Reanudación de negociación sobre energía nuclear iraní provoca polémica en Washington

Marzo 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co| AFP

John Kerry y Mohammad Javad Zarif, los jefes de la diplomacia de ambos países, realizan una nueva ronda de negociaciones.

Iraníes y estadounidenses reanudan este domingo en Lausana (Suiza) las negociaciones sobre el programa nuclear de Teherán, presionados por la fecha límite del 31 de marzo para conseguir un acuerdo político y la oposición en Estados Unidos e Irán. Lea también: EE.UU. e Irán retoman negociaciones sobre programa nuclearJohn Kerry y Mohammad Javad Zarif, los jefes de la diplomacia de ambos países, realizan una nueva ronda de negociaciones que podría durar hasta el viernes, en vísperas del nuevo año iraní, el 21 de marzo. Este lunes, por la noche, Zarif tiene previsto hacer una visita relámpago a Bruselas para entrevistarse con la jefa de la diplomacia europea que estará acompañada por sus homólogos franceses, británicos y alemanes. Tras una década de crisis, 18 meses de negociaciones y dos plazos incumplidos, Irán y las grandes potencias del grupo 5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, Francia, China y Alemania) que están negociando bajo la égida de la diplomacia de la Unión Europea, se han dado de plazo hasta el 31 de marzo para alcanzar un acuerdo político. Ese texto establecería las grandes líneas para garantizar el contenido pacífico de las actividades nucleares iraníes y la imposibilidad para Teherán de acceder al arma nuclear en un tiempo demasiado corto para una reacción internacional. Plantearía también el principio del control de las infraestructuras iraníes, la duración del acuerdo y el calendario de un levantamiento de las sanciones que ahogan la economía iraní. Según una fuente diplomática europea, antes de la caída del precio del petróleo, la factura anual de las sanciones se elevaba a unos 50.000 millones de dólares anuales además de la pérdida de otros 50.000 millones por las ventas de petróleo no realizadas. En total, en torno al 13% del PNB iraní. Una vez que se concluya el acuerdo político, los negociadores tendrán hasta el 1 de julio para establecer las modalidades técnicas. Tras las últimas rondas de negociaciones, todas las partes hablaron de "avances" pese a que divergen sobre el alcance de los mismos o sobre los capítulos. Ante la perspectiva de un acuerdo, una tormenta política se ha abatido sobre Washington dando nuevos argumentos antiestadounidenses a Teherán. 47 de los 54 senadores republicanos escribieron una carta el lunes a los dirigentes de la República Islámica, advirtiéndoles de que solo el Congreso tiene el poder de levantar las sanciones estadounidenses adoptadas en la forma de leyes en los últimos años. Para Kerry, esta iniciativa es "irresponsable" y "amenaza con socavar la confianza de los gobiernos extranjeros en miles de acuerdos importantes que comprometen a Estados y otros países" . El guía supremo iraní reiteró el jueves la voluntad de Teherán de llegar a un acuerdo pese a la desconfianza tradicional con los estadounidenses. Esta iniciativa también perturba a las otras partes negociadoras. "Puede hacer fracasar un acuerdo" , subraya una fuente diplomática. "Evidentemente, la desconfianza crece de lado iraní (...) donde se preguntan si somos realmente serios con estas negociaciones", advirtió este jueves el ministro alemán de Relaciones Exteriores Frank-Walter Steinmeier ante la prensa en Washington.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad