¿Quién es el caleño que está en la lista de los hombres más ricos del mundo?

Marzo 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Quién es el caleño que está en la lista de los hombres más ricos del mundo?

Jaime Gilinski, de 58 años de edad, ha hecho la mayoría de su fortuna por fuera de Colombia. Se le considera un verdadero ‘as’ en los negocios de corte financiero.

El ranking de la revisra Forbes lo ubica como el tercer gran billonario de Colombia. Y hace parte del club de las 600 personas más adineradas del planeta. Le contamos de quién se trata.

Desde muy joven forjó su inclinación por los grandes negocios financieros, aunque su familia venía de una larga tradición industrial en el Valle del Cauca.Una habilidad que Jaime Gilinski Bacal, reforzó en las aulas de la Universidad de Harvard, y su posterior trabajo en el banco de inversiones Morgan Stanley, que le abrió las puertas a los 22 años para que conociera la economía global. Trabajaba allí hasta 16 horas diarias. Esta semana volvió a ser noticia cuando la prestigiosa Revista Forbes lo encumbró al selecto club de los 600 hombres más ricos del planeta con una fortuna personal de US$3100 millones. En el 2013 había llegado a la lista de los billonarios colombianos (hoy es el tercero), escoltando al banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo y a los hermanos Andrés y Alejandro Santo Domingo. Todo por cuenta de los exitosos negocios que empezó en los años 90. Aún muchos lo recuerdan por su arriesgada operación en 1997 para comprar al Banco de Colombia (hoy Bancolombia), del cual fue presidente con apenas 35 años de edad.Fue una transacción audaz por US$400 millones que él ideó tras convencer a un grupo de inversionistas encabezado por el filántropo y magnate George Soros, quien es su amigo. Y no más famoso fue el litigio que empezó en 1999 por el detrimento en el valor de los títulos de los accionistas minoritarios, luego de que el Banco Industrial Colombiano, BIC, se fusionara con el Banco de Colombia para crear el Bancolombia. Eso le generó la animadversión del sindicato antioqueño. El proceso acaparó titulares diarios de la prensa nacional e internacional. Su epílogo en 2010 es todavía un secreto. “Siempre fue una persona respetuosa de las decisiones, y ante todo transparente”, señala el exprocurador General de la Nación, Jaime Bernal Cuéllar, quien participó en el ‘pool’ de abogados que contrató durante el litigio.“No fue fácil para él, pues se trató de un proceso dilatado, complejo y poco entendido por la justicia de aquel entonces”, recalcó. Pese a ello, “fue muy serio y prudente”. Un joven inquieto Jaime Gilinski, nació en diciembre de 1957 en Cali en el seno de una familia de ascendencia judía con raíces en Lituania. Es hijo de Isaac Gilinski Sragovicz y Perla Bacal. Su padre, amante de los boleros (ha grabado varios) vive en Miami y aún conserva su casa en el viejo barrio Santa Mónica Residencial. Estudió en el Colegio Hebreo Jorge Isaacs en Cali, y partió de Colombia a los 17 años para estudiar ingeniería en el Instituto de Tecnología de Georgia y a los 20 años una maestría de negocios en Harvard. Reconoce que hablaba poco inglés, pero le fue bien en matemáticas. “Recién salido de la universidad era un muchacho muy inquieto y con un gran afán por hacer cosas importantes”, recuerda el empresario Diego Sanint, quien compartió con Jaime en 1986 cuando laboraba en la Financiera Internacional. “Era un motor de ideas. El mundo globalizado era para él, y así lo ha aprovechado en sus negocios”. Igual opinión tiene Mauricio Tello, un exbanquero caleño, quien lo conoció por allá en 1979 cuando su padre Isaac Gilinski lideraba un creciente emporio industrial de empresas como Yupi, dedicada a fabricar golosinas’, Plásticos Rimax y Andina de Herramientas. “Se le veía desde joven ese afán por sobresalir. Podría decirse que hoy es un ‘banquero de miedo’, en el buen sentido de la palabra, por su gran trayectoria y habilidad en los negocios”, anota Tello.Una dinastía industrialLa familia Gilinski tuvo sus inicios en la industria manufacturera. Su padre Isaac, hijo de inmigrantes lituanos, nació en Barranquilla y junto a su hermano Lazar abrieron una fábrica de curtiembres en el municipio de Piedecuesta, Santander. Finalmente, aterrizaron en Cali con Andina de Herramientas y Rimax. Muy pocos conocen que los Gilinski fueron los que impulsaron la marca de productos de aseo Bon Bril, que hace 15 años fue vendida a la multinacional Clorox. Pese al éxito de esos negocios, Jaime siempre tuvo un interés especial por la banca y el mundo financiero.“Es una persona extremadamente disciplinada y persistente en sus proyectos. Y ante todo tiene un afán innato para fortalecer los indicadores de sus empresas”, comenta un exejecutivo de una de sus compañías.Muy pocas veces se le ve ahora por sus ocupaciones en las factorías de su emporio industrial. En sus años mozos no les perdía detalle y aprendió mucho sobre su administración. Siendo aún muy joven, su primera aventura financiera fue en 1991 cuando junto a su padre Isaac apostó US$13 millones por la filial colombiana del Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI), que estaba sumergido en un escándalo.El BCCI se transformó en el Banco Andino y tras una recuperación, que no fue fácil, los Gilinski multiplicaron por cinco su inversión inicial.Con esa carta de presentación exitosa, Jaime pudo dar el gran salto hacia el Banco de Colombia. Luego fue artífice del grupo financiero que en el 2003 se hizo al Banco Sudameris, que adquirió posteriormente el Banco Tequendama. Ese músculo financiero le permitió convertirse en el nuevo dueño de la red de cajeros Servibanca y de dos comisionistas de bolsa. En el 2012 apostó con fuerza desde el Banco Sudameris GNB que, a cambio de US$400 millones, se quedó con el control de las operaciones del banco HSBC en Colombia, Perú, Paraguay y Uruguay. El HSBC tiene 62 sucursales en América Latina, de ellas 24 en Perú, 20 en Colombia, 11 en Uruguay y siete en Paraguay. Así fortaleció aún más su protagonismo en la élite financiera.Bajo perfilEscogió a Londres como su lugar de residencia hace muchos años. Una posición privilegiada que es como un faro para sus negocios y que le permite moverse a sus anchas hacia Miami, Madrid y otros lugares del mundo. En la capital londinense es un ciudadano común y corriente. Y hasta se dice que maneja su propio automóvil. Juega golf y tenis durante su escaso tiempo libre, aunque casi siempre está volando de un continente a otro. Está casado con la ciudadana panameña Raquel Kardonski, perteneciente a una familia de empresarios. Tiene cuatro hijos: Josh, Gabriel, Dorita y Benjamín. Gabriel y Josh ya están vinculados a algunos negocios de la familia. Jaime casi nunca figura en las páginas sociales. De él hay pocas fotografías en eventos y celebraciones. En marzo del 2009 se le vio en Cartagena junto a su padre en una reunión de magnates. Su más reciente aparición en Colombia fue en una charla que dictó el año pasado en el Colegio de Estudios Superiores de Administración, Cesa, en Bogotá. Allí contó su trayectoria. Para muchos estudiantes fue algo inspirador.Es una incógnita sobre cuál será la próxima movida de Jaime Gilinski. Pero lo cierto es que se trata de un magnate global cuyas raíces están en Cali.Sus últimas movidas Como empresario y financista inquieto, Jaime Gilinski está involucrado últimamente en un gigantesco proyecto inmobiliario en Panamá. El contrato fue firmado en el 2005 durante la presidencia de Martín Torrijos, e involucra inversiones por unos US$700 millones. El mismo lo está desarrollando junto a los hermanos Ian y Richard Livingstone, dueños de la inmobiliaria London & Regional Properties. Ambos tienen fortunas de US$3500 millones.El proyecto involucrará terrenos que les fueron devueltos al estado panameño, tras la entrega del canal por parte de los Estados Unidos.Otra de sus movidas fue en octubre del 2014 cuando el grupo Gilinski se convirtió en el mayor inversionista del banco español Sabadell, al quedarse con el 7,5% de la propiedad accionaria por US$360 millones.En aquel entonces Jaime afirmó: “Mi apuesta por Sabadell es una apuesta por la recuperación de España”, al referirse al despertar que ha tenido la economía ibérica tras varios años de recesión.Sabadell es el cuarto grupo bancario de capital privado de España (quinto en total), y el segundo en Cataluña. Sus activos en el 2014 sumaron 163.346 millones de euros.Allí comparte silla en su junta directiva con el inversionista mexicano, David Martínez, quien también adquirió un paquete accionario de Sabadell.El pasado 3 de febrero, el Grupo Gilinski firmó un acuerdo por US$100 millones con la cadena Four Seasons Hotels & Resorts para operar los icónicos hoteles Casa Medina y Charleston Bogotá.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad