"No violamos normas de libre competencia": Carvajal Educación

Agosto 23, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.

Tras sanciones de la SIC, abogado de la empresa sostiene que la firma no participó de ningún cartel para acordar precio de cuadernos.

La compañía Carvajal Educación, propietaria de la marca Norma, desvirtuó ayer que hubiera participado en un  presunto cartel para manejar los precios de cuadernos junto a las firmas Kimberly y Scribe, tal como lo describió la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC,   al sancionar con $56.000 millones a las tres compañías y a varios  directivos.

Las multas, como se sabe, fueron fijadas a través de la Resolución 54403 del 18 de agosto, en las que  esa entidad señala que la Delegatura para la Protección de la Competencia de la SIC, sostiene que “durante 13 años tales compañías acordaron el precio de los cuadernos Premium”.

El abogado del Grupo Carvajal, Emilio José Archila, le dijo a El País que la empresa aportó todas las pruebas para demostrar que no es responsable de ese tipo de conductas.

[[nid:569750;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/08/colp_hf124349.jpg;left;{Emilio José Archila, abogado.Colprensa.}]]

Por qué la SIC afirma que Carvajal Educación y otras empresas realizaron acuerdos (o se cartelizaron) para manejar precios de los cuadernos y libros escolares entre los años 2001 y 2014?

La SIC inició su investigación como resultado de la delación que presentaron las otras dos empresas. Sus testimonios, que llevaron a la apertura del proceso de indagación.  Durante la investigación Carvajal aportó muchísimos elementos de juicio (más de 20 documentos, 31 testimonios e interrogatorios, 2 dictámenes periciales de reputados economistas) que deben llevar a que se concluya que no es responsable de los comportamientos de los que se le acusó.

La Superindustria asegura que esa conducta no solo de Carvajal, sino de las firmas Scribe y Kimberly, afectó gravemente a los consumidores durante una década. ¿Qué responde?

No hay en el expediente ninguna prueba de que los supuestos acuerdos a los que se habría llegado se hubieran implementado.  Así, no puede haber una afectación a los consumidores. Por otro lado, No existe ningún estudio que muestre que en el período que se     investigó se hubiera presentado un sobreprecio como el que ocurre cuando hay carteles.

Por el contrario, hay dos estudios económicos de muy prestigiosos profesionales independientes en que se demuestra que Carvajal siempre estuvo expuesta a la competencia, que los precios bajaron en términos reales, que las participaciones en el mercado variaron de manera considerable, que los precios en Colombia son los más bajos de la región.

¿En qué se basa la empresa para decir que la SIC ignoró documentos y testimonios de testigos, tras señalarse que incurrió en prácticas desleales contra la libre competencia?

La decisión de la SIC está sustentada, casi en su totalidad, en lo que dijeron los delatores. Estos testimonios no fueron contrastados con la cantidad y calidad de pruebas que aportamos para demostrar lo contrario.

La SIC exhibe como prueba que hubo un cruce de correos el 21 de agosto del 2001 entre varios directivos en los cuales se configuran esas conductas. ¿Qué tan comprometedores y válidos son esos correos?

Es un correo. Aunque este parece hablar de la intención de un acuerdo, de ninguna manera da cuenta de  que se hubiera materializado. Y eso no puede ser la prueba de que una empresa como Carvajal estuviera involucrada en una práctica por más de 10 años.

¿Qué alegará Carvajal Educación en la defensa de su buen nombre, teniendo en cuenta que la SIC adelantó una larga investigación que incluyó a varios delatores?

La empresa reitera que no ha violado las normas de libre competencia y que así lo demostrará ante las instancias que le brinda la ley. Confiamos en que  la autoridad sabrá estimar que el caso carece de la solidez para sustentar una sanción que causa un importante agravio a la empresa, a sus clientes, a sus colaboradores y accionistas. Carvajal ha actuado dentro de la ley y confía que el Superintendente Robledo revaluará su posición.

Cartelizar se ha convertido, dice la SIC, en una práctica común en casos ya conocidos como los del cemento, los pañales, el papel higiénico y el azúcar. ¿Cuál es su posición, teniendo en cuenta que usted fue Superintendente de Industria y Comercio?

Estoy convencido de la bondad de tener una autoridad de competencia fuerte y un superintendente valiente. Pero en este caso la SIC se dejó confundir por delatores que imaginaron, confundieron o mintieron.

El mercadoSegún la SIC, las empresas  implicadas manejan el 62,2% del mercado de cuadernos que en el 2014 valía $252.000 millones.Carvajal Educación  argumenta que durante los últimos 14 años los precios de cuadernos y textos escolares ha tenido una variación del 0,06% dentro de la inflación.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad