Nos vamos a vacunar contra la guerra de divisas: Minhacienda

Noviembre 02, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas
Nos vamos a vacunar contra la guerra de divisas: Minhacienda

Juan Carlos Echeverry, ministro de Hacienda.

El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, dice que las medidas que se han tomado para frenar la revaluación sí han servido. “Las regalías serán para todos los colombianos”.

¿Cómo se van a conciliar los intereses de las regiones que se benefician actualmente de los millonarios recursos de las regalías y aquellas que esperan recibir más con la reforma?Estos son recursos cuantiosísimos que debemos repartirlos entre todos los colombianos. El subsuelo es de la Nación, que quiere decir eso, que es de todos los colombianos. Es de los vallecaucanos así no tengan explotaciones bajo sus pies. La equidad va a primar, pero esa equidad reconoce primero que las zonas explotadoras tienen un privilegio porque tienen un daño ambiental, por eso van a recibir más. Meta, Casanare, Huila, seguirán recibiendo más. ¿Qué tanto se beneficiará el Valle?Pasa de recibir $1.000 millones o menos a $350.000 millones en el 2014. La región va tener más recursos para adelantar los proyectos que no ha podido emprender por falta de recursos.¿Qué se hará para que no haya mal uso de las regalías?Se van a priorizar los recursos en proyectos estratégicos. Sacrifíquemos la sensación de que soy vallecaucano. Uno tiene que pensar regionalmente y en especial en la zona Pacífica. Por ejemplo, un distrito de riego sirve a varios municipios, una carretera le sirve a las regiones, incluso el puerto de Buenaventura le sirve a todo el país.Debería pensarse en inversión para Buenaventura y en vías que interconecten a Buenaventura con Bogotá porque van a servir para sacar y traer productos. Hay que pensar en aeropuertos, en reforestación, por ejemplo del Macizo Colombiano, que es allí donde nacen los ríos más importantes que nos suministran el agua. Respecto al dólar, ya hay pronósticos de que podría caer a $1.600...No le paren bolas a los agoreros del Apocalipsis. Yo no estoy de acuerdo con que vamos a llegar a una tasa de $1.600 porque las fuerzas que están moviendo hoy al dólar son de carácter transitorio. Son profundas, difíciles, vienen del exceso de oferta de dinero por parte de EE.UU. pero eso no es permanente. En algún momento el exceso de emisión monetaria de EE.UU. se va a traducir en inflación y tendrán que subir las tasas de interés. Hacer apuestas del dólar con valores específicos es heroico.¿Cuándo cambiaría esa tendencia?Es de difícil pronóstico, pero naturalmente será en el momento en que la situación económica de EE.UU. se reverse. Claro, ese país tiene un problema y necesita apalancar a las familias que se endeudaron con la compra de casa. Puede durar muchos meses, pero no es eterno.Pero los exportadores están preocupados por la situación actual y la falta de medidas más agresivas para frenar la caída del dólar...El Gobierno ha estado pensando, ha habido reuniones repetidas con el Presidente de la República, el equipo técnico del Gobierno, la junta del Emisor. Este es un problema mundial, pero si llega una epidemia el Gobierno colombiano toma medidas para proteger a sus nacionales. Esta es una epidemia de monedas y no nos vamos a quedar de brazos cruzados a lo que se ha llamado la guerra de las tasas de cambio. No nos podemos contaminar, trataremos de inmunizarnos porque depende la vida de los exportadores y de las empresas que compiten con importaciones. Vamos a poner la vacuna.¿Cuál es la vacuna y cuándo la ponen?Yo no te las puedo contar a ti porque las medidas salen cuando salen.Pero, ¿qué han pensado?Nosotros tenemos una estrategia que tiene tres carriles: el primer carril es bajar costos a los exportadores y a los que compiten con importaciones como los de energía y laborales y ya presentamos leyes para eso. Los costos de los aranceles ya se comenzaron a bajar y los tributarios se bajarán en la medida en que avance este Gobierno. La depreciación del dólar baja los ingresos en pesos, por eso le reduciremos esos costos en pesos. El segundo carril: el Banco de la República seguirá contrarrestando la presión cambiaria con la intervención diaria de US$20 millones. Eso va secando el mercado.Pero esa intervención no ha servido...Sí ha servido. Desde que empezó la intervención la tasa de cambio no se ha movido, es más se ha apreciado recientemente. Es que la gente toma la tasa de cambio desde el 1 de enero pero no la toma desde el 19 de septiembre que fue el día que empezamos a intervenir. El dólar se ha mantenido en $1.800. ¿Cuál es el tercer carril?Las finanzas públicas: los que más plata le traen a la piscina de dólares son el Gobierno y Ecopetrol. Si nosotros logramos bajar el déficit fiscal, cada dólar que vaya a reducir el déficit representan menos dólares en el mercado. Queremos lograr por fin equilibrio fiscal en Colombia, nos vamos a demorar hasta el 2014 pero todos los días estamos trabajando en esa dirección, de manera que los especuladores, la gente que le apuesta al peso, va a tener un poco de menos agua en la piscina para poder hacer clavados.Al Gobierno se le culpa porque viendo que la tasa de cambio iba para abajo seguía trayendo dólares de las utilidades de Ecopetrol y endeudándose...Al Gobierno no se le puede dar toda la responsabilidad del manejo del dólar. El dólar es una variable como los precios, como los salarios y cada productor debe introducir dentro de sus cálculos la forma de cómo protegerse frente a la variación de la tasa de cambio, como por ejemplo hacer coberturas y especialmente mejorar su productividad. Pretender que un producto que hace 10 años era muy rentable siga siéndolo ahora y que si no es rentable que el Gobierno me proteja, es desconocer que China, Japón, India, México o Brasil existen. Resulta que todos esos países no se han quedado quietos y van a mil y nosotros tenemos que poner nuestra economía a mil también, que todos nuestros productores vayan al ritmo de los tiempos porque si usted se quedó quieto y lo alcanzaron sus competidores no puede venir a decirle al Gobierno que lo proteja y que los colombianos me paguen para que pueda seguir funcionando. Eso tiene un límite y los consumidores no tienen por qué enfrentar más costos para que la empresa sea rentable.Significa que los empresarios colombianos se durmieron y se dejaron tomar ventaja de otros...Yo lo que quiero es que nunca se duerman, que la modorra y la siesta no es para los industriales y los comerciantes. Todos tienen que estar pendientes todo el tiempo porque ni los chinos, ni los brasileños, ni los mexicanos hacen siesta. Nadie hace siesta en el mundo.De todas formas, algunos analistas piden impuestos y controles al ingreso de capitales. ¿Se va a hacer?Es que ya hay muchas cosas que se hacen en Colombia para controlar el ingreso de capitales. Lo importante aquí es limitar la excesiva toma de riesgos por parte de los agentes locales. ¿Me quiere decir que no van a haber más medidas?Yo no estoy diciendo de esta agua no beberé. Eso lo dices tú, no el Ministro de Hacienda.¿Cuánto crecerá la economía colombiana este año?Yo creo que si las locomotoras reaccionan como queremos debe crecer este año el 5% ó más y en el 2011 al 6% ó 7%.La Andi dice que crecerá 6% en 2010...Maravilloso, lo fundamental es que yo no estoy haciendo cuentas alegres en las cuentas públicas, las cuentas del Gobierno están hechas para el próximo año con 4,5% que espero que sea 1,5% menos del crecimiento real del PIB.¿Por qué?Porque yo soy el financiero del Gobierno y los financieros hacen como las amas de casa que siempre hacen cuentas para que no les falte plata. Yo no haré cuentas alegres, pero si esperaré que nos vaya bien.Inesperadamente se presentó el desmonte del 4 x 1.000. ¿Por qué?Es un impuesto antitécnico que tiene efectos de desbancarización. Además, con las exenciones nos estaban dejando de entrar cerca de $500.000 millones. Vamos a cerrarle esos ‘huecos’ y vamos a reducir la tarifa hasta marchitarlo.Se dice que este desmonte del 4 x 1.000 es el comienzo de una reforma tributaria...Sí, son artículos que reforman los ingresos y nos dan casi un punto del PIB. De manera que sí tiene un talante muy importante para los recaudos, pero la verdad no es en sí mismo un proyecto de reforma tributaria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad