Profesionales, en líos para ocuparse

Junio 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Profesionales, en líos para ocuparse

El 11% de los titulados no halla empleo. Hay saturación de carreras y bajos salarios.

Andrea Aceros ya perdió la cuenta de todas las hojas de vida que ha enviado a empresas del país en busca de empleo. Lo poco que consigue en alguna asesoría temporal, que a veces le sale, se lo gasta en hojas de vida y pagando bus para ir de un lado a otro, haciendo trámites ante oficinas de empleo y buscando trabajo en empresas públicas y privadas.Se graduó en el 2006 como ingeniera agroecológica en la Universidad Nacional y desde hace dos años ha enviado más de un centenar de ‘currículums’ a cuanta empresa le sugieren o entidad que ella cree que le pueda dar trabajo. Ya tocó las puertas de las corporaciones autónomas regionales del Valle, Cauca, Risaralda, Tolima, Huila, Meta y Caquetá. Se paseó por ingenios, centros de investigación agrícola y depósitos agropecuarios como los que hay frente a la estación del ferrocarril en Cali. Y, en últimas, tocó puertas de almacenes de cadena para vender ropa. Pero nada, de ninguna parte la llaman. Trabajó con el instituto Agustín Codazzi haciendo topografía de fincas. “Pero yo soy es ingeniera agroecóloga; en mi carrera se ve topografía, levantamiento de fincas, pero lo mío es más agroecológico”, señala. Para sobrevivir, se fue a ayudar a una comunidad rural de Dagua en reforestación de cuencas de ríos y quebradas, pero la gente no tiene plata para pagarle, le reconocen $50.000 ó $100.000 por asesoría. “Más que todo lo hago por ganar experiencia, porque en cuanto a ganancia no da. No tengo servicio médico ni pensión, ni puedo decir esta plata me va a alcanzar para ahorrar, para tener una seguridad a futuro, para sacar un crédito para una casa o poner un negocio. Es una inseguridad total, porque hoy se tiene y mañana no”, dice Andrea.Ella hace parte de los 1.435 profesionales que están buscando trabajo este año a través del Servicio Nacional de Empleo del Sena, en el Valle del Cauca y para los cuales sólo se ofrecen 484 vacantes (ver gráficos).Sin embargo, no todas las vacantes ofrecidas son ocupadas. Alfonso Santacruz, del observatorio del empleo adscrito al Sena, explica que en ese fenómeno inciden varios factores.Uno de ellos es que hay una tasa altísima de desempleo que para Cali está en el 13,5%, por encima del promedio nacional y eso significa que hay mucha gente en el mercado ofreciendo su mano de obra. Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, en la zona Cali Yumbo, el año pasado se registraron 9.691 profesionales desocupados, frente a 110.929 que trabajaban. Eso significa un 10,8% de profesionales por fuera del mercado laboral.Otro factor que determina que muchas vacantes ofrecidas para universitarios titulados no se ocupen, son los relativos bajos salarios que se ofrecen. “Son empleos formales en empresas reconocidas que piden perfiles altos, pero con salarios bajos; entonces no hay gente interesada para ocuparlos”, advierte Santacruz.Hoy, el salario promedio en Cali para un profesional recién egresado de la universidad es de $1.122.000 y para otro con postgrado es de $2.500.000.Lo otro es que hay áreas en las que hay más dificultades. Por ejemplo, las ofertas para profesionales en el área agropecuaria (zootecnia, veterinaria, agronomía) no son muchas, porque un veterinario puede atender una granja de un millón de pollos, pero en cambio sí se requiere mucha mano de obra menos calificada para el manejo de los animales.Hay algunas profesiones donde hay mucha oferta, como las áreas administrativa, financiera, contable y derecho, pero su volumen no corresponde con la demanda de empleo. Y el problema es estructural porque casi todas las universidades de la región ofrecen esas carreras.Algunos optan por el trabajo independiente, pero incluso allí tienen problemas para conseguir clientes y consultorías, porque se da el caso que muchas empresas, sobre todo medianas y pequeñas acuden a los técnicos y tecnólogos en contaduría y administración para suplir sus necesidades.Jorge Humberto Peña, coordinador del Servicio Nacional de Empleo, agrega que otra limitación para que los profesionales se coloquen bien es la falta de otra lengua, sobre todo del dominio del inglés. Y del manejo de herramientas informáticas y telemáticas que son indispensables en el mundo globalizado de hoy.Jhon James Mora, jefe del Departamento de Economía de la Universidad Icesi, agrega que “saber trabajar en equipo es otra exigencia de las empresas”.El experto sostiene que frente al desempleo profesional debe haber un análisis más riguroso de qué trabajos son los que se requiere en la región.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad