Paro agrario transcurre en relativa calma, autoridades custodian vías del país

Abril 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Resumen de agencias.
Paro agrario transcurre en relativa calma, autoridades custodian vías del país

Campesinos del suroccidente colombiano llegaron a Cali durante la movilización agraria de agosto pasado. Este año, la protesta se podría repetir.

Con la concentración de campesinos en diversas regiones del país inició el paro agrario convocado por líderes del sector, que argumentan incumplimiento por parte del Gobierno Nacional en los acuerdos que surgieron como resultado del pasado paro.

Alegando incumplimientos por parte del Gobierno Nacional, sobre los acuerdos que se pactaron para levantar el paro agrario que tuvo lugar en el año 2013, campesinos e indígenas de Boyacá, Cauca, Norte de Santander, Casanare y Tolima, entre otros departamentos, iniciaron a partir de este lunes un nuevo paro.En las primeras horas de la mañana se registraron hechos aislados en la vía Tunja – Villa de Leyva donde se está tirando piedra y dañando llantas al poner tachuelas en la vía. Hay bloqueos en el Huila en la vía que comunica a Neiva con Florencia y en un sector de Pitalito. Para evitar mayores contratiempos en la movilización, a partir de las 8:00 a.m. el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, atiende en su despacho a líderes de las dignidades, donde continuarán el diálogo con miras a conjurar el paro. Sin embargo, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, afirmó que las Farc estarían infiltradas en las pretensiones de los campesinos, sin embargo los líderes de las Dignidades Agropecuarias aseguran que esto no es cierto y es una estrategia del gobierno para deslegitimar la protesta.El Ministro publicó en su cuenta de twitter @mindefensa los panfletos que presuntamente estaría utilizando el Frente 58 de las Farc en Tierra Alta Córdoba, y el Frente 40 de las Farc en el sur del Meta. Por ahora, el director de la Policía, general Rodolfo Palomino, reportó normalidad aunque aseguró que hay presencia de autoridades en varios puntos del país para contrarrestar cualquier contingencia. “Estamos haciendo acompañamiento a los campesinos y hemos habilitado las vías que han presentado complicaciones; trabajamos para controlar posibles saqueos en Putumayo y buscamos garantizar el orden, tranquilidad y seguridad en el país”, dijo el oficial. El general fue enfático en decir, que al igual que la protesta de 2013, “la policía no permitirá ni bloqueos ni alteraciones en la movilidad y mucho menos delitos en las vías”. César Pachón, vocero de los cultivadores en el departamento de Boyacá, en el centro del país, y que impulsa el paro, dijo que la paralización continuará hasta tanto el gobierno resuelva problemas como el endeudamiento que tienen los pequeños agricultores con bancos y tiendas y que calculó es de unos 1.029 millones de dólares. Explicó que buscan que el gobierno condone esa deuda y además derogue tratados de libre comercio con Estados Unidos, entre otros. Pachón calculó que unas 100.000 personas en al menos seis de los 32 departamentos de Colombia adhieren a la huelga, que el gobierno de Juan Manuel Santos considera que carece de justificación y que tiene un trasfondo político en plena campaña electoral vía los comicios presidenciales del 25 de mayo. Por su parte, el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas desestimó las razones por las cuales se convocó a paro agrario y señaló que hasta el momento, y desde hace un año, se han venido adoptando decisiones racionadas en favor del agro. En ese sentido el jefe de la cartera económica manifestó que el destinar el 4x1000 al agro y la refinanciación de créditos hacen parte de las medidas que se han tomado para cumplirles a los campesinos. A esto Cárdenas sumó que muestra del cumplimiento es el que muchos campesinos no se van a sumar al paro y en ese sentido hizo referencia a los caficultores antioqueños. El paro inició pese a la división al interior del sector campesino. En la noche del domingo, previo a la anunciada hora cero, labriegos de la Mesa Coordinadora de Boyacá, de la Unidad Nacional Agropecuaria, rechazaron las manifestaciones y denunciaron al líder de dignidad papera César Pachón como “desestabilizador” y “agitador”. Entre tanto, a la movilización campesina se suman los transportadores, quienes en la mañana de este lunes anunciaron que entrarán en cese de actividades para exigirle al Gobierno Nacional una rebaja en el precio de los combustibles, según lo dio a conocer el representante de la Confederación Colombiana de Transportadores, Jorge García. Aunque la Policía Nacional indicó que “no se permitirán actos vandálicos” en departamentos como Boyacá ya se registraron alteraciones en el transporte municipal que se encuentra paralizado, restringiendo la movilidad en un 30%. Ante esto el jefe de la cartera agropecuaria llamó a que “si quieren adelantar acciones de protesta las realicen sin bloquear las vías y sin interrumpir el tráfico de carga de los productos que van hacia los centros de acopio y de absorción de cosechas”. Lizarralde recordó que son los campesinos quienes más se perjudicarán con este tipo de acciones porque no podrán sacar sus productos al mercado y las familias que viven del turismo porque ningún viajero querrá quedar atrapado en medio de las protestas.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad