Petróleo caro vuelve a asustar al mundo

Abril 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redaccuión

Alzas en los precios de los combustibles, en productos derivados del petróleo como polietilenos, en los fertilizantes, y posiblemente en los alimentos, es lo que el mundo entero teme para los próximos meses.

Alzas en los precios de los combustibles, en productos derivados del petróleo como polietilenos, en los fertilizantes, y posiblemente en los alimentos, es lo que el mundo entero teme para los próximos meses, de continuar la tendencia alcista del precio internacional del petróleo, que la semana pasada tocó la cifra más alta de los últimos dos años (US$112 por barril).La escalada del crudo obedece al crecimiento desbordado de la demanda, la crisis árabe y la guerra civil en Libia, que suponía una baja en la producción. Sin embargo, para Luis Alberto Moncada, docente del Departamento de Derecho Minero-Energético de la Universidad Externado de Colombia, las verdaderas razones están más en movimientos especulativos de inversionistas que salen a comprar y a refugiarse en los hidrocarburos, afectando los precios a futuro del crudo.“La posibilidad de que el suministro disminuyera era mínimo, los precios subieron, pero en realidad la producción no se ha afectado. Ha sido más especulación que un hecho real de desabastecimiento”, dijo.Así lo confirma la Agencia Internacional de la Energía, AIE, que asegura que la producción de Libia ha caído en un millón de barriles diarios, lo que equivale a menos del 1% de la producción mundial, sin que alcance a afectar el abastecimiento.Aún así, el temor crece y los organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional, FMI, lanzaron alertas por lo que pueda pasar en los próximos meses con el petróleo y su afectación en el crecimiento económico, así como en la inflación.Nuevos riesgosEl ex congresista Amílkar Acosta considera que los tiempos de crudos abundantes y baratos se acabaron, y que llegó la época de combustibles escasos y costosos, expuestos ahora a las incertidumbres políticas. Destacó, por ejemplo, que además de la demanda creciente de economías como China, ahora se suma Japón, pues se prevé que al clausurar sus plantas nucleares demandará más petróleo. Hoy Japón importa 4,25 millones de barriles diarios.El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, ha dicho que por la sólida demanda global del crudo y la reducción de los inventarios de los países industrializados, el valor del barril de petróleo podría superar los US$150 al final del año.Frente a eso, Juana Téllez, directora de investigaciones del Bbva, señala que el alza del petróleo debe mirarse desde dos puntos de vista: por un lado beneficia a los exportadores como Colombia, en la medida en que mejoran sus ingresos, pero por otro lado, para los países importadores tiene efectos sobre su crecimiento y puede generar una desaceleración gradual de las economías.Por ahora se espera que esas consecuencias sean marginales, pero en Colombia y en otros países se advierte sobre una posible alza en los combustibles y productos como fertilizantes y derivados del crudo, “algunos analistas dicen que la transmisión de los precios petróleo a la inflación no será es muy alta.Carlos Gustavo Cano, codirector del Banco de la República, afirma que la anunciada recuperación de las economías más avanzadas podría entorpecerse, pues los precios del petróleo tienen un mayor peso en las economías de los países más ricos (EE.UU., Europa, Japón) que en las de los emergentes, ya que su consumo per cápita es mucho más alto.Reconoció que la inestabilidad política de países productores como Libia y algunos vecinos suyos crean un notable grado de nerviosismo en los mercados. “Colombia, por ser ya un país cuyo principal sector exportador es el minero-energético, en un principio podría verse beneficiada por unos términos de intercambio más altos. No obstante, si la dinámica de la recuperación de los países más avanzados llegare a menguarse, obviamente la expansión de nuestras exportaciones agrícolas e industriales también se afectaría”, dijo.Los más temerosos por ahora son los países desarrollados. El economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), Pier Carlo Padoan, ha expresado que uno de los principales factores de riesgo es la amenaza que se cierne sobre la inflación mundial por cuenta de los hidrocarburos costosos. Para este año se estima que el PIB mundial puede crecer 4,3%. “Si se mantienen de forma duradera los actuales niveles de precios del petróleo, de cerca de los US$120 dólares por barril, eso provocaría un repunte de la inflación con un impacto negativo en la evolución del PIB mundial”, dijo.Los temores persisten y mucho más si el mundo árabe sigue en revuelta, porque el consumo de crudo no para. Mientras en 1970 se demandaba diariamente 46,8 millones de barriles, en 2010 se llegó 87 millones.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad