Reforma a las regalías puede ser la redención del Valle

Octubre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Reforma a las regalías puede ser la redención del Valle

El Departamento recibiría $350.000 millones hacia el año 2014, pero se debe preparar con proyectos para impulsar el desarrollo regional.

De aprobarse el proyecto que plantea la reforma a la manera como se distribuyen las regalías que deja la explotación petrolera y minera en el país, en el 2014 el Valle del Cauca recibiría por ese concepto $350.000 millones. Hoy lo que recibe apenas sobrepasa los $1.000 millones.Esos $350.000 millones son casi la mitad del dinero que se contempla invertir con las polémicas vigencias futuras, para las cuales el Departamento tendría que empeñar sus rentas más importantes durante doce años.Esto demuestra la importancia que tiene para esta región el proyecto que hace trámite en el Congreso de la República y que ya superó dos de los ocho debates que deber surtir para convertirse en ley. La motivación de esta iniciativa, una de las prioritarias de la agenda legislativa del Gobierno de Juan Manuel Santos, está en la total inequidad como son distribuidos esos recursos actualmente.Y es que el 85% de las regalías pagadas entre 2002 y junio del 2010, y que suman $26 billones, se las llevaron 86 municipios y ocho departamentos, en cuyo subsuelo se explotan petróleo, carbón y otros minerales. Al resto de las regiones les correspondió el 15%.En ese lapso, al Valle (que tiene un poco más de cuatro millones de habitantes) le fueron girados escasos $9.795 millones en regalías. En contraste departamentos como Casanare, con una población de apenas 310.000 personas, recibió $5,72 billones durante ese mismo período.Aún con esa montaña de dinero, el progreso está ausente, no sólo en muchas zonas rurales y urbanas del Casanare, sino en departamentos de ese exclusivo club como Meta, Huila, Arauca, Cesar y la Guajira, entre otros. Estos y otros puntos fueron analizados durante una mesa redonda organizada por El País para debatir los alcances y los futuros beneficios económicos del proyecto.Según Germán Jaramillo, presidente del Comité Intergremial del Valle, “mientras el Valle es uno de los departamentos que más aporta impuestos a la Nación, recibe una cuantía muy inferior en recursos para impulsar su desarrollo”. Y entre ellos están precisamente los dineros de las regalías.El Valle del Cauca sería uno de los entes territoriales ganadores en la nueva distribución de estos recursos. Según el senador Roy Barreras, coordinador de ponentes, “el Valle —de acuerdo con los cálculos del proyecto— obtendría $350.000 millones anuales en el 2014”.Ante esta perspectiva, el gobernador Francisco Lourido señaló que “tendremos que prepararnos bien para hacer una adecuada inversión de esos dineros, incluyendo los que vendrán para investigación, ciencia y tecnología”. Pero no sólo el Valle vería incrementado su respaldo económico, por esa vía a partir del 2012, al modificarse la distribución de esos dineros, sino otros departamentos como Cauca, Nariño y Chocó, considerado uno de los más pobres de Colombia.Por ello, el presidente de la Cámara de Comercio de Cali y próximo presidente de Confecámaras, Julián Domínguez, considera que más que el Valle, la región Pacífica, que hoy tiene un gran atraso, debe ser la ganadora en la obtención de regalías para impulsar su desarrollo. “El proyecto debe estimular y reflexionar más el concepto de regiones como la del Pacífico para que sea más equitativo”, señala.¿En qué va la reforma?El pasado martes la reforma pasó su segunda prueba de fuego en el Senado, a pesar de las críticas de partidos como el Mira y el Polo Democrático.La creación de los fondos de Desarrollo y Competitividad Regional, de Estabilización y Ahorro y Compensación Regional, para el futuro manejo de las regalías sigue siendo el epicentro de las críticas, ya que se teme que su manejo sea centralista. Frente a ello el senador Barreras sostuvo que “eso es un mito”, ya que lo que se busca con los fondos es precisamente el manejo de las regalías desde las propias regiones. En la última sesión, 72 senadores votaron positivamente la reforma al Artículo 361 de la Carta. Hubo 12 votos en contra. Esa modificación dispone que los dineros de las regalías deberán financiar proyectos de desarrollo económico y social en las regiones, de infraestructura y preservación ambiental. Además, busca fomentar el ahorro pensional territorial y público. Asimismo, el 10% de esos recursos (unos $800.000 millones) en el 2014 irían a ciencia y tecnología.Cada departamento o municipio deberá presentar proyectos a ser financiados. Una mesa u organismo colegiado, en la que participarán varios ministros, el Jefe de Planeación y los gobernadores se encargaría de dar su aval o no a esas iniciativas.Entre la riqueza, el despilfarro y los abusosParques que son monumentos al cemento, piscinas con olas en municipios que se asemejan a caseríos olvidados, y hasta un velódromo donde no hay ciclistas ni vías pavimentadas son un reflejo del despilfarro con que se han manejado los dineros de las regalías en algunas de las más ricas zonas minero-petroleras del país.Varios coliseos deportivos a los cuales los carcome el abandono, una planta de asfalto que sólo produce lástima y una procesadora de yuca, levantada en una región donde no se siembra ese tubérculo, son otros ejemplos. Por esa ‘fábrica’, el municipio de Aguazul, Casanare, pagó $10.000 millones. Y hoy no funciona. Aguazul es de las localidades más favorecidas con regalías: $273.427 millones entre 2005 y 2009. Su población es de 30.000 habitantes. Tales han sido los abusos y la corrupción con dichos recursos, que varios alcaldes, gobernadores y ex mandatarios siguen en la mira de los investigadores. Ya algunos han sido sancionados.El alcalde de Arauca, William Alfonso Reyes Cadena, fue destituido meses atrás por haber invertido presuntamente dineros de las regalías en la firma Probolsa de Cali, que luego se liquidó. Ese manejo irregular le costó al municipio la pérdida de $16.000 millones. Otro caso singular es el del municipio de la Jagua de Ibirico, Cesar, donde se adelantan 50 investigaciones. Esa pequeña localidad de apenas 22.000 habitantes entre los años 2005 y 2009 recibió $174.000 millones por regalías, plata que cualquier otro municipio envidiaría. A pesar de ello, por sus polvorientas calles el progreso no transita.En el primer semestre del 2010 tras detectar anomalías en las inversiones de 237 entes territoriales, la Dirección Nacional de Regalías se vio obligada a retener giros por $355.000 millones. Los dineros iban para municipios como Montelíbano, Arauca, Segovia y La Jagua de Ibirico. Las retenciones se deben a mal manejo de los recursos, riesgo en la desviación de estos y no suministro de información. También se encuentran las localidades de Cantagallo, Orocue, Ciénaga de Oro, Orito y San José de Uré.Como si fuera poco en el departamento del Meta, al que le correspondieron regalías por $3,5 billones entre los años 2002 y lo corrido del 2010 inexplicablemente el agua potable no llega a 28 de sus 29 municipios. Sólo en el 2009, ese departamento logró un cheque de regalías por $501.000 millones, que es casi la mitad del presupuesto del Valle del Cauca.Precisamente por supuestos manejos irregulares de esos dineros, la Procuraduría de la Nación ordenó investigación disciplinaria contra dos ex gobernadores del Meta. Entre tanto, en Casanare un ex gobernador fue sancionado e inhabilitado por 14 años para ejercer cargos públicos.El propio auditor general de la Nación, Iván Darío Gómez atribuye esa cadena de malos manejos a la falta de “dientes” y controles efectivos por parte de Planeación Nacional, lo mismo que por parte de la Contraloría General de la República.En su concepto, durante el 2009 este último organismo de control dejó de auditar un billón de pesos en regalías, por lo que señala que la reforma “le podría poner frenos a estas anomalías y manejos vergonzosos de estos dineros”.El propio fiscal encargado Guillermo Mendoza Diago, corroboró hace poco la pérdida o suerte corrida por esos dineros, al señalar que “es una cifra tan cuantiosa que ni siquiera la puedo leer, pero supera el billón de pesos. Eso comprende departamentos y municipios que reciben regalías”, advirtió.Por tales hechos, el ente acusador adelanta un cúmulo de procesos averiguatorios. Los municipios de Villavicencio y Castilla La Nueva, en el Meta, son los nuevos investigados.Frente a dicha realidad y los alcalces de la reforma, Alejandro Martínez, presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, sostiene: “Aquí lo importante no es la forma como se distribuirán esos dineros de las regalías en el futuro, sino su buen manejo, ojalá con un verdadero criterio gerencial”.Una dura puja política y regionalAunque la reforma a las regalías ya superó los dos primeros obstáculos, pruebas más difíciles están por venir, porque la iniciativa llegará a la Cámara de Representantes, en la que los intereses regionales tienen más peso. Desde ya se prevé que los departamentos que hoy se benefician más con las regalías darán una dura pelea en este escenario por no perder sus derechos.El propio coordinador de ponentes, Roy Barreras, admitió que “deberán otorgarse algunas concesiones”, pero recalcó que las mayorías en el Congreso lo aprobarán. Entre esas concesiones, estaría la posibilidad de que los cambios se apliquen gradualmente. Muchos de los opositores militan en la coalición mayoritaria. Ese será el pulso que caracterizará los próximos seis debates gobierno-regiones.Entre los más enconados críticos figuran los congresistas Maritza Martínez, Iván Moreno Rojas, Rodrigo Villalba, Karime Motta, Jaime Enrique Durán, Carlos Ramiro Chavarro y Hernán Andrade. Todos oriundos de territorios ricos en hidrocarburos.Pero las preocupaciones no sólo son de corte político, sino por el eventual manejo centralista que se le podría dar a los dineros de las regalías, con base en los fondos que se proponen, a pesar de que el acto legislativo habla de un énfasis regional en la repartición de esa cantidad de recursos.Francisco Piedrahita, rector de la Universidad Icesi, recalcó que “existe un riesgo grande que este nuevo cambio constitucional genere mayor centralismo. Y no hay que olvidar que el Valle ha sufrido como nadie esa centralización en los últimos 20 años”.Por su parte, Ximena Hoyos, directora de la Unidad de Acción Vallecaucana, puso de presente “que es importante mirar cómo se están armando las alianzas entre las bancadas regionales, porque deben existir intereses cruzados para potenciar esta herramienta que ahora tendrán los entes territoriales para atraer recursos”.Sobre ello Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, destacó que “en la Costa Caribe ya se están armando proyectos para aprovechar las regalías hacia el futuro. En eso tenemos que trabajar urgentemente en el Valle del Cauca”.Ante la inquietud de que el proyecto haga la distribución de las regalías sólo bajo el criterio de población, Julio Escobar, jefe de estudios económicos del Banco de la República en Cali, consideró que “no debemos tenerle miedo a eso. Si se hace por población la región del Pacífico tendría el 17,1% del total nacional y Bogotá el 16%”.Por su parte, Javier Andrés Castro, decano de economía de la Universidad del Valle, sostuvo que “el proyecto es innovador, pero no me queda claro el criterio de buen gobierno que tendrá la Ley de tal forma que se podría generar una competencia malsana por esos recursos. Hay que vigilar que el Estado y las regalías no se conviertan en una ‘piñata y todos lleguen a competir, sin criterios de buen gobierno y eficiencia”.Frente a eso, el senador Barreras, respondió que “aquí lo importante es que habrá mayor equidad con las regalías”, ya que el actual sistema no refleja las realidades del país”.Datos claves Si la reforma a las regalías pasa hacia el 2012, el Valle del Cauca podría recibir $221.000 millones en el año 2012. Esa suma luego saltará a $293.000 millones en el 2013 y luego a $350.000 millones en el año 2014. Hoy el 85% de todas las regalías que se pagan por petróleo y carbón, se las llevan solo 80 municipios y ocho entes regionales. El 15% restante va para otras regiones.Puntos de vista“Equidad, es lo básico”Roy Barreras, senador de la República.“Lo que buscamos es que haya una verdadera equidad en la distribución de las regalías. Esa es la meta. No se trata de un despojo de recursos a nadie. Pero las regalías directas van a bajar de un 100% al 20% al 2014. De eso se trata de redistribuir mejor esos dineros. Y aquí el Valle del Cauca será un gran ganador en esto. Tendrá además el privilegio de distribuir los recursos de investigación, ciencia y tecnología. El que pega primero pega más rápido”. “Revisar distribución”Ximena Hoyos, directora de la Unidad de Acción Vallecaucana.“Hay que repasar los criterios de distribución, porque si bien entendemos todos que hay regiones que deben ser beneficiadas con el fondo de compensación regional por el tema de pobreza, hay otras como el Valle del Cauca que les ha ido muy mal en el promedio per cápita. Por eso creo que valdría la pena revisar nuevamente los criterios de distribución de todos esos fondos en términos de los departamentos”.“Crear un impuesto”Julio Escobar, jefe de estudios económicos del Banco de la República-Cali“Aunque la redistribución de las regalías es clave para acabar la inequidad en su distribución, sería importante pensar en la creación de un impuesto a las exportaciones mineras que se mueva conforme al comportamiento de las bonanzas petroleras y mineras. Esos recursos provenientes de ese tributo se podrían dirigir a impulsar la competitividad, pero bajo un criterio netamente regional. Así se hace hoy en otros países”.“A estar vigilantes”Francisco Piedrahita, rector de la Universidad IcesiEstamos de acuerdo es que este proyecto es importante para el Valle del Cauca en particular por la cantidad de recursos que pueden llegar. Pero es más importante aún hacer seguimiento a lo que será la reglamentación de la ley, porque la reforma deja muchas cosas en el aire. Necesitamos que nuestros congresistas estén en las discusiones para defender la región y evitar que se den más pasos hacia la centralización”.“No a la competencia”Javier Andrés Castro, decano Economía de Univalle“Hay que articular la reforma, dónde quedarán las veedurías y otros elementos actores. El desafío es lograr un encadenamiento para que no haya una competencia perversa que se puede dar al colocar a las regiones pobres, sin muchos criterios, a pelear por unos recursos como los de las regalías. Esa distribución no debe convertirse en una futura piñata para ver quién se queda con más dineros”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad