“Nuestro objetivo es entrar a los mercados de EE. UU. y Europa”

“Nuestro objetivo es entrar a los mercados de EE. UU. y Europa”

Agosto 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra

Eugenio Castro Carvajal, presidente de Carvajal Pulpa y Papel, revela que las primeras ventas serán este semestre. Papeles ecológicos, la nueva apuesta.

A pesar de que Estados Unidos, la primera economía del planeta, está enfrentando bajos niveles de consumo y un pobre crecimiento de su Producto Interno Bruto, PIB, la empresa vallecaucana Carvajal Pulpa y Papel se le medirá al reto de exportar sus productos a ese mercado. Y hacer lo mismo a partir del 2012 hacia Europa.La apuesta serán los productos amigables con el medio ambiente, muy en boga hoy en esos países, dice el presidente de la compañía, Eugenio Castro Carvajal.Se trata de aprovechar las oportunidades que brindan ambos mercados, los cuales se reforzarán una vez entren en vigencia los tratados de Libre Comercio, TLC, cuya definición podría ocurrir este año.La empresa está trabajando por la innovación y en especial con productos amigables con el medio ambiente. ¿Esa será en adelante la apuesta de la compañía?La empresa está actualmente enfocada en fortalecer la innovación de productos. Le estamos apostando a dos conceptos: productos más amigables con el medio ambiente y al de especialidades, que son productos más de uso industrial, o sea para usos muy específicos.El papel natural o ‘Earth Pact’ (Pacto con la Tierra) que lanzamos recientemente va en esa línea, pues está elaborado 100% con bagazo o fibra de caña y libre de químicos blanqueadores. Este producto va orientado al mercado institucional, es decir, a las empresas que cuentan con procesos de sostenibilidad y el tema ambiental. También va en beneficio del consumidor individual que busca una propuesta y un producto más natural.¿Por qué se decidió bautizar ese producto en inglés y no en español?Porque nuestra aspiración es incursionar con este producto en los mercados internacionales. Además de distribuirlo en Colombia y en la región andina, nuestro objetivo es entrar a los mercados de Estados Unidos y Europa, con una propuesta también diferente y novedosa. Ya hemos venido adelantando una investigación de los mercados, aunque estamos más adelantados con el tema de incursionar en los Estados Unidos. De hecho, en este segundo semestre queremos realizar nuestras primeras ventas en ese país. En el mercado europeo estamos explorando alternativas y la meta es que en el primer semestre del 2012 comencemos a vender en dicho mercado. La apertura de estos mercados en el mundo desarrollado es muy importante para la compañía hacia el futuro.¿Cuáles son esas otras propuestas?Hemos desarrollado otras líneas de productos que vamos a lanzar más adelante, que son fabricados también 100% con fibra de caña de azúcar. Es decir, absolutamente naturales.La innovación no ha sido tanto en equipos y maquinarias, sino en la investigación, en los ensayos y en las pruebas. Es decir, más de conocimiento. Queremos seguirle apostando a este tipo de propuestas novedosas y diferentes en la fabricación de este tipo de productos. ¿Cuánto podrían aportar los TLC con EE.UU. y Europa precisamente dentro de los planes de la incursión de la empresa en esos mercados?Desde el punto de vista de la industria papelera, hay cuatro TLC relevantes. Uno que se firmó hace rato con Mercosur, ya que la protección arancelaria con Brasil es mínima hoy. Canadá produce diferentes tipos de papeles y allí hay competencia. Estados Unidos y Europa son grandes fabricantes. En el caso particular del TLC con Estados Unidos hay dos caras de la moneda: una que sin duda es que en un proceso de cinco años de desgravación arancelaria vamos a tener más competencia y, por el otro lado, es que contamos con la característica de productor doméstico, lo que nos permitirá participar en las compras públicas o gubernamentales de ese país. Sería uno de los nuevos nichos de negocios. En este momento de crisis, ¿cuál ha sido el comportamiento del mercado del papel?El mercado está relativamente bien. Para nosotros este primer semestre no ha sido bueno porque nos impactó muy duro el invierno. Tuvimos muchas dificultades para el abastecimiento de la materia prima, que es el bagazo de caña. Por ello, en estos primeros 180 días del año cerramos con un decrecimiento del 5% en producción. Sin embargo, nuestras expectativas para la segunda fase del año son de recuperación. Esperamos cerrar el 2011 con un crecimiento del 5% en volúmenes de producción y ventas. La meta en producción es de 240.000 toneladas, que representan unos US$290 millones.¿Cómo están la demanda y los precios?La demanda está sostenida. Los precios ante la revaluación los hemos tenido que ajustar hacia la baja, pues tenemos que competir con productos importados. Y en la medida en que el peso se fortalece las importaciones de productos de papel se abaratan. A la región andina seguimos exportando, excepto a Venezuela, cuyas ventas son más bien pocas. Esperamos seguir diversificando las exportaciones a otros países y nuestro foco en el área andina son Ecuador y Perú. Esas exportaciones representan alrededor del 25% de todas las ventas de la empresa. Son unos US$75 millones.A propósito de la revaluación del peso, ¿qué tanto se han afectado los balances de la empresa?La revaluación no sólo ha afectado al sector papelero, sino a la industria en general. Y así lo está sintiendo, pues es un hecho complejo. Esperamos que de alguna forma el Gobierno logre moderar la revaluación del peso. Pero en este momento el reto es adaptarnos y responder a ese tipo de coyuntura monetaria. ¿La empresa le apostaría nuevamente a Venezuela?Ese es un mercado que continúa siendo interesante, pues allí vendíamos unos altos volúmenes. Y sobre todo porque allá tenemos un buen posicionamiento de marca. Nuestras marcas son muy reconocidas en ese país. Para seguir creciendo, ¿hay previstas nuevas inversiones por parte de la compañía en sus plantas de Yumbo y Caloto?Continuamos con la modernización de nuestras plantas. En el 2010 realizamos una inversión superior a los US$30 millones y este año estamos destinando US$10 millones a ese tipo de procesos para elevar aún más la competitividad de la compañía. La proyección es mantener para los próximos años un rango de inversiones entre los US$12 millones y los US$15 millones, pero orientadas hacia los temas ambientales. En otras palabras, seguir mejorando nuestro desempeño ambiental y optimizar la productividad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad