Nubarrones se posan sobre la Industria de Licores del Valle

Nubarrones se posan sobre la Industria de Licores del Valle

Mayo 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
El País
Nubarrones se posan sobre la Industria de Licores del Valle

Las bajas ventas preocupan a la Industria de Licores del Valle.

Este año las ventas han sido mínimas. Hay temores por las demandas.

Las decisiones que están por tomarse en los próximos días en la Industria de Licores del Valle, ILV, marcarán el futuro de la compañía que hoy está cubierto por grandes nubarrones.Este año la productora del “Blanco del Valle” espera vender 12 millones de botellas, meta que conserva a pesar de que a la fecha la comercialización del licor ha sido casi que nula, se estima que apenas se han vendido unas 12.000 unidades.En el 2010, según las cifras de la empresa, se colocaron 11.668.000 botellas al comercializador, la firma UT Comercializadora Integral, pero en realidad esa sociedad no logró vender en el mercado local todas las unidades y se quedó con un inventario de unas 3.000.000, que son las que han consumido los vallecaucanos en el inicio del año.Entramos en el quinto mes del 2011 y la situación no parece cambiar. Los trabajadores también están preocupados. Esta semana le enviaron una carta al gerente de la empresa pidiéndole que se tomen decisiones prontas respecto del futuro de la compañía, determinaciones que pasan por agilizar la conciliación con el comercializador, recuperar la presencia regional y diseñar políticas para combatir el expendio del licor adulterado. “Es inconcebible que licoreras más pequeñas que no están funcionando nos superen en ventas como Meta, Tolima, Huila, Boyacá y Nariño”, dijo Víctor Manuel Escobar, presidente del sindicato, quien ha dicho que se ha dado el tiempo suficiente para que la administración actúe.Las demandasLa ILV arrastra desde hace más de seis años varias demandas que amenazan su sostenibilidad. Mario Germán Fernández de Soto, diputado del Valle, quien hace poco promovió un debate sobre el tema en la Asamblea, estima que las pretensiones pueden llegar a los $150.000 millones, entre ellas la de Dimerco, el anterior comercializador, cuyo contrato fue suspendido de manera unilateral por el gobierno de Angelino Garzón.Según el diputado, hay elementos que pueden perjudicar a la empresa en ese fallo que aún está pendiente.Dimerco tiene pretensiones por $45.000 millones, aunque algunos abogados aseguran que la cifra es menor. A esto se une un litigio que tiene la empresa hace 5 años con Dana Wine, el comercializador en Estados Unidos, que exige una compensación por $32.000 millones, a la cual se une otra por US$14 millones de otro distribuidor y una por US$4 millones de Romero Traiding también en norteamérica, las cuales constituyen los procesos jurídicos más grandes.Según el actual gerente de la ILV, Bernardo Collazos, Dimerco se ha acercado a la empresa con el ánimo de conciliar y por lo tanto se examinará la nueva propuesta para saber si es posible contemplarla. “La demanda de Dana Wine también está en un proceso de conciliación y es factible hacerlo sin costos para la ILV”, dijo.Pero a la fecha no hay nada concreto sobre el futuro de estas demandas. La administración de la Licorera asegura que se aumentará el presupuesto para atender procesos jurídicos, cifra que seguirá siendo pequeña frente a las pretensiones que hay en contra la empresa.ConciliaciónLa Industria de Licores del Valle, ILV, entró a renegociar el contrato de comercialización que tiene desde el año 2008 con la Unión Temporal UT Comercializadora Integral, contrato al que en administraciones pasadas se le hicieron anexos y que fue renovado por tres años a mediados del 2010. En la conciliación se discuten varios temas, por un lado las metas de venta, el tipo de contratación, la inversión publicitaria, así como el licor que se entrega para la promoción al comercializador, punto que generó un escándalo el año pasado, pues se hablaba de 3 millones de botellas entregadas para degustación que no pagaron impuestos y que a precio de fábrica significan unos $45.000 millones.El gerente de la ILV, Bernardo Collazos considera que hubo excesos en ese tema, por eso ahora la propuesta es bajar al 50% la entrega de licor de promoción, aguardiente que además tendrá que pagar el impuesto. Adicionalmente, la inversión en publicidad también será menor. Este año la empresa cuenta con $2.500 millones y en 2010 se dispusieron $15.000 millones, por eso ahora se busca con el contratista examinar los aportes que ambos hacen en materia publicitaria. Aún así la licorera se decidió a patrocinar los equipos de fútbol vallecaucanos con un aporte de $500 millones. Según el gobernador del Valle, Francisco Lourido, eso hace parte de la estrategia comercial.En marzo del 2011 la Contraloría General de la República anunció una investigación por detrimento patrimonial por más de $100.000 millones, por las exenciones que se otorgaron al aguardiente de promoción, lo que habría afectado las finanzas públicas. “Eso ha generado mucha bulla, jurídicamente la ILV tiene que cumplir ese contrato, por eso mi recomendación fue conciliar y estamos muy cerca de hacerlo”, dijo Collazos. El problema es que la incertidumbre sobre el futuro de este contrato no ha permitido que se ponga en marcha el plan de mercadeo diseñado para este año, y reconoce el directivo que “no hemos podido reportar ventas satisfactorias y los estados financieros de la ILV son negativos al trimestre”.El mercadeoLa actual administración de la Licorera y quienes la antecedieron en los últimos meses, coinciden en cuáles son los problemas de la compañía, y también concuerdan en las soluciones, sin embargo, a la fecha no se ve un camino despejado. “Cuando llegué a la empresa la encuentro comercialmente muy débil, la ILV está sustentada en un solo producto, muy bueno, de calidad, pero el único que se vende”, dijo el gerente, Bernardo Collazos.Doney Ospina, ex gerente de la licorera, coincidió en que la compañía tiene limitaciones comerciales fuertes, porque su mercado está centralizado en el Valle, “el 98% del aguardiente se vende en el Departamento, mientras que competidores fuertes como Caldas, comercializa el 88% de su producción fuera de su región”.Ruth Sofía Triviño, quien estuvo en ese mismo cargo por unos meses opina que la compañía debe generar un proceso de comercialización en otros departamentos. “Se hizo el estudio y dejamos una propuesta en ese sentido”, afirmó.El diagnóstico sobre los problemas de la licorera parece claro, pero el plan de mercadeo para vender más, y crecer hacia otras regiones aún no está en ejecución. Las directivas de la ILV aseguran que se hacen gestiones para volver a tener presencia en regiones como el Eje Cafetero, Cundinamarca y San Andrés, donde se han tenido convenios, los cuales están en revisión.El gobernador del Valle, Francisco José Lourido, afirmó que sí hay un trabajo orientado a ampliar mercados. “Se está yendo a España y EE.UU. y vamos a crear planes comerciales más estrictos con la idea de lograr el mejoramiento de la empresa”, dijo.Hoy, existe un plan para ampliar el portafolio de productos, como revivir el ron, que desapareció del panorama, pero éste por ahora sigue en proyecto. Los alcaldes de Obando y Roldanillo, ya salieron a protestar porque la ILV anunció un recorte en el aporte para las ferias. La licorera, dijo que las fiestas se apoyarán, pero que no se podrán suministrar los mismos recursos que en el pasado. La ILV tradicionalmente logra el 70% de sus ventas en el segundo semestre del año, por lo que se espera que el plan de mercadeo sea realidad muy pronto.Otros problemasUn estudio de la Asociación Colombiana de Industrias Licoreras, Acil, afirma que en Colombia el 24% de las bebidas alcohólicas que se consumen son adulteradas o de contrabando. Según Marco Aurelio Puentes, subsecretario de rentas del Valle, para contrarrestar este fenómeno se creó en la región el sistema de trazabilidad con una estampilla que tiene un código alfanumérico. De esta forma, cualquier persona que compre licor puede acudir a la página web del Valle y comprobar si esa bebida pagó impuestos. El sistema se ha implementado para licores de otras regiones, pero resulta que aún no ha sido posible con el “Blanco del Valle”. “Se ha tenido problemas con el tema de la estampilla y otros relacionados con la producción, pero esperamos que en un mes sea posible colocar la estampilla en el aguardiente”, dijo el funcionario.El Departamento creó además un grupo operativo encargado de visitar los expendios para comprobar que no venden licor adulterado, pero a la fecha no reportan ningún cierre por este motivo.Hablan las cifras400 jubilados tiene la ILV, mientras que hoy laboran 101 empleados.116 mil millones de pesos sumaban los pasivos de la licorera al cierre del 2010.2.685 millones de pesos ganó la ILV al finalizar el año 2009. La cifra de 2010 es de $6.000 millones, pero se está revisando.En el 2009, los ingresos de la ILV fueron de $81.315 millones y en el 2010 se creció 18%, hasta los $96.427 millones. Las utilidades superaron los $6.000 millones el año pasado, pero con los ajustes que se realizan pueden reducirse a la mitad.La ILV tenía al cierre del 2010 pasivos por $116.000 millones, de los cuales $48.000 millones corresponden a pasivos corrientes y $66.500 a obligaciones laborales de largo plazo, es decir, pasivo pensional. La empresa tiene 400 jubilados y 101 empleados.LA FRASE"La ILV es técnicamente viable si se concentra y se maneja así, técnicamente y si los líos jurídicos lo permiten”, Bernardo Collazos, Gerente ILV.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad