Se prende debate por posibilidad de reforma a las horas extras

Agosto 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Se prende debate por posibilidad de reforma a las horas extras

3208 pesos vale hoy una hora extra diurna con base en el salario mínimo legal de $616.027. 4492 pesos vale hoy una hora extra nocturna con base en el salario mínimo legal de $616.027.

Proyecto para revivir jornada laboral diurna de 12 horas y pago de festivos y dominicales sobre el 100 % del salario base, prende debate obrero-empresarial.

Carolina Ochoa labora en un almacén de ropa de marca ubicado en un centro comercial de Cali entre las 10:00 a.m. y las 8:00 p.m., es decir, diez horas diarias.Su empleador le paga dos horas extras por día después de las 6:00 p.m. y éstas se le liquidan como jornada diurna (con recargo del 25 % sobre su salario básico), ya que la reforma laboral del año 2002 así lo dispuso.Si prospera el proyecto para revivir la jornada laboral diurna de 12 horas, es decir, de 6 a.m. a 6 p.m. y la nocturna de 6 p.m. a 6 a.m., Carolina ganaría esas mismas dos horas extras diarias, pero bajo régimen nocturno si continúa trabajando hasta las 8 p.m., y por lo tanto obtendría un recargo del 75 %. Ella dice que "si eso se vuelve realidad podría tener unos pesos más para sostener a mi hija de 5 años".Cabe recordar, que por cuenta de la reforma del 2002, impulsada en el gobierno del presidente Álvaro Uribe, la jornada laboral diurna es hoy de 16 horas, mientras la nocturna es de ocho, eso podría cambiar este año, en virtud de una promesa electoral del presidente Santos de tramitar una reforma.Ese cambio buscaría tumbar lo consignado en la Ley 789, que dispuso que el horario nocturno –que representa pagos adicionales a los trabajadores– va desde las 10:00 p.m. hasta las 6:00 a.m.Con ello, el Gobierno buscaba no solo aliviar las cargas a los patronos, sino fomentar la creación de empleo. Algunos dudan de sus verdaderos resultados doce años después. Mientras para los sindicatos y organizaciones obreras, la iniciativa –que pretende radicar el Gobierno en el Congreso en las próximas semanas— constituye un acto de justicia con los trabajadores por el buen momento que atraviesa la economía, el empresariado sostiene que será un retroceso y podría ponerse en peligro la futura generación de empleo formal.Frente a ello, el presidente de la Federación de Gestión Humana, Acrip, seccional Valle, Juan Carlos Ramírez, aclara que “el pago de horas extras jamás se extinguió, pues las empresas siguen asumiendo este costo. Lo que cambió fue la forma de liquidación y de pago al trabajador con base en la nueva jornada laboral consignada en la Ley 789 del 2002”.A renglón seguido sostiene que "fue un alivio para las empresas, pero regresar al régimen anterior, constituiría una carga adicional para las organizaciones en momentos en que, por ejemplo, sectores como la industria y las exportaciones no andan muy bien".Igual piensa Javier Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex, tras señalar que “una iniciativa de estas características es un retroceso, que podría provocar la eliminación del segundo turno de trabajo en muchas empresas”.Recordó, que cuando se prolongó la jornada diurna ello se basó principalmente en los nuevos hábitos de compra de los colombianos, quienes acuden a supermercados y almacenes al anochecer, y ello significó un alivio para los empresarios, que antes debían pagar recargos más altos.Domingos y festivos a 'full'Pero el debate laboral irá más allá. La reforma –que prometió el presidente Santos— buscaría restablecer también la vieja fórmula para liquidar el pago de los dominicales y festivos a los trabajadores. Hoy, esos días especiales se calculan con un recargo del 75% sobre el salario base, y con una eventual reforma su liquidación se haría al 100%.Según Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo, CGT, “eso sería devolverle las compensaciones que perdieron los trabajadores colombianos por cuenta de la reforma del 2002”.El dirigente sindical sostiene que la reforma del 2002 “no generó el empleo que se proyectó, tanto que la tasa de desocupación se mantuvo en dos dígitos durante casi diez años”.Igual piensa el senador Luis Fernando Velasco, al señalar que “hace cerca de 12 años el gobierno de Uribe nos dijo que si les quitábamos las horas extras a los trabajadores se iba a generar empleo, pero aunque a los 2 años debían revisarse los efectos de la norma, eso jamás se sucedió”.Pese a las voces pesimistas, el congresista caucano considera que “sí hay ambiente para los cambios, pero se deben socializar primero”.Lo contrario opina Rafael Mejía, presidente del Consejo Gremial Nacional y de la Sociedad de Agricultores de Colombia, tras señalar que “esa reforma es inconveniente, dado que podría afectar la competitividad del país y espantar la inversión”.Con todo lo dicho, el debate apenas comienza, y promete calentarse con el paso de las horas y los días.Un camino muy difícilAl nuevo ministro del Trabajo, Luis Eduardo Garzón, un sindicalista de vieja data, le tocará enfrentar y sacar adelante los cambios que alista el Gobierno.El camino no será fácil para revivir los recargos nocturnos del 75 % en las horas extras, y del 100% en los pagos de festivos y dominicales.El proyecto del Gobierno deberá primero pasar por la Comisión de Concertación Laboral y Salarial, donde tienen asiento empresarios y sindicatos. Y allí la puja será seguramente intensa.Tal es el ambiente que se viene que el propio presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez, dice que “el camino será difícil para ese proyecto por la oposición que ofrecerán los gremios y los empresarios”.Proyectos a granelMientras el articulado del proyecto de Santos para reformar las horas extras, se divulga, han surgido otros dos proyectos similares.Uno de ellos es del senador liberal Luis Fernando Velasco, el cual busca regresar a la jornada laboral diurna de 12 horas y a una nocturna de 12 horas.Una iniciativa igual de los congresistas Alexánder López y Wilson Arias del Polo Democrático, se hundió en junio pasado.También suena una propuesta del senador Jimmy Chamorro, pero que contempla una jornada diurna de 13 horas: de 6:00 a.m. a 7:00 p.m, pero sin cambios en el en el pago de dominicales y festivos.¿Peligra el empleo?Hoy, la tasa de desempleo nacional es del 9,2%, índice que el Gobierno del presidente Santos dice que es uno de sus mayores logros. Eso significa, que se habrían creado al menos dos millones de empleos en cuatro años.Pero para los gremios y los empresarios, esa tendencia podría peligrar si se aprueban más cargas a los patronos.Para Rodrigo Salazar Giraldo, presidente de la Cooperativa de Impresores y Papeleros de Occidente, “si se reviven los recargos del 75% en el pago de horas extras a partir de las 6:00 p.m., eso significaría un costo oneroso, sobre todo para las pequeñas empresas”

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad