¿Por qué lo que pasa en la economía China afecta al resto del mundo?

Agosto 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Por qué lo que pasa en la economía China afecta al resto del mundo?

8,3 % bajaron las exportaciones de China en julio pasado.

Esta semana el gigante asiático mostró su debilidad y los mercados se sacudieron. ¿Qué está pasando en la segunda economía del mundo?

Las cifras de China son arrasadoras. Durante dos décadas este país creció a un promedio de 10 %, tiene una fuerza laboral de 795,5 millones trabajadores, el desempleo es del 4 % y exporta casi US$2000 billones, datos que la convirtieron en  la segunda economía del mundo, después de los Estados Unidos.

Es tal su poderío económico, que hoy lo que pasa en China se siente el resto del planeta y una muestra de ello se dio esta semana cuando las bolsas asiáticas cayeron y se llevaron consigo a las europeas, latinas y las de Estados Unidos.  

Algunos dicen que si China crece el mundo respira tranquilo, pero ahora muchos tienen miedo porque esa solidez que tuvo el gigante asiático parece esfumarse y nadie quiere saber lo que un coletazo chino puede dejar en la economía mundial.

Para los analistas, hay razones para temer. Juan Pablo Espinosa, gerente de investigaciones económicas de Bancolombia considera  que el crecimiento o la desaceleración de China tiene impacto directo en la economía mundial porque este gigante comercia prácticamente con todos los países y “si esa economía crece menos significa que demandará menos bienes y servicios del mundo. Hay un factor genuino de preocupación”, afirma. 

China representa más del 13 % de la actividad económica mundial y una caída en la tasa de crecimiento de 7 % al 3,5 %, tendría un impacto de 0,4 puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en Estados Unidos y en Europa,  según cálculos de los expertos.

Por ejemplo, Colombia, que es un jugador pequeño en el contexto mundial, exportó en el primer semestre del año a China US$951 millones, la cifra cayó 72 % frente al 2014 cuando se vendieron US$3475 millones. Es decir, los chinos le compraron menos a Colombia.

Y este es precisamente el miedo que siente el mundo, que el gigante asiático demande menos productos. Por eso, Sebastián Díaz, analista del Banco de Bogotá, reitera que cualquier cosa que pase con el país asiático tendrá  un efecto sobre el precio de materias primas (petróleo, cobre, hierro, azúcar, carbón, entre otras). “Si hay dudas sobre su crecimiento, lo esperado es que la cotización del petróleo caiga y con ello se afecten países como Colombia”, afirma. 

¿Hay crisis en China?

Sobre este tema hay muchas opiniones, por ejemplo, Sebastián Díaz, dice que no se puede hablar de crisis o recesión económica del gigante asiático cuando crece al 7 % (EE.UU. lo hace al 2,4 % y Europa apenas al 1 %), sin embargo, si se nota una desaceleración pues en el 2010 el PIB de ese país varió  10,4 %. “China está en una etapa de transición y lo que sucede hace parte de este ajuste”. 

El amplio crecimiento chino se dio con una economía basada en la inversión -sobre todo de las grandes marcas mundiales que trasladaron sus plantas a ese territorio aprovechando una mano de obra barata-, y en el aumento de las exportaciones.

Ahora, el nuevo modelo plantea el impulso del consumo interno y para ello se mejoraron los salarios de los trabajadores. Pero en este proceso han quedado muchos problemas que hoy parecen ‘enfermar al dragón’.

Para Juan Pablo Espinosa, uno de los problemas de este país es que apalancó el crecimiento con crédito, lo que hoy le está pasando factura. “Por ejemplo, el crédito total representa el 207 % del PIB, mientras que antes de la crisis del 2008 era de 130 % del PIB”.

Ante esta situación algunos ya hablan de una burbuja inmobiliaria (cuando los precios de la vivienda están demasiado altos y hay riesgo de que la gente  no tenga cómo pagar), en especial en las grandes ciudades, porque el Gobierno flexibilizó mucho el acceso al crédito y la población se endeudó. “Este factor complicará al país porque todos piensan que esta economía se mueve sola, pero en realidad el Gobierno tiene que intervenirla mucho y se capacidad es cada vez más limitada”, comenta el profesor  de economía de la Universidad Javeriana de Cali, Mauricio de Miranda.

Medios internacionales aseguran que hay un agujero de 70 millones de viviendas construidas y financiadas que no se están ocupando por el aumento de los precios de las casas.  Otros hablan de ciudades fantasma  como Jing-Jin-Jin, cerca de Beijing donde la ocupación hotelera es mínima y las nuevas construcciones se han quedado a medias.  Para evitar que esa burbuja inmobiliaria estalle, el mismo gobierno chino ha  salido a comprar esas viviendas que no se venden para  incluirlas en la oferta pública.

Pero lo mismo parece suceder con el mercado de valores, en un año la bolsa de Shanghai subió 150 %, debido a que se permitió la compra de acciones con deuda.  Ahora los mercados bursátiles chinos perdieron el 40 % de su valor desde el mes de junio y esta semana generaron pánico mundial. Al final los mercados asiáticos se recuperaron porque el Banco Central Chino salió al rescate haciendo compras en la bolsa. 

¿Viene una sacudida?

Alejandro Reyes, jefe de investigaciones de Ultrabursátiles,  considera que las medidas adoptadas por el gobierno chino no son suficientes para reactivar su economía y eso implica riesgos sobre el resto del mundo porque pone en jaque el sistema económico actual. “China  tiene recursos de sobra para solventar una crisis. Pero los demás países emergentes dependen de la línea vital de este país”. Y entre esos emergentes se puede contar a Colombia.

Por eso considera que China debe seguir bajando, de forma “más agresiva” la tasa de interés y hacer un programa de estímulos como lo hizo en el 2008, por ejemplo, mantener las inversiones en infraestructura y tratar de  estabilizar el  nivel de endeudamiento del país y de las familias.

El profesor de economía internacional de la Universidad Libre de Cali, Alberto Gómez, comenta que ningún territorio puede sostener un crecimiento de dos dígitos por tantos años y por lo tanto, lo que ocurre con el país asiático es un ajuste.  

Pero considera que con esta realidad que atraviesa el gigante se derrumban algunos mitos como que China era insuperable. “Lo que vemos es que este es un dragón de papel porque tiene fallas estructurales como un alto  índice de pobreza y un régimen político que no deja muchas libertades, puntos  que ahora influyen en el inversionista”.

El solo pensar que el país del gran dragón crecerá menos este año está moviendo los mercados: el dólar se aprecia y el petróleo cae. Europa dice que tiene los medios para resistir” el impacto de la crisis china; Estados Unidos seguramente también y la pregunta es si los países emergentes tienen cómo responder ante cualquier coletazo chino.

Impacto 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad