Remesas: el sueño que se esfuma entre los colombianos

Remesas: el sueño que se esfuma entre los colombianos

Marzo 04, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Remesas: el sueño que se esfuma entre los colombianos

El Valle del Cauca fue el departamento que más remesas recibió en al año 2011.

Colombianos en el exterior han reducido sus envíos de dinero al país. A algunos, incluso, deben enviarles giros para sostenerse. Informe.

Iván Cadavid, vallecaucano, de Restrepo exactamente. Está radicado desde hace un par de años en Canadá. Dice: “Lo que te puedo decir con respecto a las remesas es que el costo de vida frente a los ingresos que recibimos los colombianos en el exterior ya no nos permite hacer envíos de dinero al país o, si se envía, como es mi caso, alcanza para cumplir sólo con los compromisos básicos que tenemos allá”. Inés Montoya, once años en España, desde hace tres cuida a una pareja de ancianos, dice: “La crisis económica de Europa sí ha afectado mis envíos de remesas. Yo tengo a mis dos hijas en Medellín y mensualmente les enviaba entre 600 y 800 euros. Pero, desde el año pasado, apenas puedo mandarles 400 porque el sueldo me fue reducido. Mi esposo trabajaba en la construcción y por estar en eso se enfermó de un hombro. Perdió el empleo. A mí me tocó aguantarme que me quitaran parte del sueldo porque no hay trabajo para inmigrantes. La prioridad son los españoles. He visto gente de saco y corbata llevando hojas de vida a los restaurantes”.Daniel Cuenca, 32 años, asesor de comunicaciones, reside en Madrid desde hace dos años, dice: “Yo enviaba dinero a Bogotá porque tengo un apartamento que estoy pagando. Trabajé mucho antes de venirme a Madrid y tenía algunos ahorros. Mi idea era hacer un buen dinero y regresar en unos cinco años. Ahora me toca decirles a mis familiares que usen la plata que queda del arriendo del apartamento para cubrir las cuotas del banco porque aunque gano bien, tengo un hijo pequeño y debo sostenerlo. Los arriendos en Madrid están muy altos. Estoy pagando 1.300 euros por un apartamento de apenas dos habitaciones y un baño. Eso fuera de servicios como luz, agua y gas”.Efectivamente: la crisis económica de España y Estados Unidos y el aumento del costo de vida en estos países está impactando directamente en las remesas que envían los colombianos al país. Incluso, se ha detectado un fenómeno particular: desde Colombia se están costeando los gastos de algunos compatriotas en el extranjero. El dato lo confirma Enrique Montes, jefe del sector externo de la subdirección de estudios económicos del Banco de la República: “En el país ha aumentado el envío de remesas al exterior. Aunque no tenemos datos oficiales de 2012, existen familias sosteniendo a sus miembros en el extranjero, pero con la expectativa de que mejoren las economías de las naciones donde viven, porque de todos modos el nivel de ingreso allá es superior a lo que se puede generar acá”. Ahora, en el tema de las remesas que llegan al país, el Banco de la República estima que en lo que va de 2012 el comportamiento sigue la misma tendencia del año anterior. Es decir: el promedio de envíos de dinero es sostenido, aunque es un promedio de giros bajo si se compara con cifras de años recientes. En 2011- explica Enrique Montes - las remesas que entraron a Colombia crecieron 3,6% frente a 2010 y la Nación recibió US$4.168 millones.Sin embargo, si las cifras se comparan con las de 2008, cuando Colombia recibió US$4.842 millones en giros, se traduce entonces que en sólo dos años se dejaron de recibir recursos por US$674 millones. Ese descenso se debe a que la mayoría de los casi cuatro millones de compatriotas que trabajan en el exterior, lo hacen en dos países que han padecido crisis económicas: España y Estados Unidos. El dato, aunque negativo, tampoco es dramático para el país. A nivel del continente americano, Colombia es el cuarto país receptor de remesas en dólares, después de México, Guatemala y Brasil. Para el año 2010, además, Colombia recibió el 41% de las remesas comunitarias. Sin embargo, que haya disminuido el envío de remesas es un asunto que preocupa, sobre todo porque las proyecciones a futuro todavía son inciertas.No se sabe muy bien cómo se comportarán los giros que llegarán en el corto y mediano plazo. “Todo depende de cómo les vaya a las economías de España, Estados Unidos y Venezuela, de donde también se envían remesas”, explican en el Banco de la República. La incertidumbre, la posibilidad de que las remesas sigan cayendo, representa un riesgo social del que poco se está hablando.Aunque la economía del país como tal no está amenazada, sí la de casi cuatro millones de familias que subsisten gracias a los giros. Las familias y las regiones, además: sólo el Valle del Cauca recibió casi US$850 millones por remesas en 2011... Y el tema, se insiste, no parece estar entre las prioridades de Estado, del Gobierno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad