¿Quiere comprar carro?, primero haga cuentas

default: ¿Quiere comprar carro?, primero haga cuentas

Si uno de sus proyectos en 2016 es comprar carro, haga cuentas. El alza del dólar y el aumento en el valor de los repuestos y seguros puede que lo obliguen a seguir andando en bus.

¿Quiere comprar carro?, primero haga cuentas

Marzo 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
¿Quiere comprar carro?, primero haga cuentas

Si uno de sus proyectos en 2016 es comprar carro, haga cuentas. El alza del dólar y el aumento en el valor de los repuestos y seguros puede que lo obliguen a seguir andando en bus.

Se calcula que en 2014, en Colombia salieron a rodar por las calles unos 325.600 carros nuevos. Un año más tarde, en 2015, lo hicieron 283.200. 

Finalizando 2016, en las cuentas de Tulio Zuluaga, presidente de la Asociación del Sector Automotor y sus Partes, Asopartes, la cifra apenas rondará los 270.000. Y él tiene claras las razones del descenso: este año que comienza, que luce difícil para la economía del país en general, impactará con fuerza al mercado automotor debido al alza del dólar y al incremento del valor de  aspectos como los seguros obligatorios y los repuestos.

Zuluaga hace cuentas. Si se habla, digamos, de la compra de repuestos estos han tenido un incremento considerable para el bolsillo de los 5,5 millones de  colombianos que se movilizan en transporte particular: un 38 %. Sobre todo, los relacionados con la suspensión y la dirección. Lo ilustra con un ejemplo sencillo: una batería que en 2015 se conseguía en $280.000, este año no costará menos de $364.000. 

“Y el tema es bien delicado pues gran parte de los repuestos de los vehículos que circulan por Colombia son importados y con la permanente devaluación del peso se hace cada vez más costoso cambiarlos. La otra cara de la moneda es la de los fabricantes nacionales, ya que toda la materia prima que usan en este negocio es importada”, asegura el presidente de Asopartes.

Pero si en sus propósitos de este 2016 está definitivamente  la adquisición de un carro, lo más aconsejable es que saque lápiz y libreta y haga con juicio las  cuentas después de analizar otras variables. 

Como ya se sabe, el Ministerio de Transporte subió el valor de la revisión técnico mecánica, que es la que garantiza que su carro pueda rodar en óptimas condiciones, y que debe hacerse anualmente de manera obligatoria. 

Sucede que quien pagaba por este servicio $90.000 hasta el año que pasó, en este deberá sacar del bolsillo $136.000. Dicho incremento, según el Gobierno Nacional, se debe a la creación de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, entidad cuyo propósito será trabajar en la prevención de accidentes de tránsito y ejercer más control sobre los centros de diagnóstico automotor de todo el país.

De la lista de incrementos para dueños de vehículos hacen parte también los seguros contra todo riesgo. Quien lo explica es el agente de Seguros Liberty, James Galvis, quien sostiene que en este campo las alzas se han movido entre un 20 % y un  40 %.

“En dos décadas trabajando en este sector no había visto unas tasas tan elevadas. Es algo histórico”, se queja Galvis. “Y eso ha afectado sobre todo a aquellos modelos que se roban mucho y sobre los que las aseguradoras tienen más prevenciones, como por ejemplo las camionetas Kia Sportage y Kia Revolution y modelos de gama baja como el Hyundai Atos, el Chevrolet Spark y el Kia Picanto”.

Y respalda sus palabras  con un ejemplo: mientras en 2015 asegurar un Kia Picanto —uno de los modelos más vendidos en Colombia por su bajo consumo de combustible— costaba $850.000, este año la tarifa se elevó a $1.400.000. 

 “Lo que uno pensaría que va a pasar es que la gente que tiene carro no dejará de asegurarlo. Sabe que no conviene andar por las calles sin un seguro. Pero el impacto va por otro lado: puede ‘frenar’ a quien quiera comprar un vehículo por primera vez,  pues cada vez se hace más difícil sostenerlo”, reflexiona Galvis.

Marcel Ramírez, presidente de la Asociación Colombiana de Usuarios de Vehículos Particulares, también deja ver su preocupación frente a otros incrementos. Uno de ellos es el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, Soat. Según sus cuentas, su valor   se incrementó en un 100 % para  vehículos de gama alta y en un 60 % para los de media y baja. “Y nadie da una explicación del porqué de esos incrementos”, agrega Ramírez. “Uno se pregunta, ¿para qué hoy un Soat cuando además se está pagando un seguro contra todo riesgo?”.

En su opinión, todos estos incrementos han impactado la canasta familiar, en especial la de la clase media, “que ha tenido que desplazar otras necesidades para poder mantener los costos que acarrea un carro. Y lo que uno ve es que suben y suben los gastos, pero, a cambio, ¿qué se le da al dueño de un vehículo? Las vías son un desastre o cada vez hay menos para poder darles espacio a los sistemas de transporte masivo. Y encima, en las principales ciudades del país sigue sin  resolverse el tema que más preocupa a la gente: la movilidad”. 

270.700 carros nuevos se proyecta que sean vendidos este año. Son 13.000 menos que el año pasado, según la Asociación del Sector Automotor y sus Partes.

¿'Frenazo' en el mercado?

Hay otros que prefieren ver el asunto en claroscuro. Uno de ellos es Carlos Hoyos, quien trabaja para varias compraventas de vehículos en Cali. “Está claro que tener un carro no es una inversión. Y quien lo compra sabe que no está haciendo un negocio que le generará ganancias. Solo compra comodidad. Pero al momento de hacerlo, debe considerar cuál es el carro que realmente necesita y no dejarse llevar solo por el que está de moda. Si opta por un ‘segundazo’, la clave es buscar con paciencia hasta dar con un modelo que se ajuste al bolsillo y esté en las mejores condiciones”.

Otra de las preocupaciones que rondaba en los colombianos hasta hace apenas  unos días estaba relacionada con el avalúo proyectado por el Ministerio de Transporte que sirve para fijar el monto del impuesto de rodamiento que se paga cada año y que generó una avalancha de quejas debido a la desmesura de los incrementos. 

No obstante, después de ajustar los avalúos, la tabla dada a conocer por esta cartera el pasado 25 de febrero dejó tranquilos a varios actores de la industria automotriz pues el alza para 2016, en ningún caso, superará el 6,7% y el avalúo no excederá el valor comercial del automotor.

Pero las dudas persisten en algunos propietarios. Pedro Chamorro dice que, por ejemplo, su Renault Sandero GT MT, modelo 2010, fue avaluado el año pasado en $13.500.000. Este año, de acuerdo con dicha tabla,  subió a $14.000.000. “Uno piensa: ¿por qué un carro usado en vez de bajar su valor comercial, como sucedía siempre, antes aumentó?”. Lo propio se pregunta Alfredo Palacios, cuyo Kia Cerato Forte, modelo 2013, pasó de $26.100.000 a $27.100.000 este año. Un incremento del 3,4 %.  

Ante las dudas, Tulio Zuluaga, presidente de Asopartes, cree necesaria una claridad: el avalúo “solo interesa para efectos del pago del impuesto automotor no para su comercialización en el mercado”.     

Sin embargo, una ronda por varios concesionarios de la ciudad demuestra que con el alza del dólar y su impacto sobre el mercado de los automóviles nuevos, se ha agitado el de los usados, “que ahora han subido de precio con relación a su valor en otros años. Eso no pasaba nunca”, reconoce Marcel Ramírez.

“Colombia debe ser el único país del mundo donde se revalorizan los carros de segunda. Quien diga  que el avalúo hecho por el Ministerio de Transporte no está impactando el mercado de los carros usados está desconectado de la realidad”, sostiene el líder de la Asociación Colombiana de Usuarios de Vehículos Particulares.  

Otros colombianos creen que a pesar de los incrementos en el sostenimiento de los autos nuevos, esta sigue siendo la mejor opción de movilidad. Es el caso de Wilmer Zambrano, gerente comercial de una firma constructora, quien optó por un auto cero kilómetros, el cual pudo comprar gracias a una oferta que le permitía adquirirlo sin cuota inicial. “Creo que esas alzas se han visto compensadas con el precio de la gasolina que no se ha incrementado desde enero de 2015”.    

El panorama también lo ve con optimismo el presidente de Asopartes, a quien no le preocupa que la proyección de la venta de carros nuevos para este año sea inferior a la de 2015. “Piense usted que hace 15 años, en Colombia salieron de los concesionarios solo 63.000 vehículos. Así que la cifra de 270.000 proyectados para este 2016 es saludable”.

Repuestos, el mayor dolor de cabeza El presidente de  la Asociación Colombiana de Usuarios de Vehículos Particulares  denuncia que por cuenta del alza en el dólar, cada vez se hace más difícil conseguir repuestos.“Metes un carro al taller y hay que esperar  entre 30 y 40 días para que llegue cualquier pieza, desde un inyector hasta una correa de cambio. Ya no hay respuestos en el stock de los concesionarios. Se consiguen repuestos solo si se piden al exterior”.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad