"No se deja el país con la olla raspada": Restrepo

Junio 24, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa | Elpais.com.co

Mateo Restrepo Villegas, Alto Consejero para la Política Anticíclica.

El Alto Consejero para la Política Anticíclica, Mateo Restrepo Villegas, aseguró que el Gobierno no deja al país con la olla raspada a raíz de las inversiones que se realizaron el año pasado y que lograron que la economía creciera.

El Alto Consejero para la Política Anticíclica, Mateo Restrepo Villegas, aseguró que el Gobierno no deja al país con la olla raspada a raíz de las inversiones que se realizaron el año pasado y que lograron que la economía creciera.Antes de dejar su cargo para irse a realizar una maestría en Harvard, Restrepo afirmó que el nuevo Gobierno deberá mantener los subsidios del Frech para impulsar la construcción de vivienda, que confía en que el crecimiento de la economía sea superior al tres por ciento este año y que no descarta volver al país a trabajar en el sector público y aspirar por un cargo de elección popular, entre otros.¿Qué tan cierto es que el Gobierno dejó la olla raspada?Nosotros lo que tuvimos que hacer por un lado fue desatrasar al país en los temas sociales, de seguridad y de infraestructura. Segundo, nos llegó la crisis y tuvimos que recostarnos en el déficit y en la deuda, pero no se deja el país con la olla raspada, se deja con una situación fiscal que no es la ideal, pero todavía es manejable con unos ajustes como lo piensa hacer el próximo Gobierno. Yo creo que hay que mantener el avance de la inversión para poder recuperar ese crecimiento de la economía por encima del cinco por ciento en el mediano plazo para tener una mejor situación fiscal.¿Cuál es su proyección de crecimiento de la economía para este año?La política anticíclica fue el salvavidas de la economía durante 2009, seguimos siendo unos jalonadores importantes en este año, que sumado a la recuperación de la industria y el comercio, permitirá ver una tasa superior a tres por ciento en 2010. Hasta el momento, nos lo evidencia el sector de la construcción, que se divide en obras civiles y edificaciones. En el primer caso se sostiene un comportamiento similar al del año pasado, que evitó que la economía decreciera, per el caso de las edificaciones estuvo quedado el año pasado, pero en este primer trimestre ya repuntó de manera importante, por lo que este sector jalonará el crecimiento del PIB este año.¿Este año si se va a cumplir la meta del plan anticíclico?La meta que teníamos para el año pasado era de 90 por ciento y logramos llegar a 87 por ciento, eso es ganar el examen con 9,2 o 9,5, por lo que no creo que eso esté tan mal. Además, es importante señalar que el dato del año pasado no fueron 46 billones como inicialmente se dijo, sino 47,9 billones de pesos. La meta para este año son 50 billones de pesos, yo creo que la inversión en infraestructura puede estar entre 45 y 47 billones de pesos, con lo que cumpliríamos la meta.¿Cómo avanza este plan hasta el momento?Con corte a mayo, tenemos una cifra aproximada de 16 billones de pesos que se han invertido, de los 22,5 que tenemos como meta para el primer semestre de este año y es por lo que puede responder este Gobierno. En los temas de infraestructura sobresale la iniciación de edificaciones como consecuencia de los subsidios del Frech.¿Qué lecciones deja el plan anticíclico al nuevo Gobierno?La experiencia nos deja la lección de que no siempre se trata de tener mucha plata, sino de saber ejecutar con la plata que hay y aquí hicimos un esfuerzo adecuado apoyados con el Banco de la República que bajó en 700 puntos básicos las tasas de interés y el Gobierno a través de un mayor gasto. Lo segundo es que el día que se presente otra crisis es importante contar con un instrumento como un fondo de estabilización u ahorro al cual podamos echarle mano y poder hacer inversiones de una manera más agresiva.¿Qué se puede hacer para que el nuevo Gobierno pueda hacer obras si las vigencias futuras ya están comprometidas?Eso se puede hacer con un mayor crecimiento económico, pero la realidad es que los proyectos de infraestructura se hacen con vigencias futuras, Transmilenio se hizo con vigencias futuras hasta 2017, sino no hay como hacerlas.¿Pero el que se hayan destinado tantas en este Gobierno no deja maniatado al entrante?Tendrán que contar con otras vigencias futuras. Por ahora tenemos unos contratos muy grandes para ejecutarse y paralelamente empiece la planeación de algunas y ver como el espacio fiscal de acuerdo a ese mejor crecimiento de la economía les va a permitir tener ese espacio fiscal futuro para poder adjudicar nuevos proyectos.¿Cuáles son sus recomendaciones para el próximo Gobierno?Primero es sacar adelante la regla fiscal para crear un fondo de estabilización que se pueda utilizar para afrontar las crisis y no desaprovechar la bonanza minero energética. Segundo, yo creo que Planeación Nacional siga realizando este ejercicio de hacer el seguimiento de las inversiones en infraestructura público y privada como lo hicimos nosotros acá sin importar que haya crisis o no para acelerar su ejecución. Tercero, los subsidios del Frech ya se probaron y mostraron su efectividad para impulsar la construcción de vivienda, en especial el segmento de VIS. Aquí vimos que con un subsidio a la tasa hipotecaria esta gente puede entrar a coger créditos con la banca comercial y comprar vivienda. Entonces yo creo que al próximo gobierno le queda esta experiencia para revisarla a fondo para dejarla o combinar el Frech con subsidio monetario más subsidio a la tasa o hacer un híbrido entre el subsidio tradicional y el Frech debido a su efectividad.¿Qué fue lo más difícil de su gestión en esta alta consejería?Lo más difícil fue hacer la gestión como tal porque esta era una oficina que no tiene responsabilidad sobre la ejecución, entonces poder uno de una manera equilibrada respetando a cada Ministerio ya cada entidad ejecutora, pero coordinando y acelerando esa ejecución con todo el respeto por la actividad de los otros, pero con todo el compromiso que había que tener para velar por su ejecución, pero no me competía directamente a mí esa ejecución.¿Qué fue lo bueno, lo malo y lo feo?Lo bueno fue el crecimiento de la economía durante el año pasado contra todos los pronósticos, en parte por la política anticíclica. Lo malo fue no haber tenido mucha más plata para poder ejecutar más y haber tenido un mayor crecimiento. Lo feo, mis compañeros de Gobierno me disculparán la acosadera y a veces las rabietas para cumplir estas metas.¿A qué se debe su renuncia, para dónde va?Me voy un año a hacer una maestría a la Universidad de Harvard. Yo entré en este Gobierno a finales del 2002 y llevo en la Presidencia seis años, entonces después de estos ocho años de Gobierno ya hay que irse a estudiar un ratico, irse a pensar y mirar las cosas desde la trinchera.¿Se va ir a preparar para ser Presidente?No, me voy a preparar para trabajar desde el sector público y privado, a mí me gustan los dos. Me sedujo el sector público porque lo que uno haga beneficia a miles de personas y yo creo que eso da una satisfacción multiplicada por millones de veces, pero también me gusta el sector privado y veo como eje fundamental para el desarrollo del país el sector privado.¿Tiene pensado presentarse a algún cargo de elección popular?Por ahora hay que ir a ganarse los exámenes a Harvard.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad