Sena no busca sustituir el papel de las universidades: Camilo Bernal

Abril 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra
Sena no busca sustituir el papel de las universidades: Camilo Bernal

Camilo Bernal, director del Sena.

Camilo Bernal, director de la entidad, dice que su meta es brindar 500.000 cupos para la formación tecnológica en el 2014.

El Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, tiene para los próximos cuatro años uno de los mayores retos de su historia: brindar formación tecnológica a unos 500.000 jóvenes y ofrecer cursos cortos a ocho millones de colombianos. Se trata de una gran apuesta en favor del desarrollo económico, la paz y el empleo. Al frente de ese desafío está el padre Camilo Bernal Hadad, el nuevo director general de la entidad.¿Hay un nuevo enfoque para los programas del Sena en los próximos cuatro años?Queremos impulsar una formación integral con énfasis en la calidad de la educación sobre todo en los programas tecnológicos y técnico-profesionales. El Sena tiene hoy una oferta de 250.000 cupos para los jóvenes, Vamos a trabajar en la búsqueda de los registros calificados y las acreditaciones de los programas académicos.Igualmente, estamos elaborando el Plan Estratégico de la entidad al 2014 donde nos planteamos una renovación de la infraestructura física de varios centros y sedes del Sena, además de una mayor inversión en tecnologías de la información. Simultáneamente, proyectamos fortalecer las competencias de los 25.000 instructores para que puedan prestar un mejor servicio. El Sena para el 2011 ofrece el servicio de formación a cinco millones de colombianos, lo cual equivale a ocho millones de cupos en programas y cursos, atendiendo, por ejemplo, a jóvenes rurales emprendedores —donde hay unos 250.000 cupos— más 300.000 de bilingüismo cada trimestre, al igual que otros programas de formación que contribuyen al desarrollo del aparato productivo en Colombia.¿Qué inversiones se han programado, pese a que las finanzas del Estado no están en su mejor momento?El Sena tiene para este año un presupuesto de $2 billones. Con estos recursos se busca atender las áreas formativas, que como repito, serán siete u ocho millones de cupos tanto en educación presencial como virtual. Por supuesto habrá un fortalecimiento de los programas de trasferencia de tecnología, donde el Sena es muy fuerte, explorando en otros países esos avances para aplicarlos luego en Colombia. Para el 2011 en formación técnica y tecnológica, que es la de educación superior, tendremos 250.000 cupos, mientras en la complementaria, que son los cursos cortos –que duran hasta 440 horas— hay una oferta muy grande. Estamos hablando de unos seis o siete millones de cupos nuevos.¿Qué explica el atraso que presenta aún el país en ciencia y tecnología, a pesar del papel del Sena?Evidentemente, estamos en un rezago tecnológico, pero el Sena es para Colombia el instrumento más poderoso que tenemos para avanzar en el desarrollo de la ciencia y la tecnología a nivel del aparato productivo.Procuramos una mayor formación de los operarios y de los mandos medios de las empresas tanto agrícolas, como del sector de hidrocarburos, la industria, el comercio y los servicios. Hacemos una comprensión profunda sobre lo que necesitan los diversos sectores productivos, y con ellos se buscan las tecnologías que se requieren para formar a nuestros instructores en el exterior para que luego ellos irradien esos conocimientos en el país. El Sena tiene hoy un programa de desarrollo en ciencia y tecnología, para la actualización del recurso humano. En ese rubro se van a invertir este año unos $40.000 millones, y la idea es que las empresas que requieran avances puedan presentar sus necesidades a través de los gremios. El Sena le transferirá este año $80.000 millones a Colciencias para a investigación aplicada, innovación y desarrollo. ¿Si se está formando el verdadero capital humano que requieren las empresas de hoy?En formación técnica y tecnológica estamos instruyendo a 250.000 jóvenes, que es cinco veces el tamaño de la Universidad Nacional. De tal manera, que hay una acción relevante, por lo que la institución invertirá cada vez más al punto de que esperamos pasar de 250.000 a unos 500.000 jóvenes en el 2014 en instrucción tecnológica. Esa formación es por competencias, la cual incluye la incorporación de modernas tecnologías tanto industriales como financieras, comerciales y para el sector agropecuario, como la agricultura de precisión, entre otros elementos. Ya le corresponde a Colciencias y a las universidades hacer los desarrollos respectivos a nivel de maestrías, doctorados. Y por supuesto las investigaciones que hacen las instituciones de educación superior.El desempleo acosa hoy más a los jóvenes. ¿Qué tantos egresados tienen la oportunidad de hallar trabajo?El Sena tiene una parte electiva que es la que se imparte en las aulas y otra que es la productiva que corresponde a los aprendices en las empresas. Eso implica que esos 250.000 muchachos que se están formando hoy en educación técnica y tecnológica, están cubiertos hoy en un 75% por contratos de aprendizaje. De allí depende, sin embargo, el desempeño del joven para que la compañía lo contrate o no en su etapa productiva. Calculamos que un 25% de esos aprendices no son enganchados por una y otra razón por las empresas. Sin embargo, esa cobertura es bastante alta, porque los empresarios están satisfechos cada vez más con la formación que imparte el Sena. Es costoso hoy para muchos colombianos acceder a la universidad y por ello acuden al Sena para formarse. ¿Con esta realidad, algún día podría el Sena sustituir parte los programas de las universidades?El Sena no es que sustituya a las instituciones de educación superior. Lo que hace es complementar ese papel, pues lo que brinda es el primer ciclo de formación de la educación superior. Es decir, el Sena ofrece hasta los primeros dos años de educación superior con programas tanto técnicos como tecnológicos. De tal manera, que hoy la formación –como dice el presidente Santos— va de cero a cien. De cero años o hasta el fin de la vida.En ese sentido el esquema que se plantea en el mundo es que los ciclos de formación sean más cortos, pero que la gente regrese con mayor frecuencia a la universidad. El joven titulado en tecnología trabaja, ahorra y toma un crédito, para posteriormente matricularse en la universidad pública y desarrollar así su segundo ciclo de formación con base en su vocación individual.¿Por qué entonces con esos resultados, hay voces que piden desmontar los parafiscales de los cuales se nutre el Sena para funcionar?Es una reflexión que debemos hacer todos los colombianos, aunque evidentemente muchos gremios y entidades fijan ese tipo de posiciones. El papel del Sena es estructural en el sistema productivo colombiano y como una forma de combatir la pobreza, y generar empleo. Me parecería completamente absurdo no seguir apoyando esta estrategia y que se levantaran voces en contra del gran esfuerzo que hacemos todos para mantener funcionando entidades como el Sena. El hecho de que cuatro o cinco millones de jóvenes estén estudiando, es la única oportunidad que tienen. Y además comparado con el conflicto y las dificultades que enfrentamos, muchos de ellos no tienen otras alternativas. Es una posición que debe revisarse a fondo desde aquellas voces que pensarían que una entidad como el Sena no tendría sentido. Tiene absoluto sentido para la paz y el desarrollo de Colombia, y la construcción de una sociedad pacífica. Por eso el Sena es un instrumento vital.¿Qué tanto podría la institución empujar la ley del primer empleo, pues a decir de algunos analistas no arrojará los resultados esperados?Vamos a adelantar en el próximo trimestre una renovación y una reflexión sobre cómo podemos mejorar de una manera decidida el aporte del Sena a esta ley del primer empleo y la formalización de empresas.¿Por qué no aprovechar los Tratados de Libre Comercio, TLC, como una forma de avanzar en tecnología?Me parece que para los futuros Tratados de Libre Comercio, TLC, el Sena será un instrumento importante para traer tecnología foránea, mejorar la productividad y ser más competitivos.Y en segundo lugar para brindar nuestros avances a otras naciones latinoamericanas, y en particular a Centroamérica y el Caribe donde el Sena está desarrollando tareas de cooperación.El Sena tiene muy buena reputación en el Continente en virtud de sus programas y acciones de formación.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad