Reforma tributaria le complica la vida a los contribuyentes

Reforma tributaria le complica la vida a los contribuyentes

Abril 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa / La República

El socio Director de Tax & Legal de Deloitte, Pedro Sarmiento, afirmó que la reforma estableció un régimen más complejo que se convierte en un “lastre para las empresas”.

Al parecer de los expertos la reforma tributaria terminó por complicarle la vida a los contribuyentes, en vez de simplificársela. En medio del proceso de reglamentación de la Ley 1607 de 2012, se propuso que la retención en la fuente del Impuesto para la Equidad fuera por actividades económicas, aspecto que les representa una carga adicional a las empresas. Durante el Foro Impacto Económico y Financiero de la Reforma Tributaria, realizado ayer por LR y Deloitte, el socio Director de Tax & Legal de Deloitte, Pedro Sarmiento, afirmó que la reforma estableció un régimen más complejo que se convierte en un “lastre para las empresas”. Ejemplo de esto es que el proyecto de decreto que reglamenta el Impuesto para la Equidad o también llamado Contribución Empresarial para la Equidad (Cree) plantea una retención en la fuente por tipo de actividades económicas. El Cree es un nuevo impuesto que sustituirá la financiación de los aportes parafiscales del Sena y del Icbf y de los aportes a la seguridad social, que están a cargo de las empresas a través de los impuestos a la nómina y que fueron exonerados para las compañías que contraten personas con sueldos inferiores a los 10 salarios mínimos mensuales. El Cree hace parte del impuesto sobre la renta; este último se redujo del 33% al 25% y se adicionó el Cree. Hasta el año 2015 la tarifa de este último será del 9% y posteriormente, del 8%. El proyecto plantea que la retención en la fuente se haga por actividades económicas con tres tarifas diferenciales: 0,30%, 0,60% y 1,50%. Según Diego Cubillos, gerente de Tax & Legal de Deloitte, esto representa una carga adicional para las empresas. “A parte de las retenciones en la fuente que se tienen que hacer del IVA, renta, impuesto al consumo, es una carga adicional la del Cree”. La República consultó a Natasha Avendaño, asesora de la Dirección de la Dian, quien explicó que, actualmente, el esquema de retención se basa en conceptos que no reflejan bajo ninguna circunstancia la verdadera rentabilidad de los negocios. “Este nuevo esquema sí consulta las rentabilidades de las diferentes actividades económicas; por eso hay tres tarifas, porque lo que busca es que las actividades que tienen unos márgenes de rentabilidades más bajos tengan unas retenciones más bajas y los que tienen rentabilidades más altas tengan tarifas más altas”. Para Cubillos, esto es muy relativo. “Dentro de los mismos sectores pueden existir empresas con dificultades, que al final del año no van a generar un impuesto alto y que aunque estas tarifas de retención sean muy pequeñas, por debajo del 1% en algunos casos, de todas maneras pudieran generarles saldos a favor a compañías en periodos futuros y tendrían que solicitarlos y les afectaría el flujo de caja”, agregó el experto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad