Popayán, sitiada por escasez de alimentos y combustibles por paro cafetero

Marzo 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Cali y Popayán
Popayán, sitiada por escasez de alimentos y combustibles por paro cafetero

La mayoría de supermercados de Popayán ya no tienen frutas ni otros alimentos en sus canastas.

El bloqueo de la vía Panamericana por los cafeteros provoca drama humanitario en la capital caucana.

A Melania Mampuesán no le han vuelto a llegar tomates ni legumbres en el mercado del barrio Bolívar, y eso la tiene triste porque los $15.000 que le quedan de la venta de esos vegetales los días los invierte en la alimentación de tres niños huérfanos y en sus ancianos padres.“Vivo de esto hace quince años, y no sé qué voy a hacer si este paro sigue. Estoy pegada de Dios para que se pongan de acuerdo los cafeteros”, dice la atribulada mujer.Esta es una parte del drama humanitario que enfrentan decenas de pequeños comerciantes y consumidores de Popayán debido a los bloqueos que desde hace diez días registra la Carretera Panamericana, debido a las protestas de centenares de caficultores. Decenas de manifestantes y campesinos, armados con palos, garrotes y machetes y portando pancartas mantienen taponado el paso de vehículos y personas. Por culpa del bloqueo, la capital caucana enfrenta un grave desabastecimiento de alimentos. Las estanterías de supermercados, famas y tiendas permanecen vacías. No hay carne, huevos, plátano, legumbres, frutas, hortalizas, leche, sal, carne, azúcar, arroz, tomate, aceite, harinas, ni gaseosas.El martes, la situación tomó ribetes dramáticos, como consecuencia de la abierta especulación con productos básicos como el huevo, ya que un panal que cuesta entre $6.000 y $7.000, alcanzó un precio de $12.000.Ante esta situación, numerosos restaurantes se han visto forzados a cerrar durante la mayor parte del día. La crisis sigue empeorando, ya que la mayoría de las gasolineras mantiene suspendidas sus ventas, lo que ha obligado a particulares y transportadores urbanos a guardar sus carros, mientras la especulación campea en todos lados. Por ejemplo, una pimpina de gasolina (recipiente de cinco litros) es vendida entre $30.000 y $40.000, cuando normalmente no cuesta más de $10.000.En la Terminal de Transporte permanecen estacionados 300 buses que han dejado de cubrir rutas a 30 municipios. Mientras tanto, en el casco urbano, la movilidad de taxis y busetas es de menos del 15 %, ya que no existe suficiente abastecimiento de combustibles para mantener la prestación del servicio, dijo el transportador Luis Alberto Peña Castillo.El dirigente de las empresas de taxis Óscar Gerardo Ramos, comunicó que de los 972 vehículos que se movilizan normalmente sólo un 40 %, o sea 350, se encuentran operando a gas.Además, la red hospitalaria continúa en emergencia por la escasez de insumos clínicos especialmente oxígeno y sangre, al igual que de medicamentos.La secretaria municipal de Salud, Leticia Muñoz, informó que desde ayer fueron canceladas decenas de cirugías programadas en los hospitales Universitario San José y Susana López de Valencia.“Nos hemos venido defendiendo con los pocos materiales que han llegado desde Cali y Bogotá en los aviones de la Fuerza Aérea Colombiana, pero seguimos demandando la solidaridad nacional para evitar que se nos muera la gente”, indicó.El alcalde Francisco Fuentes Meneses reconoció la gestión de los directivos de los almacenes de cadena que han ingresado alimentos a la ciudad en aviones particulares, pero son insuficientes para atender la demanda.“Hay personas sin escrúpulos y obrando de mala fe que han querido hacer un festín con artículos de consumo básico”, se quejó el mandatario local. Como una forma de frenar la escasez de alimentos, directivos de las cadenas Carrefour, Éxito y Olímpica informaron que en las próximos días llegarán por vía aérea nuevos cargamentos de frutas, carnes, aceites, legumbres.Los comerciantes de Popayán contabilizaban hasta el miércoles pérdidas por unos $120.000 millones por el desplome en las ventas de electrodomésticos, confecciones, calzado, repuestos, dulcería, artesanías e insumos de construcción.Precisamente por la falta de cemento y otros insumos que proceden de Cali, se encuentran paralizados cerca de veinte frentes de construcción, especialmente de vivienda. Esa situación ha dejado sin trabajo a 900 albañiles y obreros.Crisis avícola y lecheraPor culpa del bloqueo, los transportadores de leche han tenido que arrojar a ríos y cañadas, y en la misma carretera unos 90.000 litros de leche que se habían deteriorado en los camiones tras su viaje desde los hatos.Samuel Guzmán Ayerbe, vocero del Comité de Ganaderos del Cauca, dijo que ante esta situación muchos transportadores decidieron guardar sus vehículos y suspender los viajes.Por su parte, la empresaria avícola Sandra Ruíz, denunció que por el taponamiento vehicular 35.000 pollitos debieron ser sacrificados por la falta de alimentos concentrados.Otros 150.000 pollitos podrían correr la misma suerte en las próximas horas ante la imposibilidad de regresar a las granjas, ya que varios puntos de la carretera están taponados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad