Nuestra meta son 13 tratados comerciales: Mincomercio

Marzo 28, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra
Nuestra meta son 13 tratados comerciales: Mincomercio

Sergio Díaz-Granados, ministro de Comercio de Colombia.

El ministro de Comercio, Sergio Diaz-Granados, dice que Colombia sigue apostándole a mercados diferentes a EE.UU. Pacto con Canadá es histórico.

El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos se impuso la meta de conquistar más mercados, para no depender de Venezuela como tampoco de Estados Unidos, país con el que se negoció hace cinco años un Tratado de Libre Comercio, pero que sigue en el limbo.Ante las dificultades con esos socios, el ministro de Comercio, Sergio Diaz-Granados, dice que la apuesta es llegar a 50 países y a 1.400 millones de consumidores con todo tipo de productos. Incluso incursionar en la misma China, hoy el segundo ‘monstruo’ comercial más grande del planeta.¿En qué va el TLC con Europa, luego de las críticas de algunos sectores?Los jefes negociadores de Colombia, Perú y la Unión Europea a comienzos de la semana pasada se reunieron en Bruselas para hacer lo que se llama una rúbrica técnica del texto final. Eso es lo que da inicio al proceso de traducción a los idiomas oficiales de la UE del texto que se negoció en el 2010, y con ello se inicia también el trámite del Tratado tanto en el Parlamento Europeo como en el Congreso colombiano, ojalá a comienzos del 2012. ¿Hay suficiente ambiente político este año para que el tratado con Estados Unidos por fin sea aprobado?Creo que estas semanas que vienen son decisivas para conocer la suerte definitiva del Tratado este año. Colombia ha puesto todo de su parte, pues ha dado muestras del mayor interés y compromiso para que el acuerdo culmine su proceso de aprobación. En este momento viendo la agenda interna en el Congreso estadounidense, esperamos que las voces de apoyo por parte de demócratas y republicanos, y de altos funcionarios de la Casa Blanca, se cristalicen en una fecha o en un cronograma que permita su aprobación.Esperamos que la relación comercial pase de la incertidumbre de hoy a una relación más madura, sostenible y proyectada en el tiempo.¿Si no hay TLC, hay un plan B para sustituir parte de ese mercado?Colombia tiene que buscar la manera de seguir exportando a ese mercado, aún con las restricciones que se están generando, pero tampoco se puede detenerse en su agenda comercial. Por esa razón quiero resaltar la importancia histórica que representa para el país la aprobación del TLC con Canadá, el cual se prevé entre en vigencia en octubre próximo. Canadá es el primer país desarrollado, junto con Suiza, con el cual Colombia tendrá un Tratado de Libre Comercio este año. Son unas oportunidades nuevas que se le presentan a Colombia con el Canadá en confecciones, marroquinería, calzado, alimentos, flores, café y muchos productos. Canadá es uno de los cinco mayores importadores del planeta y tiene una población joven y dinámica con gran capacidad de gasto. Construyendo este tipo de caminos, se podrá diversificar el riesgo político que es donde están los problemas. La renovación del Atpdea sigue en el limbo. ¿Qué futuro le depara este tipo de beneficio, ante la falta del TLC?Estamos enfrentando una situación muy crítica porque no hay claridad en el TLC ni certidumbre respecto a la renovación de la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas, Atpdea. Entiendo y comparto la preocupación de los exportadores, pues es un momento muy difícil para ellos. Por esa razón el Gobierno estructuró unas líneas de crédito para mitigar lo que es el impuesto por pérdida de competitividad por el pago de aranceles para entrar al mercado americano. Ya hemos entregado en el último mes cerca de US$22 millones a los empresarios para que se respalden en esos recursos y puedan seguir exportando. ¿Pero cuáles son los condicionamientos que han demorado el Atpdea?La incertidumbre está relacionada es con un problema político dentro del Congreso estadounidense frente a su política fiscal y no algo que tenga que ver con Colombia como país y su lucha antidrogas. Hoy eso no está en tela de juicio, ni en discusión. Sin embargo, no se compadece que en una relación binacional haya una suspensión de ese beneficio, dado el alto compromiso de nuestro país en la lucha contra el narcotráfico. El Atpdea es un apoyo y una compensación, no una dádiva. Aspiramos a que la prórroga se apruebe en abril y cubra el tiempo necesario hasta que se apruebe el TLC. ¿Por qué siguen congeladas las negociaciones del TLC con Corea?El Tratado está aún bajo negociación y no se ha cerrado porque no hemos encontrado unos beneficios explícitos para ambos países. Corea ha tenido algunos atrasos porque renovó su equipo negociador y su nuevo jefe se reunirá con el nuestro en abril en Washington para comenzar a pulir otra vez los temas. Habrá una nueva ronda negociadora en mayo en Seúl y esperaremos sus avances, aunque a los Tratados no se les puede poner un tiempo y un cronograma si no están claros los beneficios mutuos y las oportunidades de negocios para los dos países. El sector automotor dice que la competencia con Corea los perjudicará. ¿Qué tan realista es ese reclamo?A las ensambladoras se les ha explicado la importancia de este Tratado y el reto que tienen como empresas para sostener la competencia en el mercado colombiano, y la forma como el Gobierno las ha apoyado para que tengan una política de fortalecimiento de su capacidad industrial. Pero ciertamente el mercado automotor ya está sometido a una competencia para los próximos diez años al enfrentar a economías con un poco más del 50% de la producción mundial de vehículos. Colombia ya tiene firmados TLC con los principales fabricantes de carros, como lo son la Unión Europea, Estados Unidos, México, Brasil y Canadá. De hecho, a partir del 1 de enero de este año el mercado quedó totalmente abierto con México. Por eso celebro los planes de expansión de Sofasa-Renault y de Chevrolet de elevar su producción y de especializarse en vehículos para exportarlos a mercados vecinos como México, Brasil o Argentina, y ojalá a los países más desarrollados. De esta manera, es imposible paralizar la competencia y la agenda de internacionalización de Colombia. Nada impide que un carro de marca coreana ensamblado en México, Brasil o Estados Unidos llegue aquí a competir con uno de fabricación nacional. Con Venezuela el comercio está de capa caída. ¿Es viable negociar un TLC para recuperar lo que se perdió debido a los choques políticos?No es fácil avanzar en un futuro Tratado de Libre Comercio porque Colombia y Venezuela tienen dos modelos económicos distintos. Por esa razón no es posible pensar que en el futuro se pueda construir una relación como la que teníamos antes. Le he manifestado a los exportadores que debe trabajarse en un relacionamiento con Venezuela, porque esa nación tiene una economía orientada hacia la producción endógena. Por ello estamos trabajando en un acuerdo de complementación para fijar un marco jurídico con Venezuela una

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad