Reactivan debate sobre alzas en salario mínimo

Febrero 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
Reactivan debate sobre alzas en salario mínimo

Desde hace años la concertación sobre el salario mínimo entre el Gobierno y centrales obreras ha fracasado, siendo reemplazada por decretos.

Anif cuestiona los ‘ajustes’ políticos. Temen presiones sobre la inflación. Sindicatos defienden fórmula actual.Para algunos expertos, esta fórmula es demasiado técnica y no se ajusta con la realidad del país.

El debate sobre el ajuste del salario mínimo continúa. Para la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, el incremento se debe realizar a través de una fórmula universal y no mediante un “ajuste de tipo político” como el registrado en enero.Para algunos expertos, esta fórmula es demasiado técnica y no se ajusta con la realidad del país; otros, coincidieron en que aumenta la informalidad y la inflación.Desde hace años la concertación sobre el salario mínimo entre el Gobierno y centrales obreras ha fracasado, siendo reemplazada por decretos. Anif explicó que el cálculo debería estar planteado por una fórmula universal.Esta revisión técnica es la inflación combinada con la Productividad Laboral. Según Sergio Clavijo, presidente de Anif, si no se tienen en cuenta estos aspectos se “afecta el precio relativo del factor trabajo y, con ello, se agravarán el problema del desempleo estructural y la informalidad laboral”.Además de afectar el rango meta de la inflación propuesta por el Banco de la República, se está realizando un aumento por encima de la productividad del país, que según la entidad ha tenido registros negativos de 2008 a 2010.Sin embargo, la propuesta fue cuestionada por expertos. De acuerdo con Felipe Campos, director de investigaciones económicas de Alianza Valores, el cálculo no es justo, ya que es muy técnico en sí; sin embargo, explicó que a largo plazo puede ser viable.“El gobierno corre riesgos, debido a que el 2011 es un año de mucha incertidumbre con lo que a presiones inflacionarias se refiere, entonces con la medida del Gobierno de subir el salario mínimo se puede provocar que el Emisor también suba sus tasas”, afirmó.Por su parte, Julio Roberto Gómez, presidente de la Central General del Trabajo, CGT, afirmó que la diferencia del 3,4% al 4%, no se puede ubicar en “una causal de desestabilidad económica”. Según Gómez, la solución está en aumentar el salario para que la economía se catapulte.En cuanto a las posibles presiones inflacionarias por parte del paro, indicó que no habrá mucha influencia en los precios de los artículos de la canasta familiar, pero sí un desabastecimiento por algunos días mientras la situación retorna a la normalidad. “Lo que sí puede afectar el costo de la canasta familiar es que los especuladores y acaparadores hagan de la suya”, señaló.Sin embargo, para Mauricio Reina, investigador asociado a Fedesarrollo, el panorama inflacionario pinta diferente. “Cuando uno incluye al salario mínimo un aumento que corresponde a una presión coyuntural como era la del invierno en los alimentos, termina convirtiendo esa presión inflacionaria en algo permanente”, dijo.Por otro lado, según el experto el aumento salarial por encima de la productividad salarial traería más informalidad, ya que el empresario al ver que tiene que pagarle más de lo que rinde en productividad, es un incentivo para sacarlo de nómina, o reemplazarlo por una máquina. Juan Carlos Guataquí, profesor de la Universidad del Rosario, las medición de la llamada productividad laboral, para ajustar el mínimo, tiene muchas interpretaciones. En su opinión este indicador debetener en cuenta la inflación proyectada, la observada y hasta el aporte de los asalariados al PIB.Finalmente, Julián Cárdenas, gerente de investigaciones económicas de Corredores Asociados, sostiene que hay que tener cuidado ante los ajustes concedidos por el Gobierno al salario mínimo en enero, pasándolo por decreto de 3,4% a 4%. “Esos incrementos muy por encima de las expectativas de precios pueden generar presiones inflacionarias; sin embargo, pienso que no es el caso de la situación actual. Por ahora pareciera que el impacto no es tan grande”, puntualizó Cárdenas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad