a pasar con los trabajadores informales?Los trabajadores informales son más de siete millones, y ese fenómeno ha crecido porque no hay fuentes de empleo. Nos estamos acercando a un 62%, es decir, personas que no tienen oportunidad de pensionarse en Colombia.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad