Por estas razones todos envidian al Valle del Cauca

Mayo 29, 2016 - 05:00 a.m. Por:
Redacción de El País

El comercio, exportaciones, la industria, la vivienda y el empleo crecen en la región, inclusive más que en otras zonas del país .

La economía vallecaucana ajustará su tercer año   creciendo por encima del promedio nacional. Esta es la previsión de analistas de la región que opinan que en medio de la turbulencia nacional, el departamento y Cali presentan otro panorama. Lea también: 2016, año de oportunidades para la economía del Valle

Este pronóstico se basa en los diferentes indicadores  económicos que evidencian que algo distinto está pasando en la región.

 El Valle, recuerda el economista Mauricio Cabrera,  fue muy golpeado en la década pasada por la revaluación y porque no gozó de la ‘bonanza’ de  hidrocarburos, pero “al cambiar las circunstancias hoy tiene oportunidades que son mayores y mejores que las del  resto del país”.

Eso ya se está viendo y según el analista Julio Escobar, la región “lidera el crecimiento económico en casi todas las actividades: comercio, industria, vivienda, lo que también se ve en el empleo de la ciudad”.

 Por ejemplo, el comercio de Cali creció 4,1 % en el primer trimestre del año. En las principales capitales del país esta actividad decreció; la ciudad creó 50.000  empleos en el último año, cuando Bogotá y Medellín perdieron puestos de trabajo. 

Asimismo, datos de Camacol,  Valle del Cauca,  muestran que solo en  Cali se vendieron  entre enero y marzo de 2016, 1859  viviendas para un incremento del 10 % frente al 2015. Esto sin contar la industria, que tuvo en el primer trimestre del año un  alza en producción del 0,5 %, según la reciente información publicada por el Dane.

Un primer punto a favor para que la región presente  este comportamiento ha sido el aumento de las remesas. Se estima que por efecto de una mejor tasa de cambio los hogares vallecaucanos recibieron $1 billón más en el 2015 y hasta el primer trimestre del 2016 los cálculos indican un  aumento de 20 % en los ingresos por giros del exterior, es decir, que hay más recursos para el consumo de los hogares  y eso ha jalonado, especialmente la  compra de vivienda y el comercio. 

Un segundo punto, destaca Carlos Andrés Pérez, director de Planeación de la Cámara de Comercio de Cali, es la estructura productiva y diversificada de la región, lo que permite que se  aproveche de mejor manera  un dólar alto.   Por ejemplo, las exportaciones del Valle del Cauca  crecieron 5,7 %, en el primer trimestre del año, cuando las ventas internacionales del país no logran subir. 

 Todo esto hace pensar que la economía del Valle creció por encima del 4 %, en el primer trimestre del año, según estimaciones del Indicador Mensual de Actividad Económica (IMAE). Mientras tanto, el PIB colombiano habría variado, en igual lapso, por encima del 2 %.

El profesor de economía de la Universidad Javeriana Cali, Pavel Vidal, dice que ha sido vital para este repunte, el gasto de los hogares caleños y la  construcción, indicadores que  se mantienen con buen ritmo. “La depreciación del peso colombiano encarece los bienes importados y la consecuencia más visible ha sido la sustitución de las mismas por bienes producidos nacionalmente, lo cual viene favoreciendo a la industria de manera significativa”. 

Para el analista Mauricio Cabrera, hay un buen momento, pero la región no puede quedarse quieta y, por lo tanto, considera que el siguiente paso debe ser sacar más provecho de las exportaciones y  hacer nuevas apuestas en el sector agroindustrial que garanticen un mayor desarrollo y empleo. 

 

 

CONTINÚA LEYENDO
VER COMENTARIOS