¿Se derrumba el sueño de tener el túnel de La Línea?

Marzo 12, 2011 - 12:00 a.m. Por:
elpais.com.co

La suerte del Túnel de La Línea se ha convertido en una ‘Torre de Babel’. La Contraloría General habla su propio idioma y denuncia presuntas irregularidades, el contratista se defiende y arguye diferencias con Invías, entidad que dice que se tomará 15 días para analizar la situación.

La suerte del Túnel de La Línea se ha convertido en una ‘Torre de Babel’. La Contraloría General habla su propio idioma y denuncia presuntas irregularidades, el contratista se defiende y arguye diferencias con Invías, entidad que —a su vez— dice que se tomará 15 días para analizar el último informe del consorcio.Y es que esta megaobra tuvo problemas desde su concepción. En el gobierno de Andrés Pastrana la licitación fue declarada desierta dos veces, mientras que en el de Álvaro Uribe hubo una ausencia de oferentes y sólo se adjudicó el 6 de diciembre de 2008.La obra quedó en manos de la Unión Temporal Segundo Centenario, que el pasado 4 de febrero recibió los primeros cuestionamientos de la Contraloría.Nélson Izáciga, contralor Delegado para la Infraestructura, en una visita a la obra, encontró que hubo “derrumbes en dos galerías” que pondrían en riesgo el cumplimiento del contrato.Al respecto, el presidente Ejecutivo de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, Juan Martín Caicedo, dijo que “eso es usual y no genera graves problemas”.Mientras tanto, el representante legal de la Unión Temporal, Carlos Collins, anotó que “las eventualidades tendrían que ir jugadas con la holgura. Tenemos 12 meses para absorber esas eventualidades”.La polémica por los atrasosEn el informe de la Contraloría Izáciga también denunció “un atraso del 42% en el avance de las excavaciones”.El funcionario sustentó que “para el 31 de enero, se debían haber ejecutado 2.464 metros de excavación completa, de los 3.080 metros que debía cumplir para la fecha del 28 de febrero y lleva reportado sólo 1.057 metros. Aquí es donde se significa que hay un atraso”.A esto, el ingeniero Collins respondió que hay una confusión en el tema de la orden de iniciación de la etapa de construcción del Túnel, en la medida en que explicó que esa resolución debía ser impartida por la Gerencia de Grandes Proyectos del Invías, la cual sólo lo podía hacer “después de que se cumplieran todas las condiciones enunciadas en el numeral 4 del contrato”.Dijo que “una de esas condiciones era que se encontrara en firme la aprobación de la cesión parcial de la licencia ambiental ordinaria impartida por la autoridad ambiental a favor del contratista”, la cual fue entregada el 14 de septiembre de 2009. No obstante, una primera resolución de inicio de obra fue emitida el 14 de abril de 2009 y una segunda el 1 de julio del mismo año, ambas anteriores al día de la cesión de la licencia, que se dio en septiembre.El ingeniero explicó que si se toma como referente la fecha del 1 de julio del Invías, el contratista tendría “un atraso de 500 metros”, pero aclaró que “si se toma como fecha válida del contratista (septiembre), no tendría un atraso de un mes sino un adelanto de mes y medio”.Ante esto, voceros del Invías que rompieron el hermetismo, indicaron que luego de la reunión del 2 de marzo con el contratista, el director del instituto, Carlos Rosado, determinó que en 15 días buscará dirimir cuál es la fecha que se va a tener en cuenta, gracias a que la entidad contrató un bufete de abogados para que analice el tema.Sin embargo, Collins enfatizó: “En ninguno de los dos casos, sea la fecha del Invías o la del contratista, la entrega final del proyecto no está en riesgo”.El lío de la plataOtro elemento de debate fue el de los recursos. Según el contralor Izáciga León, el contratista recibió $317.000 millones y únicamente ha logrado entregar obras que no superan los $140.000 millones, por lo que cuestionó que no se conoce la suerte de $179.000 millones y anotó que “la Contraloría sí tiene derecho a preguntar dónde están esos recursos”.Cuestionado al respecto, Collins dijo que “la plata está en la obra y representada en las instalaciones que tenemos, en los equipos que hemos comprado y en las obras que están en ejecución” y recalcó: “Oficialmente no se nos ha requerido para dar una explicación” sobre el tema.En este punto, surgió un nuevo problema. Al interior del Gobierno se ha dicho que el costo total de la obra, $629.052 millones, $987.746 millones, serían insuficientes y que la licitación se habría quedado corta en $300.000 millones.A esto, Caicedo Ferrer aseguró que “hay un informe de que el presupuesto no va a alcanzar, pero eso es una cosa que no ha sido constatada”.Mientras tanto, el contratista Collins agregó: “Yo oferté por el valor que se determinó en la licitación y con esos recursos voy a hacer la obra completa”.La Contraloría también llamó la atención sobre la técnica de excavación, de la que dijo “ha sido mal utilizada”.Collins anotó que esa es una versión sesgada, porque para hacer túneles “hay dos grandes tecnologías: la TBM (Tunel Bring Machine) o topos, o la de Drill Blast (perforación y voladura), que es la que utilizamos”.Finalmente sobre los cuestionamientos de que la maquinaria es insuficiente o está dañada, el contratista dijo que cuando licitaron oyeron voces en el Gobierno sobre que quien se ganara “el primer tubo le daban el segundo por ampliación del contrato y pensando en eso la Unión compró el doble de máquinas de las que se necesitan para hacer un túnel”.Los mexicanos de Condux se fueronLa Unión temporal se conformó con 12 empresas, de las cuales la mexicana Condux S.A. vendió su participación del 10% y se fue.Carlos Collins confirmó esta salida y recalcó que esa empresa no se mostró interesada en seguir.El presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, Daniel Flórez dijo que hay que analizar la estructura organizacional. “Se estima necesario que el socio extranjero que aportó tecnología para la adjudicación esté presente”.Anotó que “el proyecto va avanzando, pero se necesita un apalancamiento de todo el equipo que hizo la propuesta”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad